Internacionales //// 06.07.2015
Ofensiva del Estado Islámico en Kobane: 200 kurdos asesinados

El enfrentamiento tuvo lugar en la provincia de Alepo, en un territorio reclamado por la población kurda. 

Por Guido Luppino
Kobane, ciudad situada al norte de Siria y perteneciente a la provincia de Alepo, forma parte del territorio reclamado por la población Kurda, el llamado Kurdistán. Hoy en día esta ciudad es el símbolo de la resistencia militar Kurda.
Pero a fines de Junio, entre los días 25 y 27, el Estado Islámico (EI) llevó a cabo una ofensiva sangrienta, a tal punto que más de 200 kurdos perdieron la vida, entre soldados y civiles. De igual manera los extremistas del islam no han podido quedarse con el control de la ciudad, ya que fueron expulsados por las fuerzas kurdas con el apoyo de la sociedad civil del lugar. Aclaremos que es una ciudad donde cerca del 90% de la población es de origen Kurdo, lo cual da a entender mejor porque representa un símbolo de resistencia.
¿Por qué el EI decidió atacar a los kurdos? Si bien la zona del Kurdistán sirio es parte de todo el territorio que pretenden los radicales islamitas para su Califato, la razón del ataque tiene una explicación mayormente coyuntural. Recordemos que hace menos de un mes hubo elecciones parlamentarias en Turquía, donde el partido que representa a la izquierda kurda (PKK) logró obtener buenos resultados obteniendo escaños en el parlamento. Sumado a esto, las tropas Kurdas situadas en el norte de Siria como así también los rebeldes árabes que buscan sacar del poder al presidente sirio, Bashar Al Asad, están avanzando lentamente hacia la ciudad de Raqqa, proclamada como la capital del Califato islámico.
El ataque perpetrado por el EI tiene varias intenciones: la principal es poder tomar la ciudad para pasar a controlar la frontera con Turquía, lo cual le quitaría fuerza a los kurdos entendiendo lo importante de la frontera para las provisiones. Logrando este objetivo, también estarían poniendo un freno al avance hacia la capital del Califato.
Si bien el accionar del EI no logró su objetivo final de apoderarse la ciudad, le fue de gran utilidad para asustar a la población Kurda. Aunque no contaban con el apoyo y la fuerza de la población civil de Kobane, que fue de vital importancia para resistir la ciudad y no verse obligados a abandonarla.
Estos días, y luego de algunas derrotas del EI, la lucha se encuentra concentrada en la ciudad siria de Al Hasakah, siendo un nuevo territorio tomado por el EI donde han hecho migrar a más de 100 mil habitantes que residían ahí.
Estos sucesos muestran la importancia de la sociedad civil. Los civiles kurdos, junto a las tropas militares, han podido frenar la entrada del EI a Kobane. Pero también los extremistas sunnitas tiene algún consentimiento de la población civil, al menos de los musulmanes sunnitas, quienes cansados de un régimen extenso y autoritario como el de Al Asad, apoyan a los extremistas considerando la posibilidad de que los sunnitas vuelvan a tener un lugar importante en la política de Siria e Irak.
El presidente turco, Recep Erdogan, que es acusado de apoyar al Estado Islámico, ya ha declarado que no permitirá la formación de un Estado Kurdo, palabras que no parecen refutar las acusaciones contra su gobierno.
Tendremos que seguir atentos con el papel de la población kurda, ya que está tomando mayor dimensión en la región, ya sea por la resistencia militar contra el Estado Islámico o por los buenos resultados electorales obtenidos en Turquía.