La mano de Dios //// 31.07.2017
Club Recreativo Los Indios: un pedazo de historia en Moreno

La institución nació cuando un grupo de jóvenes fanáticos del fútbol decidió crear su propio club para que participara de la prestigiosa, por aquel entonces, Liga del Fútbol del Oeste. Con el tiempo se convirtió en una de las instituciones socio-deportivas más importantes del Conurbano Bonaerense.

Por Sofía Silvera Moreira / Sergio Gómez / Iván González / Luciano Zdravlje - ETER

Indios de pura cepa

“No importa si el chico o chica que viene es bueno o malo, sino la problemática que tiene. Si juega bien o mal queda en segundo plano porque si no se perdería el objetivo principal del club que es el social, el de integrar. El rendimiento deportivo viene después”, comentó Ignacio Puchetta, coordinador de natación del Club Recreativo Los Indios, que cumplirá 80 años en septiembre próximo. La institución de Moreno nació cuando un grupo de jóvenes fanáticos del fútbol -los hermanos Juan y Ángel Acardini, Alfredo Britos y Nemesio Rodríguez, entre otros- decidió crear su propio club para que participara de la prestigiosa, por aquel entonces, Liga del Fútbol del Oeste.

Poco a poco, Los Indios adquirieron un rol protagónico a nivel social en el partido de Moreno. Al fútbol se le agregaron las reuniones de los fines de semana, a las que asistían diferentes figuras de la música nacional: Alberto Castillo, Sandro, Palito Ortega, Alfredo Echagüe. “Club Recreativo Los Indios es una marca registrada, todo el mundo lo conoce, no sólo en Moreno, sino afuera. Se convirtió en la institución socio-deportiva más importante de la Zona Oeste del Conurbano Bonaerense”, afirmó Edgardo Gamblón, expresidente, socio vitalicio y creador de la agrupación política Negra y Blanca, que comanda los destinos de la entidad desde 2007.

El paso del tiempo dejó en el recuerdo los cinco campeonatos de primera división de la Liga del Oeste (1946-1947-1948-1949-1951) logrados por excelentes equipos de fútbol de Los Indios. El básquet –hoy, el deporte más importante del club con más de 500 deportistas entre mujeres y hombres-, vóley, judo, aikido, karate, gimnasia artística y natación fueron ganando terreno a tal punto que desterraron por completo la práctica del deporte más popular del país. “En 1955, se abrió el debate de continuar con el fútbol o no. El club no crecía porque se llevaba todos sus ingresos. Después de una larga lucha, se decidió sacarlo y se comenzó a juntar para comprar lotes linderos, se hizo el gimnasio, se empezó a practicar básquet y se dejaron atrás 16 años muy bonitos”, remarcó Camblong respecto al cambio brusco de rumbo que se tomó en los ’50.

“Hoy, contamos con casi cuatro mil socios de forma activa, pasan más de mil socios por día por nuestros gimnasios y natatorios y hemos hecho una innovación en la parte institucional que fue crear la escuela dentro de la institución”, agregó el expresidente sobre la actualidad propicia que transita Los Indios. El colegio Dr. Ginés de la Quintana comenzó a operar en el 2000 con nivel inicial. Tras diecisiete años, cuenta con primaria y secundaria en dos turnos a los que concurren alrededor de 1500 alumnos.

Por otro lado, el club cuenta con una de las mejores piletas climatizadas de Zona Oeste, y tiene más de 600 inscriptos entre natación recreativa, pileta libre y gimnasia acuática. “No participamos en torneos por ahora, pero la idea es que este año empecemos a competir de forma interna para después pasar a diferentes competencias que tenemos cerca del club. Ya está aprobado en comisión directiva”, anticipó Puchetta.

Otra de las disciplinas más solicitadas es el vóley, que se practica hace más de 25 años en el club. Con 240 chicas y chicos que lo practican a diario, adoptó un papel importante en la vida deportiva del club. “Tenemos un objetivo social primero. Incluimos a todos, de los más grandes a los más chicos, chicas y varones. Para nosotros, el vóley es uno sólo. Queremos que se conozcan y que vengan a ver cuando juega cada categoría. La herramienta de unión es el vóley y deseamos un ámbito familiar”, remarcó Andrés Rolari, coordinador de vóley, uno de los deportes insignia que utiliza Recreativo Los Indios para seguir estrechando lazos en todo el oeste bonaerense.

El más popular
Bajo la órbita de Los Indios, el básquet comenzó a jugarse en un playón abierto y poco a poco fue ganando terrero dentro y fuera de la cancha. Hoy, es el deporte más importante, el estandarte que carga con orgullo el club, con aproximadamente 500 atletas, entre hombres y mujeres, que lo practican semanalmente.

