fbpx Wikileaks: como los yanquis veían el escenario luego de las elecciones 2009
Wikileaks: como los yanquis veían el escenario luego de las elecciones 2009

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, traducido por Noemí Arzamendia) ¿AHORA QUÉ? LAS OPCIONES DE LOS KIRCHNER EN LA POS-ELECCIÓN ARGENTINA
EMBAJADA EN BUENOS AIRES
TO RUEHC/SECSTATE WASHDC 4069
INFO RUEHWH/WESTERN HEMISPHERIC AFFAIRS DIPL POSTS
RHEHAAA/NATIONAL SECURITY COUNCIL WASHINGTON DC
RUEATRS/DEPT DEL TESORO WASHINGTON DC
SECCION SECRETA 01 DE 05 BUENOS AIRES 000827
 
Fecha: 07/15/2029
ETIQUETAS: PGOV PREL ECON AR
ASUNTO: ¿AHORA QUÉ? LAS OPCIONES DE LOS KIRCHNER EN LA POS-ELECCIÓN ARGENTINA
 
Clasificado por: Encargado de asuntos Tom Kelly para razones 1.4 (B) y (D.)
 

1. Introducción: Más de dos semanas han transcurrido desde que la primera pareja dirigente perdiera estrepitosamente en las elecciones parlamentarias de mitad de trimestre. Les ha tomado tiempo a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner (CFK), y su esposo, Néstor Kirchner, para procesar el significado de esta debacle y responder. Aunque el gobierno de Argentina ha dado pasos significativos en las últimas dos semanas, incluyendo cambios en el gabinete, las señales que los Kirchner han enviado a sus asociados han sido decididamente variadas. Podría pasar otro mes hasta que sus nuevas estrategias sean completamente discernibles.
 
2.  En las últimas dos semanas el personal de la Misión ha hablado con docenas de analistas políticos, economistas, empresarios y políticos acerca de los probables cursos de las políticas de los Kirchner. La mayoría de los análisis proponen tres escenarios diferentes: radicalización, reformas, o statu quo. Mientras que personas serias e inteligentes, quienes creen que el gobierno simplemente tambaleará hacia la izquierda o la derecha, nosotros, y la mayoría de nuestros contactos, creemos que el gobierno se comportará en el futuro, de la misma manera que en el pasado. Pensamos que una tibia apuesta a reformar es más probable que la radicalización debido al apoyo de la fuerza ascendente del país hacia las medidas anteriores y no a las últimas. Al mismo tiempo dudamos que la reforma en el liderazgo de Kirchner sea ambicioso. Los mejor que se puede esperar de este gobierno debilitado es una “reforma ligera” de la agenda que busque recapturar espacio político sin concesiones políticas significantes. Este cable examina los tres posibles escenarios en profundidad; identifica evidencia apoyando a cada uno, así como los indicadores a observar que puedan clarificar las futuras intenciones de los Kirchners; y evalúa las posibilidades de cada escenario. Un mensaje por separado examinará críticamente otro posible desenlace – que CFK fallará en terminar con el período de mandato. Fin de la introducción.
 
El escenario de la radicalización
 
3. En el primer (y al menos probable) escenario, los Kirchners reaccionan dando giros fuertes hacia la izquierda, intentando revertir su suerte a través de la radicalización de su régimen, que los impulsaría sin ambigüedad, al campo liderado por el bolivariano Hugo Chávez. Este acercamiento es referido localmente como “profundizar el modelo”. Las claves para el acercamiento a este modelo incluirían:
 
Economía: Más nacionalización de empresas privadas y/o intensificados intentos de manejar su comportamiento: un default parcial en los pagos de deuda externa, y la confirmación del secretario de Comercio Interno, Guillermo Moreno, como el ejecutor de la política dirigista de NK, aumento de la influencia de los sindicatos
Gobernabilidad: Abandono del partido peronista en favor de la “transversalidad” en la que los Kirchner confraternicen con todos y cada uno de los que ofrezcan su lealtad; uso del presupuesto y otros medios para castigar a los gobernadores peronistas y otros políticos considerados desleales; búsqueda de una legislación restrictiva de los medios: mayor recurso a los decretos ejecutivos.
Política externa: Una identificación más cercana con Hugo Chávez y sus aliados bolivarianos; incremento de críticas al gobierno de los Estados Unidos.
 
