Opinión //// 15.11.2015
“Enfocar el debate en el ajuste es un escenario mucho más conveniente”

El periodista y conductor de Visión 7 Internacional Raúl Dellatorre analiza el panorama electoral frente a los resultados de la última elección. La expectativa generada por el debate de este domingo 15 y el enfrentamiento mediático entre los dos modelos de país propuestos por los candidatos.

Por Estefanía Cendón
AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo analiza este súbito crecimiento de Cambiemos que en la última elección obtuvo el 34,33% de los votos?
Raúl Dellatorre: Hay hechos que deben tenerse en cuenta. Desde las PASO hasta las elecciones de 25 de octubre hubo un crecimiento en la participación del electorado de cuatro puntos. Entre los candidatos que no lograron llegar a las Paso son dos puntos más que se suman. En total hablamos de 6 puntos del padrón que aparecen como nuevos electores. Si se analizan cifras pareciera que Scioli no captó esos votos. Pero considerando la elección en general, Scioli en realidad no perdió votos, perdió porcentaje porque fue más grande el padrón en la última elección y de ese crecimiento no se llevó nada. Ahí hay un fenómeno: hay nuevos votos que fueron atraídos por la propuesta de Cambiemos o para votar en contra de Scioli. El otro fenómeno, mirando la votación desde una perspectiva política, es el resultado sorprendente en la provincia de Buenos Aires. Con respecto al resto de las provincias no hubo grandes diferencias en relación a lo que se esperaba.
APU: Teniendo en cuenta los resultados de las Paso se esperaba que la suma de los votos obtenidos por Julián Dominguez y Anibal Fernández le darían a este último el triunfo en la provincia bonaerense. Se habló de corte de boletas en varios municipios lo que habría alimentado ese 39,49% obtenido por María Eugenia Vidal.
RD: Scioli le ganó a Macri por la misma diferencia que Vidal a Anibal, cuatro puntos. Prácticamente la cantidad de votos de Scioli es parecida a la de María Eugenia Vidal y lo de Anibal es parecido a lo que saca Macri en porcentajes. Ahi hay un cruce en donde es evidente que sse realizó corte. Otro dato elocuente es que en el voto a presidente hubo, en provincia de Buenos Aires, 200.000 votos en blanco. En el voto a gobernador se registraron 700.000 votos en blanco lo que nos marca una diferencia de 500.000 votos. Si observamos lo que pasó en los distritos más importantes del Gran Buenos Aires y del interior se da un fenómeno de corte de boleta en el medio. La diferencia en el FPV entre el voto a presidente, a gobernador e intendente hace como una suerte de V: primero tenemos la cantidad de votos a presidente, luego cae la votación a gobernador y vuelve a subir casi a la par de presidente cuando votan intendentes. Se cortó la boleta al medio, ahi es donde se sospecha que pudo haber un trabajo para que la gente fuera con los votos armados. Es muy difícil que una cantidad tan masiva de gente vaya a hacer dos cortes de boleta en el cuarto oscuro.
APU: ¿Cómo puede el sciolismo sumar votos de acá al ballotage?
RD: Creo que se está dando una revisión de toda la campaña electoral, a Scioli le puede jugar a favor el marcar quién es Macri, señalar contra quién se está confrontando. Reconociendo que tuvo una mala elección en su distrito, si supuestamente las denuncias contra Anibal Fernández le jugaban como un peso en contra a Scioli ahora eso ya quedó atrás. Es importante mostrar que existen dos modelos, se está enfatizando que los cambios se hacen para adelante y no para atrás, lo que propone Macri es un cambio para atrás.
APU: En el caso de Venezuela el mismo Chávez cuestionó el hecho de no haber proyectado una alternativa a su figura como líder de la Revolución Bolivariana. Al interior del FPV, después del paso por la presidencia de Néstor y Cristina, ¿se le puede criticar al kirchnerismo no haber generado un candidato tan fuerte a nivel electoral como la presidenta?
RD: Lo que es es seguro es que la falta de formación de un líder le está cobrando un costo muy grande a esta elección. La duda que existe en el propio kirchnerismo respecto a Scioli, por su origen político, es un reflejo del no haber generado desde el FPV una figura política que esté al nivel para ser el candidato.
