Más información //// 20.11.2018
Entre Ríos: irregularidades en contrataciones directas de un intendente de Cambiemos

Tras un ejercicio de auditoría, el Tribunal de Cuentas provincial objetó el proceso de adjudicación de obras de Gustavo Hein de 18 cuadras por más de 13 millones de pesos en el barrio oeste de Basavilbaso, departamento Uruguay, Entre Ríos. La empresa se inscribió a AFIP unos días antes de la licitación.

Por Mariano Osuna*

Una nueva polémica envuelve al intendente de Basavilbaso y presidente del PRO Entre Ríos, Gustavo Hein, por la contratación directa a la empresa Salper Constructora SRL por más de 13 millones para obras de movimiento de suelos, provisión de materiales y ejecución de 18 cuadras en el barrio Oeste, que incluyen a la plaza 9 de julio y barrio 88 viviendas. El Ejecutivo municipal desestimó tres alternativas en dos procesos licitatorios anteriores por cuestiones de formalidad, aunque en la contratación directa a Salper no se requirieron los mismos requisitos y se omitieron las invitaciones a dos de las otras tres empresas rechazadas. 

Las irregularidades no acaban allí. El Presidente municipal firmó los decretos 1208 y 1209 por contrataciones directas a la empresa Salper el pasado 15 de agosto de 2017. Casi un mes después, el 12 de septiembre, el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad confirmó las determinaciones del Ejecutivo, aunque sólo con el voto de las y los concejales de Cambiemos. Unos días antes, la empresa contratada de modo directo se inscribió en la AFIP, sin ningún empleado dentro de su planta. Aunque la firma se constituyó formalmente dos años antes, nunca tuvo experiencia en construcción, adoquines, albañilería ni ningún tipo de trabajo en este sector.

Tras el decreto inicial formulado por el intendente Gustavo Hein, la adjudicación a Samper incluyó un monto por la contraprestación de movimiento de suelos, primera parte de la obra, de un 49% superior de lo propuesto por las otras dos firmas desestimadas por formalidades y no invitadas al proceso directo. Algo parecido ocurrió con la licitación Pública Nº 9 del año 2017, adjudicada en primera instancia a una firma de Basavilbaso, aunque luego fue destinada por contratación directa también a Samper.

"No se han fundado las razones por las cuales fue seleccionada para la ejecución de estas tres contrataciones directas en septiembre de 2017, una empresa que de acuerdo a sus constancias de inscripción ante AFIP, se inscribe como empleador a partir de ese mismo mes", afirmó el Tribunal de Cuentas de Entre Ríos. "En consecuencia, entendemos que no tendrá ningún tipo de experiencia en la ejecución de estas obras, no obstante que su contrato de constitución sea de fecha 11/08/16" añadió el organismo provincial, con el pedido de explicaciones correspondientes al Ejecutivo municipal de Basavilbaso.

Además, el Tribunal advirtió que "toda la documentación detallada carece de formalidades, ya que se trata de copias de emails, donde por otra parte no consta el destinatario del mismo, sino su dirección electrónica". Se precisó también que del análisis de la documentación remitida, "se han detectado diferencias económicas, si se comparan las ofertas de los proponentes que fueron rechazadas por cuestiones formales, y los precios de la adjudicación directa, que fueron más elevados".

Entre los planteos del organismo provincial, se cuestionó por qué se desestimó en dos licitaciones a empresas por cuestiones formales que no fueron requeridas a la empresa a la que se les adjudicaron las obras de manera directa. Lo mismo se preguntó el Tribunal respecto a la no invitación a la etapa de contratación final a las firmas rechazadas en la primera instancia, dejando sin competidores a Salper SRL.

El intendente, Gustavo Hein, relativizó las observaciones del Tribunal de Cuentas y enmarcó los reclamos provinciales como una "maniobra difamatoria y maliciosa". Lo hizo en un comunicado de prensa distribuido luego de conocerse los pedidos del organismo entrerriano. No obstante, las rarezas del proceso hacia las contrataciones directas dejan al menos una serie de interrogantes y dudas sobre las licitaciones, los rechazos a las empresas, las formalidades requeridas en ciertos momentos, los criterios de selección de Salper, la incertidumbre sobre la empresa, su inscripción en AFIP días antes del Decreto oficial y los montos avalados por el bloque oficial del Concejo Deliberante.

*Colaborador de la Agencia Paco Urondo en Entre Ríos