Géneros //// 01.11.2018
La Plata: denuncian otro ataque y secuestro a una joven en "la zona roja"

Testigos presenciaron el martes pasado el secuestro de una joven en las cercanías de la Plaza Matheu. Se trata del último caso de, al menos, tres secuestros en la capital de la provincia de Buenos Aires.

Foto Marcelo Javier Moreno

Durante la madrugada del 30 de octubre pasado, tres personas fueron testigos de lo que se sospecha fue el secuestro de una joven en las inmediaciones de la plaza Matheu, en la ciudad de La Plata (Av 1 y Av 66). Los testigos vieron a una mujer joven que intentaba escapar de un auto en movimiento y pedía a gritos ayuda. El vehículo en cuestión era un Renault 19 con cola gris y vidrios polarizados. La víctima iba en el asiento trasero junto a un hombre que la redujo en dos oportunidades a golpes, mientras el conductor dirigía el auto hacia 1 y 67  y escapaba a toda velocidad. El lugar en el cual ocurrió el hecho es parte de "la Zona Roja" de la ciudad bonaerense. Los hechos sucedieron en la misma zona que ocurrieron otros dos de público conocimiento: el de Johana Ramallo y el de otra joven aún sin identificar.

Quienes fueron testigos del hecho, corrieron el auto pero no lograron ver la patente, se dirigieron a la garita de seguridad de la plaza para pedir ayuda. Allí se encontraba un agente de la policía que comunicó el hecho por radio, pero aclaró que no había móviles disponibles, y les comentó que todas las cámaras de seguridad de la plaza y de la calle 1 estaban fuera de funcionamiento, incluida la del cajero automático de 1 y 67. El agente municipal que se encontraba de guardia junta al oficial de policía preguntó si “la piba estaba trabajando” y tuvo el desafortunado comentario de que “si estaba trabajando es distinto, hay que atenerse a las consecuencias”. Las tres personas que vieron el hecho realizaron varias llamadas al 911, en dos oportunidades los atendieron, pero la llamada se cortó. Se quedaron en la plaza a pesar del riesgo que estaban corriendo, esperando un móvil policial que nunca llegó.

Al día siguiente iniciaron el periplo de la justicia. En la Fiscalía de La Plata no les quisieron tomar la denuncia y los derivaron a la DDI. En la DDI los derivaron a la comisaría 9ª de La Plata que fue donde finalmente les tomaron la denuncia. Antes de radicar la denuncia el oficial que los atendió hizo una llamada y los hicieron esperar alrededor de 20 minutos, apareció una oficial de rango superior que supervisó la toma de la denuncia y dijo que tenía conocimiento del caso, tal vez por la radiollamada realizada por el agente de la garita de la plaza.

No se trata del primer caso de estas características en los últimos tiempos. El pasado 2 de septiembre pasado varias personas fueron testigos de lo que fue el secuestro de otra joven en la Av 122 y 64, Berisso. El que lo presenció intentó dar con el último paradero de la camioneta Volkswagen Caddy blanca con caja cerrada donde la llevaban perdiéndola de vista en la Av 122 y 60. Más tarde, dos personas vieron pasar a la misma camioneta por las inmediaciones del Bosque. Entre las 3 lograron radicar la denuncia en la DDI, luego de haber sido derivados por Fiscalía.

Cabe recordar que el 26 de julio de 2018 se cumplió un año del secuestro y desaparición forzada de Johana Ramallo en la ciudad de La Plata. Vista por última vez en la Av 1 y calle 63, solo a tres cuadras del último caso conocido. Su madre, Marta Ramallo, es amenazada desde aquel momento por agentes policiales. A pesar de que su carácter de testigo protegido en una causa de trata de personas obliga al estado a brindarle custodia policial, su casa fue baleada el sabado pasado por la madrugada.