El equipo mayor masculino participa del torneo de Primera División de la Federación de Básquet del Área Metropolitana de Buenos Aires (Fe.B.A.M.B.A) y su máximo logro fue conseguir el ascenso a la antigua Primera Nacional B (denominado, desde 1992, Torneo Nacional de Ascenso) en 1989. Aquella gesta la logró con jugadores de renombre como el norteamericano Gregory Lee Guye, Jorge Leiva, Alberto Capilla y Sebastian Festa, quien sería campeón de la Liga Nacional con Boca en la temporada 1996/97 y que vestiría la camiseta nacional. El base regresaría para retirarse en el club y transformarse en ídolo blanquinegro.

El equipo mayor femenino, que milita en la segunda categoría de la Fe.B.A.M.B.A, se prepara para pelear el ascenso a la máxima categoría de la Liga Metropolitana en el microestadio Oscar Pérez, bautizado en homenaje al que fue el presidente más querido e ideólogo de la creación. Allí, se llevan a cabo los partidos de local y los entrenamientos de todas las categorías.

Entre los juveniles y las categorías menores, Los Indios albergan a más de 400 niños de entre 7 y 13 años. Flavio Ampuero, técnico de juveniles, dijo: “Los chicos vienen a aprender, es una etapa formativa, no buscamos que salga un Emanuel Ginóbili, buscamos integrarlos a través del deporte. El club brinda las herramientas necesarias para desarrollar el potencial que hay en ellos, pero lo importante es divertirse, al menos en esta etapa. Tenemos nenes que vienen desde muy chiquitos, se busca que conozcan el juego, la importancia no está en la competencia, está en los valores del deporte. Después, si tiene condiciones, mucho mejor, eso lo va a potenciar aun más”.  

El básquetbol mayor masculino y femenino de Los Indios se nutre esencialmente de la promoción de chicos y chicas del mismo club, lo que hace a la institución una de las integrantes de la Fe.B.A.M.B.A. con mayor cantidad de jugadores en la etapa formativa. Existe, además, el básquet recreativo, practicado por madres de chicos que participan en el club. Las “Chicas Superpoderosas” se entrenan semanalmente y participan de un torneo entre clubes del oeste de la Provincia de Buenos Aires. Por su parte, los padres también decidieron formar su propio equipo y, a pesar de no disputar ninguna competencia oficial y formal, juegan amistosos constantemente con sus pares de la zona.

Un salto a la educación

El 10 de marzo de 1997, se fundó el Instituto Dr. Ginés de la Quintana, propiedad del Club Recreativo Los Indios, que se encuentra lindero a la sede social en la calle Nemesio Alvarez 27 en el partido de Moreno. El colegio cuenta con tres niveles educativos: inicial, primario y secundario. Aproximadamente, mil quinientos chicos asistan diariamente entre los dos turnos.

Según el expresidente y socio vitalicio Edgardo Camblong, la idea de su creación nació a partir de observar que el Estado no podía cubrir completamente la necesidad de educar y formar a los jóvenes. Esa inquietud generó que Los Indios, luego de un largo debate societario, decidiera involucrarse y convertirse en una institución socioeducativa con orientación en Educación Física. La directora María Rosa Lembo dijo: “Sentir el gusto por el estudio, el deporte y la sana competencia es lo que tratamos de enseñarle a los chicos, nosotros somos responsables de inculcarle a los valores deportivos y académicos”.

El Ginés de la Quintana ofrece talleres deportivos de básquet, vóley y natación. Además, es la principal fuente de jugadores con la que se nutre el club para sus diferentes actividades, pues cada alumno es socio activo y tiene la posibilidad de practicar las disciplinas con descuentos en los valores.

Una paloma que vuela alto

En 2018, Buenos Aires será la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se llevarán a cabo del primero al 12 de Octubre. La competencia contará con participantes de 14 a 18 años, de 206 países y en 31 disciplinas diferentes. Digno de la serie formación deportiva que propone en sus deportes, el Club Recreativo Los Indios de Moreno tendrá su representante: Paloma Etcheverry.

A su corta edad, la judoka ya ostenta varios premios en su registro personal. Entre los más importantes, se encuentran los primeros puestos de la sexta edición de la Copa “Ciudad de Luján” y del Torneo de Clausura de Judo Bonaerense del 2014, en la categoría Infantil “B”. En 2015, participó del Campeonato Abierto de Judo, del Torneo “Copa Mikio Kawakita”, del Torneo Evita y del Sudamericano Infantil. El año pasado, logró subirse al podio en el Torneo Nacional que se llevó a cabo en Catamarca. Además, la Confederación Argentina de Judo la convocó para que sea la nueva integrante del seleccionado sub 18 que participará del próximo Torneo Panamericano.