fbpx Chile: tras el terremoto, la solidaridad
Chile: tras el terremoto, la solidaridad

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Periodismo Social) Luego del terremoto y tsunami que azotó a Chile, y que generó una movilización solidaria sin precedentes entre los dos países, cómo viven los millones de chilenos afectados la llegada del frío y la demora en la reconstrucción de casas, escuelas y caminos. Organismos y organizaciones argentinas, líderes y referentes de ongs, empresas y gobierno de nuestro país, explican cómo se distribuyeron en el momento más dramático los donativos, qué trabajos están realizando y los desafíos pendientes. El testimonio de residentes desde el lugar de la catástrofe. Las acciones de Un techo para mi país, Cruz Roja, la red de socios de Ashoka, Red Solidaria, Médicos sin Frontera, LAN y El Arte de Vivir en los temas del estrés  postraumático. El rol del Estado y los Cascos Blancos que explica su papel esencial cuando se realizan donativos al exterior y brinda pautas a tener en cuenta.
“…Como a las 9 de la mañana logro enganchar canales de cable y ver noticieros. Sigo esperando que vaya despertando la Argentina: cuando las papas queman, el cordón umbilical tira, o los cordones varios,  y lo que quiero es un tendido directo con todos los que indeleblemente quiero allá…” escribió la argentina residente en Santiago de Chile, Bet Gerber el 27 de febrero de 2010, el día que Chile tembló, y que la encontró sola en su departamento del piso 13.
El terremoto fue de 8,8 grados Richter, y comenzó a las 3,34 de la madrugada, con epicentro frente la costa chilena, a 150 km al norte de Concepción, Región de Bio Bio. Destruyó parte importante de las regiones de Valparaíso (V Región), Región Metropolitana, Araucanía (IX Región), Bernardo O’Higgins (VI Región) y Maule (VII Región). Estas regiones comprenden alrededor del 80% de la población del país.
A cuatro meses del sismo, la situación de miles de personas damnificadas tiende a agravarse por las temperaturas bajo cero y la intensificación de lluvias en el centro y sur del país. Pequeñas “mediaguas”, como se denominan a los hogares de madera provisorios, protegen precariamente a las personas sin techo, mientras el gobierno del presidente Sebastián Piñera advirtió que aún demorará la construcción de viviendas definitivas.
“Quienes venimos de otros países, pensábamos que en Chile todo estaba bien, que el proceso de reconstrucción estaba funcionando; pero acá, en terreno, nos damos cuenta que es otra la realidad”, dijo Analucy Bengochea, líder del Comité de Emergencia Garifunas ante el Huracán Mitch de Honduras y líder de la Campaña de Reducción de Riesgos de Desastres y Resiliencia Comunitaria de la Comisión Huairou y GROOTS. Lo hizo en el marco del Seminario “Mujeres y terremoto: construyendo ciudadanías”, realizado en Santiago el 4 y 5 de junio, y organizado por el Observatorio de Género y Equidad, con al apoyo de la Fundación Ebert, cuya Directora de Proyectos es Bet Gerber, quien en el testimonio que inicia esta crónica, destaca que en los momentos de crisis, es donde más se necesita de los afectos y las manos conocidas.
Y fueron muchas las organizaciones argentinas, o con sede en el país, que colaboraron y colaboran en la reconstrucción de Chile.
Agustín Algorta, Director Social de ‘Un techo para mi país’ de Argentina, confirma que personas de distintos lugares de país –en el último mes viajaron desde Neuquén, Salta, Misiones, Córdoba y Buenos Aires- están colaborando en la construcción de casas, “para lograr el objetivo de construir más de 20 mil viviendas en las zonas afectadas por el terremoto”.
El directivo, destaca que los viajes de voluntarios “son posible gracias a apoyos del Congreso Nacional, el Ministerio de Desarrollo Social, la Municipalidad de Río Cuarto (Córdoba), y empresas de ómnibus como Andes Mar y Vía Bariloche que transportan gratuitamente a las personas”.
