fbpx Paco Urondo, una biografía | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Fractura //// 28.12.2019
Paco Urondo, una biografía

Pablo Montanaro, autor de Paco Urondo. Biografía de un poeta armado, revela aspectos poco conocidos del escritor santafesino asesinado durante la última dictadura militar,  y a quien honramos con el nombre de esta Agencia. Aquí compartimos algunos aspectos de esta obra imprescindible.

Por Miguel Martínez Naón

 

Pablo Montanaro es periodista y poeta, actualmente reside en Neuquén, y ha escrito numerosos libros dedicados a extraordinarios escritores argentinos, tales como Osvaldo Soriano: los años felices en Cipolletti Roberto Arlt: el arte de inventar, entre otros. Su último libro Resplandor de Madres está dedicado a las Madres de la filial Neuquén y Alto Valle.

Sin duda uno de sus libros que ha logrado mayor trascendencia en estos tiempos es Paco Urondo. Biografía de un poeta armado (Bärenhaus, 2018). Dada la enorme devoción que Paco despierta tanto en el campo literario como en el ámbito de la militancia, y desde esta Agencia que lleva su nombre, resulta imprescindible dar a conocer algunos aspectos de esta obra biográfica.

En su prólogo Montanaro cuenta que escribió con la intención de “recorrer su vida, sus pasiones, sus creaciones, sus sueños de un mundo mejor por el que dio la vida” y advierte que estuvo lejos de “analizar sus obras literarias y mucho menos sus decisiones y acciones”. La vida de este poeta queda plasmada en estas páginas desde su nacimiento hasta aquel 17 de junio de 1976 en que cae asesinado por un grupo de tareas en Guaymallén.

Su infancia en Santa Fe junto a Beatriz (su hermana menor) armando obras de teatro, disfrazándose y bailando flamenco; sus inicios como titiritero en el retablo del joven Fernando Birri; su paso por el grupo Poesía Buenos Aires y sus primeras publicaciones; su acercamiento a la política desde el frondizismo y el nacimiento de sus dos primeros hijos; su trabajo como periodista, guionista y dramaturgo en el universo artístico de un Buenos Aires tumultuoso y seductor; sus viajes a Cuba, el tiempo vertiginoso en que comienza a formar parte de las organizaciones armadas (las FAR primero, y su posterior fusión con Montoneros) las acciones guerrilleras (el copamiento de la ciudad de Garín, entre otras) la cárcel y su posterior liberación, su responsabilidad al frente del diario Noticias, su escritura en medio de todas estas tareas y el golpe militar; su relación con Alicia Raboy; la más que cuestionada sanción que recibe por parte de la conducción nacional de Montoneros y su posterior traslado a Mendoza, son algunos de los pasajes más potentes de esta biografía.

Resultado de imagen para Paco Urondo. Biografía de un poeta armado.Mención aparte merece el capítulo dedicado a las últimas horas del poeta, por su brutal precisión y el arduo trabajo del autor en recopilar todos los testimonios. Se puede constatar en él la efectividad y el ensañamiento con que los militares organizaron aquel operativo. Como ya se sabe, aquel día (repasando de forma muy resumida lo que sucedió) Paco se dirige en coche a una reunión junto a Alicia y la compañera Renee Ahualli. Llevan con ellos a Ángela, su hijita de meses. Son perseguidos varias cuadras a la redonda por las fuerzas represivas, tratan de resistir con las pocas armas que tienen hasta que finalmente son rodeados. Las mujeres huyen con la beba, la dejan en brazos de un señor que se encontraba contemplando todo, y Paco es brutalmente golpeado y acribillado. A Alicia la secuestran, se apropian de la beba y Renee, la turca, logra huir y sobrevive (ella finalmente es la que presta testimonio de todo esto). Como ya señalé este capítulo está narrado magistralmente y resignifica en la caída de Urondo la metodología brutal de los genocidas para capturar a los compañeros.

En el 2011 fueron juzgados y condenados a cadena perpetua los cuatro genocidas que participaron de este asesinato. Quedan para el final los detalles de este proceso judicial y lo que significó para Ángela recuperar su identidad y reencontrarse con el resto de su familia.

Este libro es un acto de justicia en sí mismo. Despeja dudas y despierta discusiones que aún no han sido saldadas. La narración se entrelaza con el testimonio de familiares, amigos, compañeros de militancia, intelectuales y artistas. Hablan entre muchos otros Ernesto Jauretche, Noé Jitrik, Lilia Ferreyra, Alberto Szpunberg y Horacio Verbitsky.

Paco Urondo es aquel poeta con quien nos hubiese encantado tomar unas buenas ginebras en el Bajo, y a la vez es aquel militante de pensamiento marxista y de pocas palabras que se involucró hasta el hueso en las filas del peronismo revolucionario por la liberación de la patria. Uno de los grandes hallazgos de Montanaro es resaltar no sólo su coraje a la hora de combatir, sino también su enorme capacidad de Oficial Primero, para planificar y dirigir una serie de operativos que en su momento resultaron de alto impacto. También pone en conocimiento el testimonio de muchos escritores e intelectuales que rechazaron de plano el compromiso que este escritor asumió y abandonaron de una u otra forma el contacto con él. Algunos (David Viñas y Roberto Cossa, entre otros) lo critican duramente.

Su nombre e imagen se ven reflejados en todas las marchas y en los murales de los barrios humildes. Varios centros culturales y bibliotecas llevan su nombre, y su ejemplo de honestidad sigue incomodando tanto a quienes escriben desde su propia burbuja cual principitos en pequeños planetas, como a aquellos cuadros políticos que desprecian a todo aquel intelectual que suma ideas, formación y pensamiento crítico a los procesos de transformación.

Susana Cella puede expresarlo mejor que nadie en el prólogo a la Obra poética de Urondo: “imprimió a toda su obra una elegancia y precisión sustanciales, que muestran acabadamente el logro de una voz poética inconfundible. El irrenunciable amor a la vida no cesa de reaparecer aun en los momentos más terribles, en los que no dejó de escribir con inmensa lucidez”.

Paco Urondo. Biografía de un poeta armado, es lo mejor que uno puede leer para acercarse a la vida de un hombre que puso su brillantez y su coraje a disposición de su pueblo, y también para desembarcar en un época de gran apasionamiento. Para que no decaiga su imagen en la bandera resulta imprescindible hoy más que nunca conocer su obra, leerla, y abrazar al poeta, periodista, narrador, dramaturgo, que fue y es Francisco Paco Urondo. Este libro puede ser un gran arranque para conseguirlo.