APU: Teniendo en cuenta las declaraciones de los principales referentes del Frente Renovador. ¿Cómo considera que puede llegar a incidir en el próximo ballotage el 21,34% de los votos obtenidos por Sergio Massa en la última elección?
RD: Creo que la opinión de los dirigentes del Frente Renovador no define mucho del voto de sus propios votantes. Hay un voto que va a definir Massa en función de la postura anti-kirchnerista o anti-macrista que tengan, ese es dirigido en contra de alguien y no por estar a favor de alguno. Pienso que en esa instancia el voto se va a dividir, es probable que incida la opinión de algún dirigente local. La palabra de un intendente puede llegar a ser más escuchada que la de un candidato a presidente o un gobernador. De todos modos es un voto incierto ese: vas a tener una porción que va a votar a Macri, otra que va a votar a Scioli, otra que va a votar en blanco y de todos ellos es casi imposible predecir hacia dónde van a ir. También existe ahí una porción de votos peronistas que se supone dirigirán el voto a Scioli o voto en blanco.
APU: Desde la oposición se criticó duramente la ausencia de Scioli en el debate presidencial previo a las elecciones. ¿Cree que el próximo debate sea una instancia comunicacional contundente al momento de definir el voto?
RD: Es una instancia más interesante que la anterior, la elección de Scioli en el debate previo fue no exponerse a que todos los candidatos planteen una posición contra él y él tener que jugar solo frente a los que participaran del debate. En este caso es una confrontación uno a uno, además Scioli en este tramo de la campaña aparece como cuestionador de la posición de Cambiemos y no al revés, ahora lo que se juzga no es el proyecto oficialista sino la propuesta de este sector de la oposición. Propuesta que quedó de manifiesto en algunas líneas que dejaron entrever los candidatos y los referentes económicos, es una política de brutal ajuste la que propone Cambiemos. Me parece que poder enfocar el debate en ese punto, si Scioli lo logra, es un escenario mucho más conveniente en esta instancia de debate.
APU: A nivel mediático se habla de la “campaña del miedo” esgrimida, supuestamente, por el oficialismo. También se comparan las propuestas de los dos candidatos y la conclusión que sostienen es que no son tan diferentes. ¿Qué considera que lo diferencia a Scioli de Macri?
RD: Si tuviera que definir dos o tres ejes fundamentales de diferencias diría que en política industrial Scioli tiene un proyecto de desarrollo que tiene que ver con economías regionales, agregado de valor en origen y encadenamientos productivos que es absolutamente contrario a lo que plantea Macri quien prácticamente ignora todos estos temas. En relación a la competitividad el candidato de Cambiemos la resuelve vía una propuesta de fuerte devaluación o eliminación de impuestos. La segunda diferencia es que en materia monetaria y cambiaria Macri sostiene una postura a favor de la absoluta ausencia del Estado. Liberar el mercado cambiario no sólo tiene impacto por las devaluaciones significativas sino que deja en manos de los exportadores el manejo del tipo de cambio. Si se liberara el tipo de cambio a partir del 10 de diciembre no sólo se provocaría una devaluación inmediata, sino que si el dólar que se alcance en ese momento no es suficiente para los exportadores, dentro de cuatro o seis meses va a haber una nueva movida para escalonar hacia arriba, por ejemplo tres pesos más. En tercer lugar, otra diferencia importante es un tema que en estos días se puso de relevancia: la cuestión energética. La política de autoabastecimiento que se está dando en el gobierno con YPF y el manejo de las tarifas subsidiadas para que no sea un costo negativo para la producción y los consumidores. Lo que está planteando Cambiemos al respecto es liberar las tarifas por un lado, que las establezca el mercado, y por el otro o YPF sigue políticas de mercado que le devuelvan rentabilidad o se privatiza y que decidan los accionistas. Esos son los ejes diametralmente opuestos que definen a cada candidato. Las consecuencias sociales en los tres casos, para el público en general, son nefastas en la propuesta de Macri.