Evidencias del giro a la izquierda
 
4. Hay un grupo significativo de observadores (incluyendo al analista político, Rosendo Fraga, y el Director del Deutche Bank, Marcelo Blanco) quienes suscriben a esta línea de pensamiento. Los antiguos aliados de Kirchner, incluyendo al jefe de la Asociación Bancaria, Jorge Brito y el titular de la UIA, Héctor Méndez, nos dicen que están descontentos con los Kirchner y restan su influencia sobre ellos. Su pérdida parece ser el triunfo del líder sindicalista Hugo Moyano. Él ganó la pulseada la semana pasada obligando al gobierno argentino a retirar de su gabinete a la titular del Ministerio de Salud, que había amenazado los intereses financieros de los sindicatos y a colocar al hijo de su abogado como titular de Aerolíneas Argentinas.
 
5. En el frente político, Néstor Kirchner renunció a su posición como jefe del partido peronista el día después de las elecciones del 28 de junio. Desde entonces, los rumores han proliferado hacia un acercamiento “transversal” que eleve las lealtades de Kirchner y endurezca las líneas de diálogo como la de los activistas piqueteros y el grupo intelectual Carta Abierta. Kirchner se mostró la semana pasada en una reunión al aire libre de “Carta Abierta”, su primer aparición pública desde la renuncia del 29 de junio a su jefatura de partido. El cambio en el gabinete de la semana pasada solo fortaleció las manos de las lealtades, con una sangre no-nueva y el reemplazo del reformista Sergio Massa por el kirchnerista Aníbal Fernández como jefe de gabinete.
 
6. Algunas de las movidas en las políticas externas de la post elección del Gobierno Argentino también pueden ser leídas como una tesis de radicalización. El más obvio estímulo del momento fue el viaje de CFK a América Central (vía OEA en Washington) en un precipitado esfuerzo por restaurar el poder de Manuel Zelaya en Honduras. Solo Rafael Correa de Ecuador y Fernando Lugo de Paraguay acompañaron a CFK y el Secretario General de la OEA, Insulza, a la malograda misión. A sabiendas o no, ella pareció ponerse del lado de los apresurados esfuerzos bolivarianos de forzar el tema de Honduras, en vez de esperar que la mediación tome su curso. Un más cuidadoso líder, el uruguayo Tabaré Vázquez, que se sepa, declinó la invitación de CFK de reunirse con ella a bordo del Tango Uno.
 
7. No hubo ningún otro hecho político externo que pudiera sugerir un giro a la izquierda de los Kirchner. La diputada aliada, Patricia Vaca Narvaja, recientemente escribió una carta a los Estados Unidos a la vocera Nancy Pelosi, pidiendo al gobierno de Estados Unidos desclasificar toda la información que disponga en relación con la dictadura militar argentina. El gobierno de Kirchner a menudo se ha visto obsesionado con volver a pelear “La Guerra Sucia” de la década de 1970 y principios de los ’80, y la solicitud puede interpretarse como preludio de una nueva ofensiva retórica contra el gobierno de Estados Unidos por su "apoyo" a los regímenes militares en la región. Alternativamente, podría ser una solicitud de rutina consistente con el interés de larga data del gobierno en la solución a los casos de derechos humanos relacionados con la Guerra Sucia.
 