Otra de las empresas que ha colaborado activamente con las organizaciones argentinas que colaboran con Chile, es la aérea LAN a través del programa “Puente Aéreo Solidario”.  Roberto Dabusti, responsable de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía, confirma que ya transportaron “230 toneladas de donaciones a Chile, lo que equivale a cinco aviones. También personal de ongs y de Cascos Blancos”. La empresa colaboró en la recolección de dinero, a través de banner en las webs de Unicef y Cruz Roja.
Médicos sin Frontera, Cáritas, Scout, Red Solidaria, Cruz Roja, El Arte de Vivir y Cascos Blancos, son las organizaciones con la que trabaja LAN ante emergencias.
Dabusti aclara que “el transporte lo hacemos en la compañía, pero los trámites burocráticos se canalizan a través de Cascos Blancos”.
Cómo ayudar
Es Martín Torres, Coordinador del Área Operativa de Cascos, quien explica que este organismo nacional de respuesta “actúa en la emergencia, diseña propuestas de trabajo y coordina toda la asistencia humanitaria hacia el exterior”.
“Los suministros que consiguieron en donación las ongs argentinas, fueron entregadas a Chile gracias a nuestra logística, y a través del Puente Aéreo Solidario de LAN. Llevamos donativos de Madres de Plaza de Mayo, Red Solidaria, Cáritas, Cruz Roja, el Estado Nacional, por mencionar sólo algunas”.
Cascos Blancos hace el trámite con las autoridades del país receptor de las donaciones –Chile, por ejemplo-  para que los envíos lleguen de acuerdo a las necesidades que se tienen en el lugar.
“No es lo mismo recolectar suministros para Chaco, que hacerlo para el exterior, porque el tramite es el mismo que una trámite de exportación: hay certificaciones, requerimientos, trámites que cumplir de acuerdo a las leyes del país receptor. Por ejemplo, hay determinados medicamentos que no son aceptados en el país, o las medicinas tienen que estar selladas, sin uso; como tampoco se pueden donar alimentos que no estén cerrados o envasados y con fecha de vencimiento”, señala Torres.
“Por eso –insiste- es importante saber qué pedir, qué necesita el país que sufre una catástrofe, en qué tiempo lo necesita. Hay que considerar el tiempo, el costo, cómo se hará el envío, los certificados necesarios para medicamentos y alimentos. Por eso muchas veces, conviene colectar dinero y comprar insumos por cantidad. Quienes hacen colectas, deben comprometerse con el circuito logístico”.
Cascos, también monitorea quien recibe las donaciones y cómo se distribuyen, y recomienda revisar este instructivo, para optimizar las donaciones, y visitar este sitio: Saber Donar. 
Apoyo argentino
Para el 30 de abril, Cruz Roja Argentina transfirió 150.000 dólares a su sede chilena, que recaudaron en la campaña de ayuda en beneficio de las familias damnificadas por el terremoto y tsunami que azotó Chile.
La organización humanitaria, continúa brindando apoyo al trabajo que viene desarrollando la Cruz Roja Chilena en diversas comunidades, desde el inmediato momento en que se sucedió el sismo.
Por su parte, Red Solidaria movilizó su estructura humana para comenzar a recolectar materiales que permitan la reconstrucción de una escuela en Constitución. Manuel Lozano, dirigente de la Red cuenta que, en Chile trabaja un equipo “que organizamos allí, y a fines de marzo enviamos las donaciones que recibimos en el festival musical que hicimos en Ciudad de Buenos Aires. Todo lo recolectado viajó en aviones de LAN y en camiones”.
Médicos sin Frontera de Argentina llegó a Chile el mismo sábado 27 de febrero, día del terremoto. “La intervención fue inmediata” informa Carolina Heidenhain, del área Comunicación y Prensa. “Gracias al apoyo de LAN pudimos estar en terreno de inmediato 20 profesionales argentinos, aplicando nuestros protocolos de atención”.
