fbpx Elecciones en Chaco: se juega algo más que un par de bancas | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 25.07.2017
Elecciones en Chaco: se juega algo más que un par de bancas

Desde Chaco un análisis de la elección del domingo pasado. ¿Se pueden proyectar nacionalmente los resultados? El gobernador se opuso a Unidad Ciudadana. La sorpresa la dio el PO.

Por Brian Pellegrini
Desde Resistencia, Chaco.

Para adentrarnos en la interpretación de lo que fueron las elecciones legislativas del último domingo en el Chaco conviene hacer una primera aclaración: evitar hacer proyecciones nacionales de los resultados; esta fue una elección con componentes y características eminentemente locales. Aunque siempre hay algo más, se plebiscitaba la gestión del gobernador Domingo Peppo. Así lo había decidido el propio mandatario chaqueño al separar la elección legislativa provincial de la nacional. Su idea era evitar que una nacionalización llevara a una confrontación que no desea con el gobierno de Mauricio Macri, con quién viene cultivando una relación institucional y política más que cordial.

Sabido es, además, que el mandatario chaqueño se enrola en las filas de los gobernadores peronistas que no ven con buenos ojos que la ex presidenta Cristina Fernández lidere la oposición contra el gobierno de Cambiemos y fue crítico de la creación de Unidad Ciudadana por fuera del PJ bonaerense. El otro hombre fuerte del peronismo chaqueño, Jorge Capitanich, se subordinó a la estrategia de campaña pergeñada por el gobernador, quién elaboró una lista compuesta casi enteramente por hombres y mujeres de su propio riñón político. Además de plebiscitar su gestión de gobierno, la apuesta de Peppo era poner a consideración su liderazgo hacia dentro del Frente Chaco Merece Más, la herramienta electoral que creó Jorge Capitanich en 2007 y que, contra todo pronóstico, le permitió al peronismo recuperar la gobernación luego de dieciséis años.

Ese es el contexto en el cual Peppo plebiscitaba su gestión, con un fuerte descontento a hacia adentro del PJ y del Frente Chaco Merece Más, teniendo en cuenta que en las PASO se presentaron diez listas además de la bendecida por el gobernador. En tanto que el Frente Grande, uno de los históricos aliados del Frente Chaco Merece Más, decidió presentar una lista propia por considerar que el kirchnerismo no estaba representado en la lista diseñada por Peppo que contó con el aval de Capitanich.
 
Ganar más o menos

Si vamos a un análisis de los números absolutos, encontramos que el oficialista Frente Chaco Merece Más consiguió superar por más de 60 mil votos a la representación de Cambiemos en la provincia (256 mil votos contra 186 mil, doce puntos porcentuales de diferencia). Además, logró más votos en 63 de los 69 municipios chaqueños. Sin embargo, si a esto lo trasladamos al número de bancas que se renovaban en la Legislatura chaqueña, el oficialismo cede un escaño ya que ponía en juego diez, fruto de la muy buena elección de 2013.

Si nos cruzamos de vereda vemos que en términos globales Cambiemos renovaba seis lugares aunque, hilando más fino, solo renovaba cinco ya que el sexto lugar correspondía al diputado por Libres del Sur, Carlos Martínez, quién había ingresado en una alianza con el radicalismo local para luego abandonarla y, además, fue candidato este último domingo bajo la escudería “Progresistas”. Para ahondar aún más en esta explicación, Martínez acompañó la aprobación del endeudamiento provincial al que el principal partido de oposición se opuso férreamente. Un porcentaje del 34 por ciento, el piso histórico del radicalismo chaqueño, permite inferir que Cambiemos no fue afectado en esta elección provincial por las políticas económicas del macrismo que impactan fuertemente en la provincia en términos de desempleo, baja del consumo, caída del comercio y cierre de industrias, fundamentalmente las vinculadas al sector textil.

Aurelio, el candidato del PO que capitaliza el descontento

Sin dudas, la sorpresa de la elección fue el ingreso, por primera vez, de un legislador proveniente de la izquierda, más precisamente del Partido Obrero. No obstante, el fenómeno de Aurelio Díaz se debe más a su propia trayectoria y características personales que a su ideario político y reivindicatorio de las luchas obreras y de la toma de fábricas contra las patronales explotadoras. No hay un contagio de la oleada de las bancas de la izquierda en otras provincias o en el parlamento nacional, de hecho el FIT en el Chaco prácticamente no tiene existencia.

Aurelio vino a capitalizar, valga la paradoja, el hartazgo y rechazo de una gran parte de la ciudadanía con las ofertas electorales del peronismo y el radicalismo. Tampoco puede analizarse la elección de Aurelio Díaz dejando de lado el contexto de una bajísima participación electoral en que casi 4 de 10 chaqueños no fue a votar (en las PASO, la asistencia fue aún más baja: 56%). Así, Aurelio fue la expresión “positiva” de la bronca de gran parte de los chaqueños con el sistema político que se traduce en abstencionismo, votos en blanco y votos anulados.  

¿Peppo y/o Capitanich?

¿Qué pasó con Capitanich?, se preguntarán los lectores de APU, a quién reconocen como el líder del peronismo/kirchnerista en el Chaco. No alcanzaría esta columna para explicar todo el proceso que se viene dando en esta provincia desde la asunción de Mauricio Macri en la Nación y Domingo Peppo en la gobernación, pero Capitanich dejó hacer, se subordinó, quiéralo o no, a la conducción del gobernador Peppo, quién definió una agenda de buena vibra con Cambiemos y del mayor alejamiento posible a la conducción del movimiento nacional por parte de Cristina Fernández. Esto se tradujo también en la conformación de las listas, lo que provocó fugas en sectores aliados más identificados con el kirchnerismo que con esta vuelta a un peronismo más tradicional se diluyen las perspectivas de darle continuidad al proyecto nacional y popular en la provincia del Chaco. El último domingo, ese sector que no pudo contar con el apoyo de Capitanich cosechó poco más de 19 mil votos y aspira a incrementarlo en las elecciones legislativas nacionales bajo el sello de Unidad Ciudadana.

Según algunas versiones, que no fueron desmentidas, desde la propia Casa Rosada le pidieron al gobernador Peppo que Capitanich (pese a su deseo) no encabece la lista de candidatos a diputados nacionales por el Frente Chaco Merece Más en las próximas elecciones de octubre. En ese caso, el actual intendente de Resistencia eligió a una mujer de su máxima confianza, la contadora Elda Pértile, quién también generó ruidos hacia dentro del PJ y aliados por su pasado en el derechista partido Acción Chaqueña, al que también perteneció quién encabezará la lista nacional de Cambiemos, la exintendenta de Resistencia, Aída Ayala. La nómina nacional del Frente Chaco Merece Más se completa con el actual intendente peronista de Lapachito, José Mosqueda y en tercer lugar con el actual diputado nacional del bloque Justicialista (sí, el de Diego Bossio), Gustavo Martínez Campos. En la elección nacional, también competirá Unidad Ciudadana que propondrá como diputado nacional al contador Fabricio Bolatti, hasta hace poco uno de los hombres de mayor confianza de Capitanich, a quién acompañó en su paso por la Jefatura de Gabinete, el gobierno del Chaco y el Municipio de Resistencia. Pero esa será otra historia…