El veredicto: “El amanecer rojo” es poco probable
 
8. A pesar de todo lo antedicho, vemos al escenario de  radicalización como el menos posible de los tres caminos probables que el gobierno vaya a tomar, con una probabilidad de menos del 5 por ciento. Aún si los Kirchners prefirieran una aproximación al corazón de los corazones, las circunstancias a raíz de las elecciones le dan prácticamente ningún margen para su implementación. Inmediatamente después de la elección muchas de las fuerzas más poderosas dentro de la coalición del gobierno comenzaron a clamar por políticas más moderadas, un acercamiento más inclusivo para la gobernabilidad y (especialmente) una mayor distribución de las finanzas del gobierno. A estos gobernadores peronistas  e intendentes les fue mucho mejor que lo que le fue a Néstor, y no están con humor para seguir órdenes de los Kirchner. Una fuente cercana al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, dijo a la CDA, “No hay políticos cautivos luego de estas elecciones.” El sector privado está envalentonado de manera similar. Como el titular de la UIA, Héctor Mendez, nos dijo “profundizar el modelo es algo que no sucederá. Simplemente no lo permitiremos.” Finalmente, la oposición anti-Kirchner está en claro ascenso. Estos grupos pelearán los esfuerzos del Gobierno Argentino en llevar a Argentina hacia la izquierda. Dado el actual clima político, ellos deberían tener los votos para contener a la bahía de los Kirchner incluso antes de que el nuevo Congreso esté sentado en diciembre.
 
9. Tampoco nosotros creemos que la política argentina se volverá más bolivariana. El Gobierno de Argentina se ha puesto mucho menos entusiasta en criticar al gobierno de los Estados Unidos directamente desde que Barack Obama es presidente. CFK usa su afecto hacia nuestro Comandante en Jefe debajo de la manga. Adicionalmente, como se menciona en la próxima sección (párrafo 16), hay nueva evidencia de los esfuerzos concretos del gobierno de Argentina en apoyar los objetivos de la política externa de los Estados Unidos en las relaciones multilaterales, al menos detrás de escena.
 
10. Hay otro factor externo que hace improbables las posibilidades de que Argentina adopte las políticas bolivarianas: la creciente influencia de Brasil aquí. El reportero local de origen brasilero, Daniel Oliveira, nos dijo recientemente que “Argentina se ha vuelto tan importante para Brasil, como México lo es para los Estados Unidos.” Con un comercio bilateral de 31 mil millones de dólares y más de 10 mil millones de dólares de inversión brasilera fluyendo en la economía argentina desde 1997, Brasil está fuertemente comprometido aquí y no es tímido a la hora de defender sus intereses. La prensa local reportó que Lula trabajó los teléfonos en julio de 2008 para impedir que los Kirchner abandonen el poder, luego del fallido intento de presionar sobre los impuestos a la exportación agrícola en el Congreso. Lula y sus asociados permanecerán como una importante aunque moderada influencia sobre los Kirchner.
 
11. Aún cuando creamos que las probabilidades de este escenario sean limitadas, cabe destacar también que el escenario más probable es el de llevar a escalar la violencia y la confrontación para lograr una crisis política y el fracaso de CFK de terminar su mandato. Exploramos la posibilidad de que la bajada de esa espiral pueda desarrollarse, y presentamos la probabilidad de esta situación calamitosa, en un informe separado.
Situación dos: Los Kirchner adoptan reformas
 
12. Algunos observadores están a la expectativa (y muchos más tienen las esperanzas) de que los Kirchner se reinventen, persiguiendo una agenda de reformas bien pensadas, que aplaquen a los gobernadores peronistas, socaven a los opositores, y ganen nuevos amigos foráneos. Un grupo mayor cree que el establishment de peronistas rebeldes los pondrá en ese curso, les guste o no. Las características clave del enfoque de esta política incluyen:
 
Economía: El intervencionista en jefe, Guillermo Moreno, es despedido, despejando el camino para una normalización del Instituto estatal de Estadísticas INDEC (devolviendo la integridad metodológica en las cuentas nacionales); el Gobierno argentino negocia con el Club de París y los tenedores privados de bonos, al margen de la oferta de canje realizada en 2005 y normaliza sus relaciones con el FMI, a partir del Artículo IV, sobre los avances en los juicios pendientes ante el CIADI contra Argentina.
Gobernabilidad: CFK gobierna más inclusivamente, coordinando políticas con los gobernadores y buscando consenso con la oposición en el actual y próximo Congreso. El gobierno retrocede las retenciones a las exportaciones agrícolas como pago de su acercamiento reconciliatorio. NK reduce su perfil público.
Política Exterior: pasos concretos que beneficien a Estados Unidos y los gobiernos no-bolivarianos del hemisferio, junto con el distanciamiento de Chávez y sus aliados.
 
