fbpx Salvados por Francisco: Steve Bannon o la izquierda troskista | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 24.04.2019
Salvados por Francisco: Steve Bannon o la izquierda troskista

"Quienes pertenecemos al campo nacional y popular hemos aprendido de Mao y Perón a distinguir las contradicciones principales de las secundarias. La contradicción principal sigue siendo Patria o Colonia, Pueblo-antipueblo, que hoy podemos expresar como Proyecto Nacional o Neoliberalismo". Por Aldo Duzdevich. 

Por Aldo Duzdevich | Autor de los libros "Salvados por Francisco" y "La Lealtad: Los montoneros que se quedaron con Perón".

El periodista y escritor Pedro Patzer, me escribió hace unos dias por Facebook: “El otro día en un negocio, en Recoleta, la comerciante y un señor típico de la zona, viendo un artículo de Infobae que operaba al Papa por su ubicación política, ambos repetían como loros, burlándose de los caminos políticos de Francisco.  Me fui mal. Sintiendo que había permitido que se injuriara delante de mí a un hombre que está haciendo grandes cosas por los que sufren . Comencé a escribir un texto, "La bancarrota moral" y se refiere a los especuladores de "la verdad", a los que no hacen nada por el prójimo pero disparan como francotiradores, a gente como el Papa, que hace mucho. He tenido fe en tantas cosas, en tantos líderes, en tantos modelos, soy peronista, pero Francisco, a quien no podía ver , por mi desinformación, cuando era Bergoglio, es el que con cada encíclica y discurso, ha dado en el blanco de mi búsqueda. Me parece que lo que él está haciendo en este momento del mundo, es fundamental, y aunque no lo veamos y haya tanto odio promovido por muchos intereses en su contra, él lo está consiguiendo. Había una parte de su historia, que era oscura. Y justamente era sobre su participación en los años oscuros. La serie Llámame Francisco, escrita por mi amigo, Martín Salinas, comenzó a poner un poco de luz sobre Bergoglio en esa época. Y tu libro viene a ordenar, y como vos decís, a hacer justicia al respecto.  La cuestión que ayer, salí a un bar a escribir, y ví en una librería tu libro. Lo compré inmediatamente. Me senté en el café y me devoré medio libro. Me sentí que no estaba solo. Me sentí que esa amargura que te comentaba antes, se volvía la esperanza de los justos.  Por eso, tu libro es una alegría, la alegría de los justos , la alegría que despierta la inocencia del que han calumniado cruelmente”.

Cuando explico por que razón se me dio por escribir un libro sobre el Papa cuento que a raíz de una nota que se publicó en Página 12, recibí comentarios de compañeros jóvenes que veían con mucha simpatía a Francisco, pero los perseguía esa sombra oscura de las dudas sembradas sobre su pasado. Bueno, no voy a contar aquí el libro de nuevo; solo digo que recogí 25 testimonios de gente a quienes protegió, escondió y/o ayudó a salir del país durante la dictadura. Y si actuó de ese modo con gente que no conocía, por que razón podría haber actuado de manera inversa con dos jesuitas de su congregación y su amistad. En el libro analizo en profundidad el tema del secuestro y posterior liberación de los jesuitas Yorio y Jalics, de quienes se dijo que “denunció”, en primer lugar, luego, “que no protegió adecuadamente”, pero la verdad, es que les salvo la vida. 

Yo sé y entiendo que hay mucha gente escéptica, de pensamiento progresista, que denostan a la Iglesia Católica y al Papa. Discusiones sobre el aborto, el matrimonio igualitario, la ideología de genero, el celibato, la pedofilia dentro de la Iglesia, alimentan el conflicto con una institución que tiene dos mil años y pautas morales muy arraigadas.

Pero quienes pertenecemos al campo nacional y popular hemos aprendido de Mao y Perón a distinguir las contradicciones principales de las secundarias. La contradicción principal sigue siendo Patria o Colonia, Pueblo-antipueblo, que hoy podemos expresar como Proyecto Nacional o Neoliberalismo. Y en esta disputa hay un único líder con peso mundial enfrentando al neoliberalismo, y se llama Francisco.

