Opinión //// 04.06.2019
Celebración del Día Mundial de Al-Quds como reclamo palestino por Jerusalén

¿Por qué Al-Quds? Este nombre, Al-Quds, refiere al rótulo en árabe de Jerusalén, ciudad sagrada para las tres religiones monoteístas (islam, cristianismo y judaísmo). Por Guido Luppino.

Por Guido Luppino

El pasado viernes 31 de mayo se celebró el Dia Mundial de Al- Quds. El último viernes del mes sagrado del Ramadán para los musulmanes (el noveno mes del calendario islámico), en muchos países árabes se conmemora este día como apoyo a la lucha palestina frente a la ocupación israelí.

Esta celebración comenzó en 1979 en Irán, año en que triunfó la Revolución Islámica. Tras afianzarse el nuevo gobierno en el país persa, su máximo líder, el Ayatolá Jomeini, declaró que el último viernes del Ramadán se celebraría “El Día Mundial de Al-Quds”. El objetivo fue visibilizar la unión de los pueblos árabes y del resto del mundo en apoyo a Palestina por la colonización de sus tierras, sufrida desde 1948 con la creación del Estado de Israel. En todos los lugares del mundo donde se celebra este día, se llevan a cabo marchas multitudinaria donde se expresa el rechazo a la ocupación israelí de tierras palestinas, específicamente de la ciudad de Jerusalén.

¿Por qué Al-Quds? Este nombre, Al-Quds, refiere al rótulo en árabe de Jerusalén, ciudad sagrada para las tres religiones monoteístas (islam, cristianismo y judaísmo). Es un lugar histórico donde se encuentran diversos símbolos sagrados de cada una de las religiones, entre ellos se encuentra la mezquita de Al-Aqsa que representa el tercer lugar en importancia para el islam.

La ocupación israelí

Recordemos que en 1947 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió confeccionar un Plan de Partición para la formación del nuevo Estado de Israel y Palestina. Dicho plan garantizaba a Israel mayor parte de la tierra (54%) cuando solo habitaba un 30% de población judía sobre el total de la misma en el territorio. Jerusalén quedaría bajo mando internacional, tutelada por las Naciones Unidas, contemplando el peso sagrado de dicha ciudad para las tres religiones monoteístas.

Todo cambió para 1967. El conflicto bélico conocido como la “Guerra de los seis días”, dejó como resultado que Israel ocupe la ciudad de Jerusalén por completo. Luego de esta guerra librada contra una lianza árabe (Egipto, Jordania, Sira e Irak), el Estado de Israel se hizo por completo de la ciudad sagrada que hasta ese momento se mantenía bajo conducción internacional. Por otro lado, también ocupó más territorio palestino como así también sirio y egipcio. Los Altos del Golán en Siria y la Península de Sinaí en Egipto también fueron tomados por Israel.

Como respuesta a lo sucedido, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una nueva resolución sobre la causa israelí-palestina. La resolución 242 declaraba que el Estado de Israel debía, automáticamente, retirarse de los territorios ocupados.

Una vez más, un gobierno de Israel no acataba las resoluciones internacionales, sino que se instalaba cada más con mayor fuerza en los territorios palestinos. Todo esto sucedía ante los ojos cómplices de las grandes potencias internacionales. Como consecuencia, en 1980 el Knésset, parlamento israelí, decretó a la ciudad de Jerusalén como la capital del Estado de Israel. Recién para 1982, tras un acuerdo de paz con Egipto, Israel abandonó los territorios de Sinaí.

Actualidad

Con motivo de la celebración del Día Mundial de Al-Quds, se llevaron a cabo variadas marchas a favor de la resistencia palestina y el reclamo de la ciudad sagrada. En base a esto, el Movimiento de Resistencia de Palestina, conocido como Hamas, anunció que promete hacer lo necesario para recuperar Jerusalén. Esto fue informado por un portavoz de las Brigadas de Ezzedin al-Qassam, que representan el brazo armado de Hamas.

Recordemos que Hamas gobierna la Franja de Gaza desde el año 2006, lo que llevó a una ruptura con Al-Fatah (agrupación política que conduce políticamente la zona de Cisjordania). Estos hechos llevaron a una guerra interna entre ambas agrupaciones, y que los Estados Unidos, Israel y aliados políticos consideren a Hamas como una agrupación terrorista. En los últimos años se han hechos acuerdos de paz y tratadoss pensando en una unidad política para gobernar las dos regiones de Palestina (Gaza y Cisjordania), pero sin resultados positivos en la práctica.

El año pasado el presidente norteamericano, Donald Trump, anunció que la embajada de su país en Israel pasaría de estar ubicada en Tel-Aviv para mudarse a Jerusalén. De este modo, la máxima potencia mundial legitima la ocupación israelí de Jerusalén. Esta acción conllevó a múltiples conflictos en las calles de Palestina.

Hace solo un mes, Trump anunció que llevaría adelante “el acuerdo del siglo”, con el objetivo de poner fin al conflicto palestino-israelí. Si bien no se conocen aún los detalles, se comunicó que para fines de junio se develaran los primeros pasos que tienen que ver más con medidas económicas que políticas. Si bien el anuncio promete llevar la paz definitiva a la región, miles de palestinos no confían en los mismos, considerando la alianza política existente entre Israel y los Estados Unidos. Por otro lado, los últimos días fueron testigos de nuevos incidentes sufridos entre israelís y palestinos.

El plan no se anunciará en su totalidad hasta que se realicen las elecciones en Israel, programadas para septiembre de este año. El Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no logró formar gobierno mediante coalición en el parlamento y por esta razón volvió a convocar a las urnas. De esta manera, Israel permanecerá sin parlamento (Knésset) lo cual impide que saquen una ley de inmunidad para Netanyahu, quien se ve envuelto en varios casos de corrupción.

El Primer Ministro israelí es el aliado político de Trump, razón por la cual esperaran a las elecciones para poner sobre la mesa el llamado “Acuerdo del siglo”.