Opinión //// 11.02.2016
Sobre la foto que "dio la vuelta al mundo"

El fotógrafo Enrique Rosito ofrece su punto de vista en relación al artículo "Historia de una foto que dio vuelta al mundo", escrita por Juan Carlos Martínez. 

Por Enrique Rosito
El pasado 27 de enero se publicó en la sección de opinión de esta agencia la "Historia de una foto que dio vuelta al mundo" firmada por el señor Juan Carlos Martínez. Al respecto me gustaría realizar algunas aclaraciones sobre la inexactitud de algunos datos mencionados en dicha nota en los que se hace referencia a mi persona. Mi nombre es Enrique Rosito y soy el autor de dicha fotografia.
Siempre pensé que si los periodistas se convierten en noticia algo no está funcionando bien en nuestro trabajo. Circunstancialmente puede pasar, pero hay que tratar de correrse de ese lugar lo antes posible.
1) No recuerdo haber compartido la nota con el redactor Juan Carlos Martínez, sin embargo, no podría asegurar si fuimos juntos o no en el auto que, según él, nos llevó hasta el lugar donde se realizaría la nota.
2) Al comienzo de la misma, expresándose en una forma casi despectiva sobre nuestro trabajo, hace referencia a un comentario realizado por el entonces jefe de redacción, cito textual: "Cubrilo vos y llévate al fotógrafo Rosito, me dijo el jefe de turno y en pocos minutos el auto de la agencia nos trasladó hasta el canal".
La modalidad del trabajo, de la sección de fotografía en la agencia Dyn, se manejaba con una independencia casi absoluta con respecto a la de redacción. Las coberturas eran compartidas excepcionalmente porque los horarios de trasmisión y los requerimientos eran distintos en cuanto a cierres y coberturas. La mayoría de las veces sólo se compartía el traslado al lugar de las mismas.
3) En otro tramo de la nota dice " Tras permanecer en el estudio hasta que dio comienzo la entrevista regresé a la agencia para seguir el programa desde el monitor instalado en la redacción, mientras acordamos con Rosito que él se quedaría hasta el final”.
Eso es totalmente falso. No acordé con él, ni con nadie quedarme hasta que finalice el programa. Decidí mandar el material que tenía hasta entonces y quedarme; el clima que se percibía en ese momento era motivo suficiente para que, cualquiera con un poco de experiencia, tomara esa decisión. De hecho no fui el único; varios colegas hicieron lo mismo.
4) "Pasada la medianoche, Rosito irrumpió presuroso en la redacción, cámara en mano, y al grito de 'muchachos, Menéndez sacó un cuchillo' se dirigió directamente al cuarto oscuro para revelar las imágenes que con paciencia de orfebre había captado cuando el genocida descendió bruscamente del automotor en el que viajaba dispuesto a todo para acallar a un grupo de jóvenes que se reagruparon en el lugar por donde salió el auto que lo transportaba".
No es cierto que irrumpí cámara en mano al grito de "muchachos.. " Aprendí, porque me lo enseñaron, que nunca se cuenta una foto hasta no estar seguro de tenerla. La secuencia fue totalmente al revés. Fui a revelar y cuando vi que la foto estaba bien fui a la redacción a contar lo que había pasado. El jefe de cierre, Hugo Muleiro, no me creía; tuve que insistirle para que, finalmente me creyera.
5) "Rosito había sido el único fotógrafo que, por su ubicación, había captado la imagen cuando Menéndez se encaminaba resuelto a repetir una escena habitual en su vida: la de asesinar".
Aquí una aclaración. Otros colegas tuvieron fotos del momento, (recuerdo a Carlos Brigo, y Aroon Kalniker, Enrique Shoore), sí fui el único desde esa ubicación.
6) "Además de las justas felicitaciones que le transmitió el entonces director periodístico de la agencia, días después Enrique Rosito recibió el Premio Rey de España, una gratificación en dólares y los pasajes para viajar a Madrid donde le fue entregada la merecida distinción".
El premio Rey de España me lo otorgaron en el año 1985, un año después.
7) "Rosito era por aquellos días el más nuevo de los fotógrafos de la agencia, pero por la repercusión mundial que tuvo aquella fotografía fue incluido en la planta permanente del plantel fotográfico de DyN. Un premio que se había ganado con creces".
No era el más nuevo de los fotógrafos de la agencia en ese momento. Sí es verdad que después de la foto fui incorporado como fotógrafo fijo. Los motivos de tal incorporación no creo necesario hacerlos públicos.
8) Tengo el mejor de los recuerdos de los compañeros redactores de la agencia; con ellos me tocó compartir momentos muy intensos de la historia argentina, sin embargo, al autor de la nota no lo recuerdo
Y de los fotógrafos con los que trabajé puedo afirmar que fueron y son un motivo de orgullo para mí. Muchos de ellos, amigos, me siguen acompañando y me acompañarán por el resto de la vida.
Sentir la necesidad de hacer estas aclaraciones, después de treinta años, no es algo que me alegre; el único motivo es alertar a los colegas más jóvenes sobre la importancia de chequear la información, cosa que nadie hizo en este caso; ni siquiera para avisarme que utilizarían la foto.
Agradezco la oportunidad de aclarar algunos errores.No tengo interés de armar una polémica de todo esto.
Mi solidaridad a todos los compañeros que día a día ven perder sus puestos de trabajo.
Relacionadas: Historia de una foto que dio vuelta al mundo