Opinión //// 08.02.2019
Homenaje a Lohana Berkins: la revolución de la sabia comandanta de las mariposas

"Todos y todas tenemos una historia con Lohana Berkins, esta es la mía, que me transformó a mí y a mi entorno por completo". Por Francisco Quiñones.

Por Francisco Quiñones

Todos y todas tenemos una historia con Lohana Berkins, esta es la mía, que me transformó a mí y a mi entorno por completo.

Conocí a Lohana en Plaza de Mayo cuando fui a registrar una movilización mientras finalizaba mis estudios como productor en ISER, allá por el 2008. Había escuchado mucho sobre ella pero no había tanta producción de contenido de su persona o de su trabajo. 

La intención era contar la historia de la cooperativa textil Nadia Echazú, que estaba recientemente inaugurada en Avellaneda. Lohana, seria y amable, me dijo que me esperaba en "la coope".

Visitar la cooperativa y a sus integrantes, tener la oportunidad de hablar un poco en profundidad con Lohana fue un cachetazo intelectual. Luego de mostrarme las instalaciones, hacer algún chiste con sus compañeras y ver sus producciones entramos a su oficina. Mientras tomaba un mate con algunas cucharaditas de café junto a "la Norma", una despampanante travesti del mundo revisteril, un bastidor con un bordado que decía "Furia travesti" me llamó la atención. Lohana no dejaba de hablar, verborrágica e hipnotizante me dijo: "Lo que pasa es que siempre ustedes vienen con la camarita, mucho cine, mucho cine pero las representaciones de nosotras son siempre las mismas; no digo que ustedes vayan a hacer eso, pero si vamos a hacer este documental, nosotras vamos a decir cómo y qué contar". 

Mis intentos por convencerla de que no tenía intención de mostrarlas de manera ridiculizante ni de ser invasivo fueron en vano. Como buena pedagoga me interpeló: “A ver, te propongo este ejercicio, dibuja una travesti”. Quedé paralizado. 

Lohana nos mandó a leer "La gesta del nombre propio" y "Cumbia, copeteo y lágrimas", dos investigaciones que arrojan datos alarmantes, como que el promedio de vida de las travestis y trans es de 35 años y entre la principales causas de muerte están la violencia policial y callejera. 

Así nació Furia Travesti, el documental de la cooperativa "Nadia Echazú", que hicimos con Amparo González Aguilar, allá por 2009. 

Con ese documental aprendimos un montón, pero no podíamos parar ahí. La casualidades o causalidades nos cruzaron con Agustín Fuchs en una fiesta de cumpleaños. Agus me contó sobre su trabajo en despatologización y yo le conté sobre el documental. Semanas después hablamos sobre la necesidad de capacitar y sumarnos a escuelas que incluyan a las personas trans o bien armarla desde cero, idea que ya había circulado entre algunxs activistas como Diana Sacayán y Mauro Cabral. 

Recuerdo que venía en bici hablando por teléfono con Agustín y le digo: "Agus bancá que llamo a Lohana y vemos si ya no existe algo a lo que podamos sumarnos".

- Hola Lohana, te llamo porque estuvimos hablando con Agus Fuchs y queremos armar una escuela para que las compañeras trans terminen la secundaria. ¿Qué te parece? ¿Existe algún lugar donde nos podamos sumar?

- Me parece fantástico marica, dijo Lohana. Armenló, porque no existe nada, nada de nada. Es más, ya sé qué nombre le vamos a poner. Ahora te paso el número de XXX y la llaman de mi parte, cerró. La conversación siguió con Lohana indicando a quién llamar, con quién hablar, dónde tenía que ser, cómo invitar a las compañeras a estudiar, etc. Así fundamos "Mocha Celis" junto a un grupo enorme de militantes y activistas de género y derechos humanos. 

Con la Mocha en marcha cada llamada por teléfono a Lohana comenzaba con "Buen día, legisladora Berkins"; nos cruzábamos en la calle y nos saludábamos: "¿Cómo anda diputada?". A la semana, volvíamos a hablar pero ahora era "buen día, senadora"; y asi continuamos jugando y fantaseando hasta que pensamos con Lohana y Martín Gorricho en armar un Facebook lanzando la campaña de "Lohana Berkins 2015" con el slogan "Es tiempo de ser. Lohana Presidenta 2015".Lohana siempre diciendo: "Hagámoslo a ver qué pasa. ¿Cómo reaccionará la gente con la primera Presidenta Travesti del mundo?", se preguntaba. Divertida y audaz siempre corriendo el horizonte. 

Lohana tenía una chispa y un manejo de la política como ninguna. Sabía muy bien quién es y dónde estaba el enemigo, por eso era capaz de aglutinar y sentar en una misma mesa personas que jamás compartirán un espacio pero les hacía entender con firmeza y ternura que era lo realmente importante. Lohana Berkins era una gran pedagoga. Nos enseñó todo.

Sabía muy bien lo que era la discriminación y que por ser trava no te garantizaran un derecho básico. Cuando en el año 2003 intentó inscribirse en una escuela normal y le negaron la vacante insistió y la respuesta fue la misma. No hay vacante. Lohana, pilla como era, quería confirmar sus sospechas y entonces mandó a una compañera para hacer una falsa inscripción y a ella sí la inscribieron. Entonces Lohana hizo intervenir a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, a través de Diana Maffía y, posteriormente, de quien era por entonces Ministro de Educación, Daniel Filmus, todos los establecimientos educativos de la CABA: las dependencias de la Secretaría de Educación debían garantizar el respeto a la identidad de género. Luego, esto pasó a todo acto administrativo dentro de CABA y dejó un precedente para que luego, junto al "Frente Nsvional por la Ley de Identidad de Género", lucharán por la aprobación de la Ley de Identidad de Género, que llegó para mayo del 2012.

“No hay que aceptar nuestra condición de víctimas. Entiendo que somos víctimas de un sistema, por eso hay que cambiar el sistema, mediante una lucha colectiva porque compartimos la desigualdad y la opresión”, dijo Lohana, y así siguió su lucha dejando hojas sueltas de un gran libro con tomos infinitos en cada rincón que visitaba, porque su vida era todo el tiempo un acto político.  

"Cuando una travesti va a la Universidad le cambia la vida a esa travesti, cuando muchas travestis van a la Universidad le cambian la vida a la sociedad", lanzó y esa frase hoy forma parte de las paredes de Mocha Celis. 

El 5 de febrero se cumplieron 3 años de su fallecimiento. Qué lindo sería poder abrazarla y volver a escuchar con su voz las anécdotas más divertidas, las frases sin terminar con palabras inventadas que se amontonaban por salir de su boca. Recuerdos, chistes, neologismos y nuevas reales academias en la que era la reina.  

Se cumplen 3 años de que su aleteo la llevara lejos, el mismo aleteo que provocó rafagas y tornados revolucionando muchas cabezas. Espero poder cumplir todas las promesas hechas a esta santa trava. 

¡Marica por favor no seas atrevida! ¡Jushio marica jushio!, dirías resplandeciente.

En un mundo de gusanos capitalistas hay que tener coraje para ser mariposa. Mira si no tuvo coraje la traviarca, la comandanta de las mariposas. Cada vez que me encuentro una mariposa revoloteando cerca, sé que nunca se fue porque Lohana es eterna. ¡Furia travesti maricas! Un escandalo. Por siempre, Lohana Berkins.