fbpx Río Negro: sin aplicar el protocolo de ILE, juzgan a una joven por homicidio | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Géneros //// 24.05.2019
Río Negro: sin aplicar el protocolo de ILE, juzgan a una joven por homicidio

"M es víctima de violencia de género y está internada bajo custodia policial en el Hospital de Bariloche porque se la acusa del homicidio de un bebé recién nacido. Creemos necesario hacer visible el panorama desde una perspectiva que deciden omitir los medios hegemónicos", expresó la Red de Apoyo a M a través de un comunicado. 

Fotografía de Majo Grenni
Por Red de Apoyo a M

La Red de Apoyo a M emitió un comunicado para dar a conocer la situación de una joven acusada de homicidio por presentarse en un hospital de Río Negro al correr riesgo su vida por un cuadro hemorrágico. Ahí se la criminalizó al violar su derecho a la confidencialidad y vulneró su salud integral al dar aviso a la policía. A continuación, el comunicado completo: 

"M es victima de violencia de género y está internada bajo custodia policial en el Hospital Zonal de San Carlos de Bariloche porque se la acusa del homicidio de un bebé recién nacido.

Motivades por la preocupación de que se haga justicia, poniendo en evidencia el entrecruce de violencias y vulneraciones que sufió por parte de su novio, del Estado (Hospital, policía, fiscalía), por los medios de comunicación y por un sector de la sociedad civil, creemos necesario hacer visible el panorama desde una perspectiva que deciden omitir los medios hegemónicos. 

Desde un comienzo expusieron la intimidad de esta joven, mujer, de sectores populares, víctima de violencia patriarcal desde un enfoque amarillista y misógino. 

Esta exposición y vulneración de su intimidad,  fue presentada por parte de la defensa al comienzo de la audiencia que se realizó el martes pasado. Debido a ello la jueza decidió que la prensa se retire, se preserven los datos identitarios de la joven y se eliminen los comentarios de lxs lectorxs en las notas periodísticas para evitar que se generen (pre)juicios por parte de la comunidad lectora. Esta orden no fue cumplida por los medios. En este sentido, debemos también denunciar el accionar de los medios de comunicación que continúan vulnerando sus derecho e incumpliendo con la orden justicial.

Esta chica, que no es una señora como se señaló desde la fiscalía sino una piba de 18 años, una piba de barrio, de un barrio popular, una piba mujer que no accedio a sus derechos de conocer sobre relaciones vinculares, sobre noviazgos violentos, sobre consentimiento. En definitiva, sin acceso a identificar las violencias machistas y por lo tanto sin poder salir de esa rueda de violencia que se genera en este tipo de vinculos sexoafectivos. 

A partir del acompañamiento feminista cercano que venimos realizando pudimos tener conocimiento de que fue víctima de todo tipo de violencias, empezando por la ejercida por quien fue su pareja, Facundo, sobre quien pesa una denuncia realizada por la familia cuando ella era menor de edad. La denuncia fue realizada por el miedo a que Facundo vulnere su integridad física, psíquica y emocional.

Este caso es uno más de los ejemplos en que se observa la falla de los mecanismos estatales respecto al abordaje en casos de violencia. En aquel momento se había resuelto que ella tenga un acompañamiento social pero el mismo nunca se efectuó.

Facundo la violentó física y psicológicamente y su experiencia con él fue traumática. La situación se agravó cuando él comenzó a utilizar al hijo que tienen en común para amedrentarla y someterla mediante amenazas que ejercía respecto a que se lo quitaría. Esto es una clara expresión de violencia psicológica. 

También hablamos de violencia estatal a través de sus instituciones, como el Hospital Zonal, la policía y la fiscalía mediante hechos muy atroces que se ejercieron aprovechándose, una vez más, de una piba socialmente empobrecida. Vulnerando sus Derechos Humanos y sin ajustarse al debido proceso judicial que se debe respetar para una intervención policial sujeta a derecho.  

El Hospital la criminalizó al violar su derecho a la confidencialidad y vulneró su salud integral al dar aviso a la policía cuando ella se presentó espontáneamente al correr riesgo su vida por un cuadro hemorrágico.

La policía la hostigó y procedió sin orden judicial. Este accionar fue convalidado por la fiscala Betina Cendón, quien además de negarle su derecho a no testimoniar, procede con un allanamiento ilegal que continúa hasta la madrugada sin presencia del/la juez/a interviniente como establece la constitución provincial. Además de haber encarcelado a una persona con un grave estado de salud por hemorragia en un calavoso, lo que empeoró su estado de salud por lo que tuvo que ser trasladada y hasta el día de hoy permanece hospitalizada. Además de la presión ejercida por la ficalía para realizar una audiencia en que este presente con el único móvil de imputarla sin contemplar su salud.

Todo esto se encuadra en una coyuntura de restricción de derechos. 

Si bien, en el territorio que habitamos se aplica el Protocolo para Interrupción Legal del Embarazo, sabemos que el acceso a esa información es restringido, ya que a la misma se accede mediante canales que están vedados para muchos cuerpos con capacidad de gestar, como es el caso de M.

Por otro lado, además del no acceso a la información ella hubiera estado en condiciones de decidir debido a que por el gran temor hacia su novio, quien manifestaba no querer otro embarazo, presentaba una negación psiquica del mismo. 

Por todo esto es que enmarcamos este caso dentro de los tantos que tenemos para enumerar violencia de género. Violencia negada por completo por los medios de comunicación, sedientos de morbo y sensacionalismos. 

Creemos fundamental que se hable de esto y se siga de cerca el accionar de la justicia, que ya se comprometió a resolver el caso con perspectiva de género como manifestó la Jueza de Garantías Romina Martini, destacando que es una obligación proceder con esta persectiva según surge de la Ley Micaela y el fallo "Carus" del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro. 

Por último, pero no menos importante, queremos compartir la preocupación, desde la red de apoyo, sobre la supuesta inocencia de Facundo, ya que todo esto se da en un contexto que no podemos dejar de visibilizar, el contexto patriarcal. Esto explica el por qué no se cuestiona y se invisibiliza el accionar de Facundo. Como suele suceder, todos los focos estan puestos en ella y él está fuera de cuestionamiento (se lo presenta como colaborador y está en libertad, mientras ella está internada en la sala post parto bajo custodia policial, por eso nos interesa visibilizar esa invisisbilización de su rol sólo por ser un varon heterosexual. 

Es importante redoblar el acompañamiento feminista en la audiencia que será a partir de las 10hs de hoy en John O' Connor y Costanera, Juzgado Provincial de Río Negro. Ya que la comunidad antiderecho convoca a la misma para presionar a la justicia.

VIOLENTADA SISTEMÁTICAMENTE POR SU NOVIO, POR EL ESTADO, POR LOS MEDIOS AMARILLISTAS Y MISÓGINOS Y POR UNA PARTE DE LA SOCIEDAD. 

QUE LA JUSTICIA ACTÚE CON PERSPECTIVA DE GÉNERO. 
EXIGIMOS LA LIBERTAD DE M Y EL RESPETO A SUS DERECHOS HUMANOS.

RED DE APOYO A M".