13. Quienes proponen este escenario, tienen plena evidencia que los respalda. Hay una clara efervescencia en el gobierno al enfoque a la economía política, con un nuevo Ministro de Economía bordo, poderoso (y hasta el momento pro-Venezuela). El ministro de Planificación, Julio De Vido, ahora con una nueva reputación de ser un defensor del pragmatismo moderado, y consejeros prestigiosos orientados al mercado (específicamente el ex titular del Banco Central y oficial de FMI, Mario Blejer) dijeron estar a punto de unirse al gobierno. El gobierno despidió a su corrupto Secretario de Transportes, Ricardo Jaime, días después de las elecciones, y los rumores alrededor de Moreno, ícono en economía de la “represión del mercado”, se ha convertido en un lastre con sus días contados en el gobierno. Fuentes bien ubicadas en el gobierno confirman que ese cambio está en el aire. El ayudante de primera de Kirchner, Carlos Zannini indicó que el gobierno argentino se centra casi exclusivamente en los cambios de frente en la economía política por estos días, y el influyente vicegobernador por la Pcia de Buenos Aires, Alberto Balestrini, dijo al CDA la semana pasada que el gobierno argentino retrotraería las retenciones a las exportaciones agrícolas al trigo y al maíz muy pronto.
 
14. No cabe duda de que el centro de gravedad político ha cambiado dramáticamente en Argentina desde las elecciones. La mayoría de los 16 gobernadores peronistas expresaron su consentimiento y su deseo de cambios en el mercado, al menos en privado. Algunos ex aliados como el ambicioso gobernador de Chubut, Mario Das Neves, han roto lazos con los Kirchner y los han criticado abiertamente; aún leales gobernadores como el chaqueño Jorge Capitanich, han llamado públicamente a fortalecer cambios en el INDEC. Frente a esta embestida de aliados ostensibles, CFK anunció el 9 de Julio (como lo ha hecho antes) que convocaría a los principales líderes de los sectores políticos y privados a un proceso de diálogo. La semana siguiente, modificó las propuestas para acomodarlas a las demandas de la oposición.
 
15. La posición política del gobierno argentino está debilitado más allá de las sufridas deserciones en sus filas en el Congreso. Por supuesto el próximo Congreso que ocupe sus cargos el próximo 10 de diciembre, será más independiente  con el gobierno perdiendo la mayoría en ambas cámaras. Esto facilitará a los grupos reformistas que presionan a los Kirchner a aceptar sus agendas. Como nos dijo Balestrini, el gobierno argentino necesitará renegociar y comprometerse para poder gobernar.
 
16. El gobierno argentino ha hecho unos cambios sutiles en material de política exterior y eso podría ser interpretado como una relación más estrecha con los Estados Unidos. Luego de recibir una llamada de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, el Canciller Jorge Taiana convenció a CFK de cambiar el voto de la delegación argentina en el Organismo Internacional de Energía Atómica, lo que posibilitó al candidato apoyado por EEUU, Yukiya Amano, a ganar las elecciones luego de un mes de impasse. En un más prosaico y quizás simbólicamente más importante aspecto, la fiscal recibió una cálida nota de CFK expresando su pesar por no poder asistir a la celebración del Día de la Independencia y enviando sus mejores deseos. Nunca antes habíamos recibido una nota de los Kirchner.
 
