Géneros //// 28.05.2019
Aborto: "Vamos a insistir con un proyecto que tomó muchos de los temas que se debatieron"

La diputada nacional por el Movimiento Evita, Araceli Ferreyra, compartió con APU sus impresiones ante esta nueva presentación del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso.

Por Araceli Ferreyra
Foto de Soledad Aznarez

Nuevamente se va a derramar la marea verde, el glitter, el bombo, la alegría y la diversidad. Van a presentar el octavo proyecto para eliminar esa rémora de la época de las carretas que nos penaliza sólo a las mujeres por practicar abortos. En un país donde el aborto sigue siendo candestino, las mujeres seguimos abortando, y hemos llegado a un punto de consenso trascendental. El año pasado hemos logramos media sanción en Diputados y nos faltaron sólo cinco votos en el Senado. Allí la Campaña nunca había presentado el proyecto, y había muy pocos senadores que alguna vez habían presentado su proyecto. Así que haber logrado esa enorme cantidad de votos de senadores y senadoras pese a que no se habían dado ya ni debates en el recinto ni en las comisiones es importante. 

Cinco votos es la diferencia que tenemos para legislar para el futuro, pensando que nuestras hijas o nietas no tengan que abortar y si lo hacen no lo tengan que hacer en clandestinidad. Tengo amigas muertas en abortos clandestinos. Este feminismo ha venido, no solo a replantear los debates parlamentarios, sino las formas mismas de la representación democrática. Exige que los temas que son urgentes tengan un tratamiento acorde a los tiempos y estándares más avanzados de democracia. 

Otra vez vamos a insistir, con un proyecto que tomó muchos de los temas que se debatieron. Se quitó la objeción de conciencia, que pretendíamos regular para proteger a los profesionales que no quisieran practicar abortos y para garantizar los derechos de las mujeres y personas con capacidad de gestar que demandan las prácticas de interrupción del embarazo. Como no se logró consenso decidimos no incluir eso en el proyecto. 

El esquema siguen planteando que se pueda resolver libremente con la sola decisión de la persona con capacidad de gestar sobre su embarazo hasta la semana 14. Mantener el sistema de causales, en casos de violación y riesgos de salud, con una redacción que evite los entuertos judiciales que se habían armado desde ciertos sectores fundamentalistas y que se tomen los encuadres internacionales de la Organización Internacional de la Salud. 

Sí hubo modificaciones en el caso de la inviabilidad fetal, después de la campaña insidiosa en relación con fetos que preanuncian una discapacidad. Nada más lejano a nuestras intenciones y de nuestro sentir. Aunque de última somos las mujeres las que nos encargamos de criar con el mismo amor a nuestros hijos, sobre todo frente a un Estado que nos quita pensiones para mantener las capacidades especiales, somos la mujeres las que ponemos el hombro en esa situación. Tomamos varios de los planteos y hubo modificaciones para que sea indubitable. Lo que se busca es evitar que una mujer pueda llevar adelante un embarazo de nueve meses cuando se determina la inviabilidad de ese feto.

Con esas modificaciones el sondeo parlamentario va a ser superior. Así que a esos cinco senadores que no se animaron a votar o los legisladores que dijeron estar a favor pero que, producto de los escraches de sectores fundamentalistas, no lo hicieron; les decimos que en esta nueva etapa de discusión parlamentaria voten de acuerdo a sus convicciones. Que dejen de lado todo ese tipo de presiones antidemocráticas, y que entiendan que las mujeres tenemos derecho a tomar nuestras propias decisiones, con soberanía sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Y que no puede ser que se siga con la clandestinidad que condena a que las mujeres tengan que hacerse un aborto en condiciones inseguras. Y que si una mujer tiene plata pueda hacerlo en la clínica San Camilo, pese a que es confesional. 

Estamos orgullosas y mi corazón feminista late orgulloso porque mi candidato a presidente se pronunció a favor de la despenalización y la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Claro que podemos discutir el cuando, si no es ahora en este año parlamentario será después durante su presidencia. Así que como siempre decimos las feminacidas: educación sexual para decidir; anticinceptivos para no abortar; aborto legal, seguro y gratuito en cualquier lugar para no morir.