fbpx Paro general y discurso del Rey: sigue la crisis española por Cataluña | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Internacionales //// 04.10.2017
Paro general y discurso del Rey: sigue la crisis española por Cataluña

En un escueto discurso el jefe del Estado omitió condolerse con las víctimas de la agresión policial y anunció que intervendrá las instituciones democráticas de Cataluña. Por Eduardo Vior. 

Por Eduardo J. Vior

En un mensaje muy esperado y cargado de expectativas que no cumplió, el rey Felipe VI, con gesto serio, tono tenso y mirada huidiza, cargó anoche contra los independentistas catalanes e hizo una defensa de la Constitución y de la "permanencia de España". "Estamos viviendo momentos muy graves, todos hemos sido testigos de los hechos que se han producido en Cataluña con la pretensión de que sea declarada ilegalmente la independencia", dijo el monarca, quien no hizo ni una sola referencia a las cargas policiales del pasado domingo o a un diálogo directo entre las dos partes. Por su falta de oportunidad y de sensibilidad democrática el habitante del Palacio de la Zarzuela ha dado una herida mortal a la unidad del Estado Español, que tanto dice defender, y ha comenzado a despedirse del trono.

El pueblo de Cataluña protagonizó ayer un inédito “paro de país” convocado por todas las organizaciones sociales, culturales y políticas de la región, combinado con una huelga general de las centrales obreras, para protestar contra la brutal represión policial contra los votantes que el domingo 1 se acercaron a votar sobre la independencia. En toda la comunidad hubo masivas manifestaciones pacíficas y los ciudadanos se cuidaron de no provocar a la Policía Nacional y la Guardia Civil mandadas por el gobierno central. 700.000 personas se congregaron anoche en el centro de Barcelona, para reafirmar su voluntad democrática y rechazar la represión del poder central.

Hasta el domingo pasado muchos catalanes no apoyaban la independencia unilateral de España ambicionada por las tres formaciones políticas en el gobierno de la Generalitat, pero la brutalidad represiva los persuadió de que Madrid carece de interés en dialogar. Indudablemente, la votación, el pasado 6 de septiembre, en la Asamblea Nacional Catalana de la Ley de Referéndum y de la de Transición hacia la República se realizó violando la Constitución española de 1978 y el orden legal. Fue una apuesta de los independentistas que les salió bien. El nacionalismo liberal catalán venía muy golpeado por los escándalos de corrupción y esta jugada limpió sus prontuarios.

También el gobierno central apostó a escabullirse de los procesos judiciales que aherrojan a muchas de sus figuras centrales y a la familia real mediante la agudización del conflicto. Mariano Rajoy y su ministro del Interior, Rafael Catalá, sabían que, al enviar las unidades antidisturbios a reprimir el referéndum catalán, las estaban autorizando a hacer lo que hicieron: golpear, violentar y arrojar al piso a mujeres y ancianos y disparar pelotas de goma prohibidas. No pudieron provocar reacciones violentas, porque el pueblo catalán actuó con un enorme civismo, pero quieren obligar a la Asamblea Nacional Catalana a declarar unilateralmente la independencia, para poder ocupar militarmente la región e implantar el estado de emergencia. A ellos también les está dando frutos su apuesta: los fachas que ayer cantaban “Cara al sol” en la madrileña rotonda de Cibeles así lo demuestran.

Las alternativas mediadoras son débiles. Pablo Iglesias tuiteó inmediatamente “como presidente de un grupo parlamentario que representa a más de 5 millones de españoles, le digo al Rey no votado: no en nuestro nombre”. El PSOE, en tanto, sólo ha echado de menos un llamado al diálogo, aunque sigue condenando el referéndum. Correctamente ha advertido el Partido Nacionalista Vasco que después de este discurso “Cataluña está un poco más lejos”. Alberto Garzón, por Izquierda Unida, en tanto, ya ha llamado a proclamar la República.

En el corto plazo el gobierno querría aplicar el art. 155 de la Constitución que lo autoriza a intervenir las instituciones autonómicas, tal como pidió Felipe de Borbón en su discurso. Sin embargo, para hacerlo necesitan una mayoría de dos tercios en el Senado y los socialistas todavía se niegan, no se sabe hasta cuándo. Entonces se van a dedicar a chicanear, para que los catalanes declaren unilateralmente la independencia. El cálculo puede cerrar hacia adentro, porque así van a movilizar a la derecha, pero la resistencia cívica catalana ya no puede ser más doblegada. El conflicto se prolongará y el caos en la región más rica de la todavía España hundirá la economía de todo el Estado. Tarde o temprano el poder central deberá aceptar la salida de Cataluña, a la que probablemente siga el País Vasco. Sería un milagro que el último de los Borbones no pague el precio de su torpeza, ceguera e insensibilidad. El Rey ha hablado ayer para despedir la unidad del Estado Español y despedirse él del territorio que considera su patrimonio.