Medios //// 12.03.2018
Entre Ríos: fin de semana sin noticias en las radios públicas

LT14 de Paraná, LT 11 de Uruguay y LRA 42 de Gualeguaychú no emitieron sus respectivos noticieros por el desmantelamiento nacional del Sistema de Medios Públicos. Su comunidad trabajadora se encuentra en "estado de alerta y movilización".

Por Mariano Osuna*

Los medios públicos audiovisuales atraviesan una sostenida política de ajuste en los últimos dos años. Despidos, eliminación de programaciones y producciones locales, supresión de diversas voces de la región, trasformación de las FM públicas (como FM Arenas en Uruguay y FM Baxada en Paraná) en meras repetidoras de Radio Nacional, porteñización del contenido diario, recorte de horas extras, desactualización de la página web y flexibilización de las condiciones de trabajo, son parte del precario escenario actual que vivencian trabajadoras y trabajadores. Este fin de semana, por primera vez en más de 65 años, no hubo locutores al aire ante el ajuste de las extras en LT 11 Radio General Francisco Ramírez, de Uruguay; LT 14 Radio General Urquiza, de Paraná; y Radio Nacional Gualeguaychú LRA 42. Tampoco se hicieron las históricas coberturas a los equipos deportivos de la zona. Su comunidad trabajadora continúa en estado de alerta y movilización.

Aunque siempre hubo deudas estructurales, desde 2016 la situación se agravó porque el desmantelamiento del Sistema de Medios Públicos se transformó en una política de estado. El martes 31 de enero de 2017, el director de LT 14, Pedro Oilhaborda, informó a trabajadoras y trabajadores que al día siguiente Baxada, la histórica FM de Paraná, se iba a convertir en una repetidora porteña y que la programación propia de la radio se suprimía. El nuevo escenario, que se repetía en todos los medios públicos del territorio nacional, abrió un nuevo proceso de lucha. El 16 de febrero siguiente, sólo 17 días después, el Gobierno nacional, intervención mediante, logró suprimir la programación local de Baxada.

De manera simultánea, también en ese febrero del año pasado, en Radio General Francisco Ramírez, de Uruguay, la situación también se agravó con la eliminación de toda la programación de FM Arenas y su transformación en una repetidora porteña, con el despido de cuatro trabajadores de la emisora pública, y con la pérdida de un 40% de las producciones locales en LT 11. Con desenlaces no muy diferentes, este año, en febrero nuevamente, el escenario se agudizó aún más con el recorte de las horas extras y la supresión de las transmisiones desde exteriores. Ambas decisiones se convirtieron en eufemismos del ajuste de las programaciones y coberturas.

Para visibilizar el reclamo

En Paraná y Uruguay, trabajadoras y trabajadores de las radios, comunicadores y periodistas de la zona y ciudadanía autoconvocada comenzaron con distintas medidas de fuerza para visibilizar el vaciamiento. Asambleas, radios abiertas, concentraciones y abrazos simbólicos aparecieron como herramientas de resistencia colectiva ante el proceso oficial en marcha.

El escenario es tan precario, que en la última semana de febrero, hace algunos días, ante la situación extrema que se caracterizó por la imposibilidad de coberturas por el recorte de horas extras, el Ejecutivo nacional definió que se destinen 250 horas para ese mes con el fin de garantizarlas. Lo cierto es que unos días después se conoció que no iba a suceder, y la impotencia subió en intensidad. Sin resignaciones, trabajadoras y trabajadores efectuaron la denuncia correspondiente por incumplimiento del convenio de trabajo.

Primera vez en 67 años

“Llegó el día. Turno nocturno del viernes 2 de marzo de 2018. LT11 está transmitiendo sin locutor. Están destrozando la Radio Pública”, afirmó el delegado del Sindicato Argentino de Locutores (SAL), Juan Manuel Pralong, en su red social personal. La noticia era consecuencia del proceso sufrido. La falta de recursos destinados y el ajuste de las horas extras lograron que por primera vez en 67 años no haya locutor al aire. Ese mismo fin de semana tampoco se desarrollaron las coberturas a equipos de fútbol y básquet de la ciudad como Gimnasia, Parque Sur, Regatas, Atlético y Rocamora, algo que históricamente por décadas se ha hecho.

Este último fin de semana la historia no fue muy diferente. LT 11, LT 14 y Radio Nacional Gualeguaychú no tuvieron el servicio informativo al aire ante los ajustes dispuestos. La situación, además de quitarle pluralidad a las voces y de violentar el derecho a la información y la comunicación de la ciudadanía, afecta directamente los puestos de trabajo.  

Por su parte, las y los trabajadores de prensa de Radio Nacional LT14 General Urquiza, de la ciudad de Paraná, afiliados al Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (Setpyc) -filial de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren) – afirmaron mediante un comunicado que “se encuentran en estado de alerta y movilización debido al recorte presupuestario impuesto por Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado (RTA S.E.)”.

En el escrito difundido se precisó que como consecuencia de ese recorte, “no se emiten los informativos cada media hora durante los fines de semana lo que significa menos información, menos voces y terminar con un servicio fundamental para el pueblo, como es el derecho a estar informado”. Además se rechazó esas medidas “que recortan nuestro trabajo, quitan parte de nuestro sueldo y sacan voces del aire”.

El plan oficial es claro y la lucha colectiva de su comunidad también. Negocio o servicio, producto o derecho, la disputa también es precisa. Sus trabajadores se encuentran en estado de alerta y movilización, en un proceso irreversible según las intenciones literales del Gobierno nacional. El desenlace extremo de este fin de semana no parece ser la excepción sino, como la cronología de estos últimos dos años lo cuenta, los efectos visibles y estructurales sobre un patrimonio cultural e histórico para las poblaciones, que garantiza un derecho humano y es una fuente de trabajo.  

*Colaborador en Entre Ríos para Agencia Paco Urondo.