Por si alguno duda de que lado ponerse, basta leer en una nota de La Nación del 13 de abril, sobre la opinión de Steve Bannon. Bannon (ex-asesor de Trump) pertenece a la ultraderecha yanki, fue uno de los artífices del triunfo de Bolsonaro y está promoviendo en Europa una liga de partidos de derecha. En 2016 le dijo al referente de la ultraderecha italiana, Matteo Salvini,que el Papa Francisco era "el enemigo" y que había que atacarlo por sus declaraciones a favor de la inmigración.

Bannon, quien asesoró a Salvini en las últimas elecciones, además, es cercano a los cardenales que declararon una rebelión interna contra Francisco, como el estadounidense Raymond Burke."Conozco a esos chicos, y sé que están decepcionados con el papa Francisco, que continúa diciendo que el mayor problema del mundo es el nacionalismo y el populismo. No los pedófilos homosexuales o el partido comunista. En política internacional no es infalible, y lo que está haciendo es horrible", dijo al respecto. Aclaremos que el “nacionalismo y populismo” que pregona Bannon, no es el mismo que el que pregonamos nosotros; sino el nacionalismo colonial de los países centrales, del odio a los sudacas, los negros, y los musulmanes.

Si no escucharon a Francisco les recomiendo leer en internet su discurso ante los Movimientos Populares en Santa Cruz de la Sierra : “La primera tarea es poner la economía al servicio de los Pueblos: Los seres humanos y la naturaleza no deben estar al servicio del dinero. Digamos NO a una economía de exclusión e inequidad donde el dinero reina en lugar de servir. Esa economía mata. Esa economía excluye. Esa economía destruye la Madre Tierra.(…) El colonialismo, nuevo y viejo, que reduce a los países pobres a meros proveedores de materia prima y trabajo barato, engendra violencia, miseria, migraciones forzadas y todos los males que vienen de la mano…”

O la nota al diario El País de España en 2017 : “El cipayo es aquel que vende la patria a la potencia extranjera  que le pueda dar más beneficio. Y en nuestra historia argentina, por ejemplo, siempre hay algún político cipayo. O alguna postura política cipaya.”

Los dudosos pueden releer el discurso de Cristina en la Clacso : “Creo que la categoría de ‘derechas e izquierdas’ es una categoría absolutamente perimida, que no sirve. Sirve solamente para dividir y ser funcional al neoliberalismo. Tenemos que acostumbrarnos a eliminar ésta forma de pensar en términos de ‘izquierda y derecha’ y concebir y acuñar una nueva categoría: por ahí a algunos les parece que es vieja la categoría ‘Pueblo’ (...)“No puede haber una división entre los que rezan y los que no rezan (en el movimiento popular): mala división. División que no es nacional ni popular. Una división y un lujo que NO nos podemos permitir, porque en nuestro espacio hay pañuelos verdes, pero también hay pañuelos celestes. Y tenemos que aprender a aceptar eso sin llevarlo a la división de fuerzas. Esto es fundamental. Puede costar; puede no gustar lo que estoy diciendo, pero es lo que pienso.”

Y si mantienen sus dudas, entonces lean La Izquierda Diario, allí esta Del Caño siempre presto a marcar una política justa, sobretodo en estos temas que tienen que ver con el Papa. Los troskos tienen 100 años de vida y ninguna revolución triunfante, pero son respetables. Para ellos es lo mismo Cristina que Macri, Peron que Videla, o  Bergoglio que Christian Von Wernich. Son libres de pensarlo no?. Lo que no esta piola, es que Del Caño y  Myriam Bregman, nos marquen la agenda a los que pertenecemos a un Movimiento que modestamente desde  hace 70 años cambiamos la historia de nuestra patria.

* El artículo expresa los puntos de vista del autor y no necesariamente coinciden con la línea editorial de AGENCIA PACO URONDO. Ver editoriales de APU.