fbpx Gualeguaychú eliminó la elección de reina del Turismo para luchar contra la violencia de género
Géneros //// 25.11.2016
Gualeguaychú eliminó la elección de reina del Turismo para luchar contra la violencia de género

La decisión fue comunicada por el municipio de Gualeguaychú: “En este tipo de concursos de elecciones de la Reinas, se alimenta una imagen de la mujer como objeto, cosificada por la mirada social”. 

 
Por Redacción APU
El gobierno de Gualeguaychú tomó la determinación de eliminar los concursos de belleza con el objetivo de acompañar la lucha contra la violencia de género. El comunicado oficial expresa el rechazo a estos certámenes debido a que “se margina con estos sentidos las luchas por el respeto y por la igualdad de la mujer”.
“Creemos resulta necesario transformar los significados sociales negativos que cosifican a la mujer en tanto objeto de consumo, y así también en función de la legislación vigente en materia de género”, sostiene el comunicado del municipio gobernado por el kirchnerista Esteban Martín Piaggio.
En lugar de una reina de belleza, Gualeguaychú elegirá a dos ciudadanos o ciudadanas que se destaquen por su trayectoria, sensibilidad social, por su cultura general y por el conocimiento de la ciudad, ya sea que desarrollen actividades deportivas, artísticas o solidarias.
Los concursos de belleza también se eliminaron en Chivilcoy donde el Concejo Deliberante legisló sobre la temática. En septiembre de 2015 Villa Gesell se convirtió en el segundo municipio en tomar la decisión. Villa La Angostura, Puerto Madryn y Junin son otras de las localidades que resolvieron no realizar este tipo de concursos por considerarlos sexistas y discriminatorios.
Son muchos los casos en los que se demuestra la violencia ejercida en los concursos de belleza: a Tamara Fernández, Reina Miss Mundo Neuquina, le sacaron el premio por ser madre de una nena de dos años; a Serena Liechti, una joven formoseña, no la quisieron inscribir como candidata a reina por ser "gordita". Así, son variadas las demostraciones de que los concursos de belleza cosifican y ubican a la mujer en un lugar de consumo guiado por estereotipos de mercado.