La mano de Dios //// 28.11.2017
Fernando Cáceres: “Yo ofrezco el camino del fútbol”

Muchos saben que una noche de noviembre de 2009 le cambió para siempre la vida. Pero pocos saben que el “Negro” no se siente víctima, cree que las víctimas son esos menores que tienen que salir a delinquir para sobrevivir.

Por Melina Erbes Ortíz – ETER

En el año 2009, en la Fiscalía bonaerense se tramitaron 637.199 denuncias por delitos de las cuales 28.939 acusa a menores. Fernando Cáceres fue una de las víctimas de ese año y de esos jóvenes.

La noche del 1º de noviembre salió con su BMW a buscar a su mujer. En Ciudadela, a la altura de Gaona y Falucho, lo interceptó un Siena con cuatro chicos de entre 15 y 18 años con la intención de robarle. Uno de ellos le disparó a la cara. El “negro” Cáceres perdió el conocimiento y su siguiente parada fue el Hospital Ramón Carillo.

“Recuerdo que estaba oscuro y llovía. Fue mi salida más larga: salí en noviembre de 2009 y volví en 2013 sin mujer, sin un ojo y sin billetera”, recordó el jugador. “Me dieron otra chance de vivir, ahora puedo decir que viví dos vidas”, agregó.

Fernando Cáceres fue jugador de fútbol. Atrás quedó su debut con Argentinos Junios, la Copa del Rey y la Eurocopa con el Zaragoza, el Mundial EE.UU. 1994 con Diego Maradona y su único gol con la celeste y blanca ante Colombia en 1997. “Es increíble, pero recuerdo muy pocas cosas de esa etapa”, reconoció.

Distintos medios de comunicación, tanto de interés policial como deportivo, mantuvieron con vida la novela de Cáceres. Se supo que estuvo en coma, que inicialmente no podía hablar, que realizó varios años de rehabilitación y que finalmente le dieron el alta en sillas de ruedas.

Pero pocos saben que el “Negro”, además de luchar por volver a caminar, pelea todos los días porque no vuelvan a ocurrir situaciones como la que atravesó él. No se siente víctima, cree que las víctimas son esos menores que tienen que salir a delinquir para sobrevivir.

En 2013, los hurtos y robos en los que quedaron involucrados menores fueron 834, 205 cometidos con arma de fuego. Además quedaron imputados 93 jóvenes por delitos contra la integridad sexual y 129 por infracción a la ley de drogas. Ese mismo año, el ex defensor Central creó Fernández Cáceres FC, un club para chicos en situación de calle.

¿Cómo surgió la idea de fundar un club?

Cuando yo estaba realizando rehabilitación psicomotriz en Escobar conocí un chico muy futbolero que coincidía horarios conmigo. Una tarde me confesó que se tenía que ir a la casa porque los médicos le dijeron que no volvería a caminar y la obra social no le quería pagar más nada. Volví a mi habitación destruido. Pensé en mí y en qué iba a hacer cuando me dieran el alta. Una enfermera me sugirió juntar chicos y enseñarle lo que aprendí. Lo hablé con mi familia y armamos la idea. Mi sobrino apareció con un lugar en San Martín. Empezamos por ahí.

¿Cómo se hace para transformar la bronca en una obra de bien?

No tengo rencor. Esos chicos que me robaron, como todos los demás, deberían haber estado contenidos. Ningún pibe nace chorro.

Más de la mitad de las denuncias por delitos se concentran en la zona de Lomas de Zamora, San Martín, San Isidro, Quilmes y La Matanza. Y la casualidad hizo que el club tuviera su primer predio propio en Ciudad Evita, La Matanza. Hoy en día son más de 250 jóvenes que entrenan y disputan la Liga de Luján este año con siguieron la clasificación al torneo Federal A. “Mi sueño es llegar al Nacional B y que todos los chicos tengan la chance de crecer. Que si aparece otro club y se lo quiere llevar, que se vayan”.

¿Cómo es la relación con los jugadores?

Actualmente estoy entrenando a los más chicos, a la categoría 2000, pero es muy difícil. Ves muchas cosas. Hay quienes vienen solo por el desayuno y te enterás que es su única comida en todo el día. O me pasó de preguntar por un pibe que no vino más y resulta que se tiroteó con la policía. Muchos tienen que dejar porque formaron familia y a veces después vuelven con el bebé.

A comienzo de este año, el Gobierno Nacional impulsó un proyecto de ley para crear un régimen penal juvenil entre los 14 y los 17 años. El ex jugador, inmediatamente hizo pública su postura opositora. “Todo lo que pasé fue muy duro y doloroso, sí, pero no por eso contarán conmigo para apoyar una baja en la edad de imputabilidad, porque no soluciona nada y porque sólo contribuye a seguir obturando las vías que necesitan los chicos para desarrollarse. No resolveremos la inseguridad encerrando niños de 14 años, ni modificando una ley que afecta una mínima parte del verdadero problema”, publicó en La garganta poderosa.

Fernando Cáceres fue víctima del delito de jóvenes en 2009 y aún vive las consecuencias: solo pudo hacer algunos pasos con ayudas de sus muletas, su rehabilitación continúa lentamente. Sin embargo cree que las verdaderas víctimas son esos menores y trata de ayudarlos. “Yo les ofrezco otro camino, el del fútbol”, concluyó.