El Veredicto: No apuestes al cambio
 
17. Mientras que el escenario de reforma ha ganado credibilidad durante la semana pasada, dada primeramente por las noticias y rumores sobre economía política, nos mantenemos escépticos con respecto a que Néstor y Cristina vayan a convertirse en una encarnación de último momento de Ozzie y Harriet, dispensando moderación y sentido común adonde quiera que vayan. Kirchner no parece inclinado a aceptar que haya cometido algún error, ni siquiera tácitamente, como para realizar cambios abruptos. Un alto funcionario del Banco Central nos dijo que Néstor resistirá las políticas económicas porque no hacerlo sería una señal de debilidad e incluso de irrelevancia. Si el cambio llega, él argumenta, ellos elegirán el momento en que esto sucederá. Un camino reformista podría ser políticamente riesgoso, alejándolo de sus más fervientes partidarios de la clase trabajadora, los pobres de las “villas” y la intelectualidad, en deferencia a sectores que son los más desleales y más hostiles hacia ellos.
 
18. La variante a la “forzada reforma” de este escenario parece de alguna manera más probable, pero no por mucho. Para que funcione, una de estas dos cosas deberían suceder: O que los gobernadores peronistas van a tener que dejar a un lado las rivalidades y acercarse a una alianza más robusta de la que parece ahora, o los pendencieros, y a menudo ineptos, opositores necesitarán rodear a los Kirchners en un frente de alianza. Mucho depende por ejemplo, de si los peronistas disidentes formen una coalición detrás del gobernador Reutemann, quien ha emergido como una figura de frente para la carrera presidencial del 2011, o que el vicepresidente Julio Cobos pueda ganar alguna tracción juntando a los radicales, la Coalición Cívica y los Socialistas. Si una de estos dos grupos trabaja cooperativamente en los siguientes dos meses, es posible que algunos cambios positivos vengan a Argentina antes de que CFK deje su oficina para el 2011. No pensamos que esto suceda, de todos modos, estimamos a las probabilidades de los dos escenarios de reforma combinados a no más del 20%.
 
Escenario Tres: Subsistiendo
 
19. En este tercer escenario, los Kirchner no optan definitivamente por la radicalización de las reformas. Mantienen objetivos de corto plazo que han caracterizado a los seis años en el poder, subsisten lo mejor que pueden, tratando de terminar el mandato de CFK hasta el 2011. Podrían haber algunos cambios positivos en este escenario –un analista lo apoda “reforma light”- pero el revés electoral no parece tomar un curso de dramática corrección. En palabras del economista Nicolás Dujovne, los Kirchner perseguirán una estrategia de “mínimas reformas” pero sin colapsar. Bajo esta circunstancia podría suceder lo siguiente:
 
Economía: Muchas políticas zigzagueantes sin una clara dirección; Moreno se queda, o se va y es reemplazado por otro miembro de la línea dura; el nuevo Ministro de Economía “reformista inteligente”, Boudou realiza pocos cambios, como los  reformistas previos, también perdedores, Martín Lousteau y Sergio Massa.
Gobernabilidad: Se coopta a los gobernadores e intendentes peronistas, se castiga a los considerados desleales. Estancamiento en la legislación del Congreso. Diálogo verticalista iniciado sin intención de compromiso.
Política Externa: algunas gestiones privadas con el gobierno de Estados Unidos, pero poco movimiento hacia la resolución a largo plazo de las fuentes de fricción. Ninguna ditancia palpable del campo político de Chavez, o ninguna modificación de las políticas exteriores del gobierno argentino independentista.
 
Para evidenciar que nada ha cambiado, compre un diario
 
20. Este escenario de statu-quo es el claro favorito entre nuestros contactos. Hay nuevos elementos de prueba para apoyarla en la cosecha diaria de periódicos. Las dos noticias dominantes desde la elección de CFK son las historias del frustrado viaje a Honduras y la respuesta del gobierno argentino a la epidemia de gripe H1N1, ambas sugieren que el estilo de improvisación del gobierno y el estilo de tomar decisiones de manera cerrada permanecen intactos. Esto en cambio, significará que las políticas del Gobierno Argentino tienen más probabilidades a desarrollarse como respuesta a los caprichos de la pareja presidencial que a un diseño de políticas coherente. También significa que es muy poco probable que la burocracia gubernamental salve a los Kirchner de las consecuencias de sus impulsos. Por ejemplo, CFK fue adelante con el poco aconsejable viaje a Washington y Centroamérica a comienzos de este mes contra el consejo de su Canciller. Terminó acumulando no más que lo que Néstor logró en Diciembre de 2007, cuando participó de la “metida de pata” en la selva de Colombia, en la que Néstor y otros esperaron inútilmente por días que las FARC entregaran a los rehenes.
 