La intervención de MSF estuvo centrada en las dos regiones más afectadas por el terremoto, Maule y Bío Bío. Más específicamente, en las ciudades de Concepción, Talca y Constitución, pero sobre todo en los pueblos más alejados donde la ayuda tardaba más en llegar. Médicos distribuyó material de primera necesidad: 5.000 kits de higiene (que incluyen material de aseo y primera necesidad como jabón y toallas), bidones para recolectar agua, lonas de plásticos y sogas para armar refugios, y frazadas. Esta distribución benefició a 5083 familias. También donaron insumos médicos a hospitales de las zonas más afectadas, incluyendo medicamentos, módulos de esterilización, kits para tratar heridas, material quirúrgico, insumos para suturas, y material descartable. La ong, organizó clínicas móviles que brindaban atención médica en los centros de refugiados que habían quedado sin hogar o habían huido del tsunami en las regiones costeras. Las intervenciones incluyeron atención en salud mental. Se realizaron actividades que beneficiaron a 1098 personas. Esto incluyó atención directa, talleres grupales para varios grupos (incluyendo niños y adultos viviendo en campos improvisados, maestros, hogares de ancianos, personal médico en hospitales) y, junto al gobierno local, capacitaciones a los voluntarios que desplegarían atención en salud mental en las regiones afectadas. Para contener, aliviar el stress post trauma y dar apoyo emocional, viajaron a Chile 50 voluntarios de  ‘El Arte de Vivir’. Dictaron cursos y “decenas de voluntarios vestidos de payasos repartieron globos, caramelos y sonrisas a  los niños que habían perdido casi todo, y se ocuparon de cuidarlos, mientras sus padres tomaban el seminario que les permitiría reducir los niveles de ansiedad, insomnio y stress que sufrían desde el episodio”, comparten referentes de la ong.
Cómo seguir
“Los principales daños los sufrieron las viejas casas de adobe de uno a dos pisos, edificios viejos… quedaron gravemente afectados las ciudades y pueblos con centros históricos como Talca, la zona de Santa Cruz, así como las ciudades cercanas al epicentro como Concepción, Constitución, Talcahuano”, relata Marcela Silva, referente de la Comunidad de Mujeres que Viven con vih/sida, cuya sede chilena quedó totalmente destruida y debió ser demolida. Ahora, están buscando recursos para comenzar de nuevo.
Volver a construir es uno de los desafíos. Luis Valladares, fellow de Ashoka Chile,  ha creado ‘Espacio Protegido’, un portal donde se buscan soluciones y  se intercambian experiencias que ayuden a la reconstrucción de cada región chilena.
En breve, emprendedores de Colombia, capacitarán a sus pares chilenos en la construcción de casas de adobe antisísmicas en la zona rural y costera.
Ashoka Conosur, movilizó su red de emprendedores sociales. “Primero, relevamos la situación de los 33 fellows que hay en Chile –cuenta Ana Estenssoro, de la sede local de la entidad-, e inmediatamente comenzamos a realizar acciones para conectar a posibles donantes que cubrieran las necesidades prioritarias y a futuro que nos describían nuestros emprendedores chilenos”.
Una de las fellows, es la pediatra Marcela Zubieta, quien se dedicó a contener a niños y niñas con cáncer que estaban internados, y cuyas familias habían perdido sus casas.
“Creo que el único canal saludable para la salida de la angustia será encontrar una forma útil de ayudar”, dice también en su mail del día del terremoto Bet Gerber…Muchas personas coincidieron y lo pusieron en actos.
Más información
Un techo para mi paíswww.untechoparamipais.org.ar
Un techo para Chile- Especial Terremotohttp://www.untechoparachile.cl/?page_id=1212
Cruz Rojahttp://www.cruzroja.org.ar/new/
Médicos sin Frontera- Argentinahttp://www.msf.org.ar/
Cascos Blancoshttp://www.cascosblancos.gov.ar/index.htm
Red Solidariahttp://www.redsolidaria.org.ar/
LAN- Aviones solidarioshttp://www.avionsolidariolan.cl/otras_formas.php
El Arte de Vivirwww.elartedevivir.org
(Agencia Paco Urondo)