fbpx El cachetazo como corolario de la desesperación, Por Noemí Arzamendia
Oposición //// 18.11.2010
El cachetazo como corolario de la desesperación, Por Noemí Arzamendia

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo)
La jornada de hoy se inició en el Congreso de la Nación con la olla de presión al máximo. Los diputados de la oposición decidieron no dar quórum para tratar en sesión especial el polemizado Presupuesto 2011. Diputados radicales como Oscar Aguad, Ricardo Alfonsín o Silvana Giudici coincidieron en que esta decisión se tomó porque "El presupuesto necesita ir a la comisión". Giudici había alegado que el proyecto no había sido suficientemente tratado en comisión, Aguad y Alfonsín a su vez, que "Es un presupuesto falso". El PRO, Federico Pinedo, acusó que dicho presupuesto contempla "demasiadas facultades especiales".
El hervidero de periodistas de distintos medios condimentó la vorágine de toda la jornada haciendo públicas las acusaciones que llovían de un lado y del otro. Mientras que Cynthia Hotton acusaba a Patricia Fadel de haberla apretado públicamente, Agustín Rossi explicaba a los medios que "El problema no es el quórum, el problema es político. Hoy la oposición va a tener que definir si la presidenta va a tener su presupuesto." Contrariamente a las acusaciones del radicalismo, Rossi afirmó que "el presupuesto fue presentado en tiempo y forma en septiembre y tuvo debate en comisión de presupuesto por dos meses, tiempo más que suficiente para ser traído a la Cámara". También aprovechó para acusar directamente a Elisa Carrió de ser la principal operadora de la oposición impidiendo la sanción de este presupuesto.
Ya caído el atardecer y luego de que los principales contertulios desfilaran por las cámaras de tv de todos los canales de noticias y estatales, la diputada, Graciela Camaño, terminó con la discusión propinando un cachetazo de lleno a la boca del diputado Carlos Kunkel, además de impedir que el congresista terminara de leer el dictamen de la bancada en la secretaría de la comisión.
La bancada oficialista liderada por Agustín Rossi emitió un comunicado en el que se deja en claro que "la diputada Camaño, presidenta de la comisión de Asuntos Constitucionales, actuó en ejercicio de sus funciones institucionales y ante el cuestionamiento de su proceder antirreglamentario".
"Es evidente que ésto obedece a la desesperación de un sector político que en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias, y hasta a la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias", dijeron los legisladores.
Pese a que Camaño inmediatamente después del hecho, saliera a buscar oxígeno frente a las cámaras de televisión afirmando que estaba "arrepentida" y que actuó "por impotencia" y porque se sintió agredida ella y toda su familia, por las palabras de Kunkel, Agustín Rossi, pidió la renuncia de la diputada a la presidencia de la comisión de Asuntos Constitucionales por actuar fuera de reglamento.
La presidenta Cristina Fernández no pudo dejar de mostrar su apreciación a esta agitada jornada parlamentaria afirmando desde la localidad de Florencio Varela mientras inauguraba la Universidad Arturo Jauretche, que "Hay que respetar a los que nos insultan, a los que nos agravian, incluso a los que nos pegan. Porque es un signo de grandeza moral".
Hay cientos de crónicas para hacer y cientos de posibilidades de cómo contar los hechos ocurridos hoy en el Parlamento argentino, pero indudablemente, lo acontecido y protagonizado por los opositores no es más que la demostración de la impotencia y la incompetencia de defender lo indefendible.
Quizás sea momento para que el oficialismo deje a los opositores chocarse entre ellos, ya que por ahora, toda la situación juega a favor del gobierno. Una vez más la operación desestabilizadora ha fracasado. La violencia de Camaño es una evidencia clara de ello.
(Agencia Paco Urondo)