21. La opacidad en la toma de decisiones en la cúpula del gobierno argentino significa que el gobierno continuará sin rumbo fijo, a pesar de si ha elegido o no una dirección particular. La actuación del gobierno argentino en tratar con la gripe H1N1 es un caso ejemplar. Aunque muchos funcionarios públicos del área de salud están trabajando contra reloj para contener este desafío, la falta de comunicación interna en el gobierno lo hace ver desventurado. Por ejemplo, a poco de arribar de su excursión a Centroamérica, CFK denunció que los medios se dedican a sembrar temor anunciando 100 mil casos de gripe en Argentina –información que vino de su propia ministra de salud (los 100 mil casos no fueron solo de H1N1 sino en general)-. La pobre coordinación continúa. El pasado fin de semana La Misión se encontró en el medio de una disputa antiestética (no hecha pública), entre la ministra federal de salud y su contraparte de la provincia de Buenos Aires (gobernada por Scioli, aliado de Kirchner) acerca del destino de las dosis donadas de Tamiflu, cada uno acusa al otro de mala fe y subterfugio.
 
El Veredicto: Más de lo mismo, pero algo bueno puede pasar
 
22. Como muchos de nuestros contactos, pensamos que este desordenado escenario es el resultado más probable. No esperamos que los Kirchner cambien, pero dada la magnitud de su derrota, tampoco esperamos que el establishment peronista o que la oposición retrocedan. Los Kirchner hasta podrían prevalecer si la unidad de la oposición fracasa. Un prolongado estancamiento en la mayoría de los asuntos de la “gran política” es el resultado más probable de este régimen cerrado, adverso a la reforma y debilitado políticamente, que una colisión con grupos políticos disparatados que piensan que tienen un mandato reformista.
 
23. Esto no significa, sin embargo, que ningún cambio positivo se de en este escenario. Los Kirchner podrían adoptar algunas medidas secundarias que puedan tener consecuencias beneficiosas. Esto ya ha pasado, luego de las elecciones, cuando el Secretario de Transporte, Ricardo Jaime, abandonó la cartera inmediatamente después de las elecciones. Uno de nuestros contactos caracterizó la voluntad de los Kirchner de dejar suelto al funcionario notoriamente corrupto, como el principio de la purga diseñada para distanciarse de los elementos más turbios de su régimen en un esfuerzo por reducir la probabilidad de que ellos mismos terminen en la cárcel. Cualquiera sea la razón, la eliminación de Jaime podría servir para mejorar las políticas en el sector del transporte.
 
24. Tampoco significa que el gobierno de Estados Unidos deba ignorar al régimen de los Kirchner o rendirse a él sin esperanzas. CFK podrá no tener un gran esquema en mente para mantenerse en el puesto por más de dos años, pero ella claramente estaría inclinada a asociarse al poder de Obama. La intensidad de su deseo nos abre toda clase de oportunidades a nosotros como lo hizo el voto decisivo en Argentina a la OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica). Como la lucha de los Kirchner es por la relevancia política, o al menos la supervivencia, ellos buscarán historias exitosas –y nosotros deberíamos estar en guardia y aprovechar las oportunidades de inducirlos a hacer lo correcto-. Aun si el gobierno de los Kirchner tiene pocas probabilidades de resolver cada cuestión bilateral pendiente para nuestra satisfacción, pensamos que cultivar en el gobierno argentino –CFK en particular- puede llevar a resultados beneficiosos para los intereses de los Estados Unidos, bilateralmente, regionalmente y multilateralmente.
 
KELLY (Agencia Paco Urondo)