fbpx Futurock celebró su primer Premio Novela y la ganadora es María Belén de las Mercedes Longo | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Fractura //// 23.11.2019
Futurock celebró su primer Premio Novela y la ganadora es María Belén de las Mercedes Longo

El miércoles 20 de noviembre en el espacio Complejo Art Media, Futurock premió a la autora de “Donde mueren las mariposas”. La novela fue seleccionada en primer lugar entre más de 400 propuestas que llegaron a concursar. Por Agustín Pisani.

Fotos: Futurock.fm

Por Agustín Pisani

 

Salir por arriba del laberinto

Un medio que viene a poner en crisis lo establecido, pone una radio digital, pero elige publicar libros de modo tradicional y eso, hoy por hoy, también es ponerse al frente en sensibilidad, en escucharse en comunidad. La diversidad como unidad básica de la comunidad.

Para entender por qué existe Ediciones Futurock, Federico Vázquez (cofundador de Futurock) contó dando inicio a la velada, que el proyecto nació luego de que muchas y muchos colegas de la radio Nacional Rock fm 93.7 quedaran cesantes de un espacio que supieron conseguir (cariños a Hernán Lombardi).

Por ese desplazamiento y por la necesidad de seguir generando una voz diversa, que ponga en cuestión a la hegemónica, es que aparece este medio de comunicación. Un espacio que, en épocas de cerco mediático y de crisis generalizada visibilizó y encarnó una conglomeración de injusticias y voluntades para conquistar derechos o para dar esperanzas. Por eso, junto a Julia Mengolini, quien tomó la palabra como, cito a Federico Vázquez, “jefa espiritual” de la colectividad Futurock, fundaron un medio que ya no sólo tiene algo para decir, sino también, para hacer.

Foto: Federico Vázquez

Y un día apareció Futurock Ediciones

Julia comentó cómo surgió su idea de llamar a concurso, tras leer una novela inédita de su cuñada. Imaginó que habría muchas letras que quedan por fuera del sistema, que no llegan a imprimirse, que no corren la suerte de ser “publicables”. Propuso entonces que se haga un llamado, una premiación para aquella persona que ya tiene su obra, pero quizá le falten otras herramientas, o para quien simplemente se juegue a trabajar en una novela.

De eso se trató en esencia el premio. De autores y autoras animándose, de avanzar sobre la duda y compartir con un grupo de lectores impresionantes. Cabe destacar, tal como la hizo la coordinadora general del premio, Gabriela Borrelli Azara; quien, además de coordinar la juraduría previa, colaboró con la organización general.

La prejuraduría estuvo compuesto por: Nicolás Tomasi, Javier Roldán, Boris Katuranic, Maria Elvira Woinilowicz, Diego Tomasi y Gabriela Borrelli Azara. Recibieron 467 novelas. De ese número quedaron únicamente 15 trabajos destacados.

La primera mención además de ser señalada, recibió la posibilidad de ser editada desde el sello Ediciones Futurock que ya lleva tres títulos publicados: Lecturas Feministas, de Gabriela Borrelli Azara, Bimbotiquin, de Virginia "Srta Bimbo" Godoy, Macrisis, de Alfredo Zaiat y la que estaría por concretarse Enojate hermana, con autoría de Malena Pichot.

Foto: Julia Mengolini

Es la comunicación, pavotes

Ediciones Futurock, además de premiar con 100.000 pesos a la ganadora y ofrecerle editar su novela, maneja unos de los cánones de mayor igualdad con sus autoras o autores. Reparte el 50% de las ganancias para ambas partes. Esta lógica, que desafía a la establecida por la mayoría de las editoriales, demuestra que hay otras formas posibles. Este modo, da cuenta esencialmente, de la identidad de Futurock. El medio se autogestiona de manera tradicional, vía pautas, pero sumó la coparticipación de socios y socias quienes le dan voz legítima a su proyecto, ya que este no está atado a aportantes oficiales o poderes concentrados. De allí su potencia y su grosor, de tomar viejas formas y sumarle nuevas posibilidades.

Foto: Gabriela Borrelli Azara

“Donde mueren las mariposas”: la victoria siempre es colectiva

El premio es para Donde mueren las mariposas, para María Belén de las Mercedes Longo, pero también lo es para la literatura. Este premio son muchos a la vez. Es el premio a escribir, a abordar desde otras voces; pero también es un incentivo, un propiciador, una manera de apoyar, de articular con la comunidad escritora.

La obra que logró sobresalir, lo hizo por las siguientes virtudes que esbozó Mariana Enríquez: “Y, finalmente, la gran ganadora de la noche fue María Belén de las Mercedes Longo con su novela Donde mueren las mariposas, por su prosa contundente que plantea un mundo dentro del género de la novela negra que rompe con los cánones incorporando una heroína-investigadora fuerte, feminista y singular, inspirándose en un caso real sin recurrir a sentimentalismos y resoluciones fáciles, pensando la complejidad de temas de actualidad en Argentina y en la región pero, aún así, respetando las reglas del género que eligió”.

María Belén tomó el micrófono, emocionada, para agradecer y compartir su victoria asegurando que ese triunfo fue el de un grupo de gente. Personas que la rodearon, amigas que le disiparon sus dudas, familiares que la rodearon y por supuesto, el trabajo dedicado a escribir lo mejor posible. Sus palabras fueron directas, sentidas, llenas de entusiasmo y de responsabilidad.

Foto: María Belén de las Mercedes Longo

La mejor juraduría del ala oeste de la galaxia

Las menciones especiales se las llevaron Damajuana Western, de Federico O Daneri, “por la multiplicidad y originalidad de sus registros, porque construye un universo poderoso con el imaginario de San Juan recuperando historias, leyendas y voces tradicionales y también contemporáneas y por la vitalidad de su prosa”.

Sobre mi cadáver, de Pablo Biffi, “porque construye ternura aún entre el fango y la sangre de la selva colombiana y su guerra interminable entre el ejército y la guerrilla, porque tiene el logro singular de narrar una fábula rosa en el marco de la violencia política”.

Las muertes de Sánchez Monroy, de Martín Biramontes, “porque narra una relación padre-hijo en el marco de las economías precarias contemporáneas de Latinoamérica, porque aborda problemas urgentes como las iglesias evangélicas y su relación con la sociedad, y porque logra hacerlo con suspenso policial, ritmo y buena prosa”.

La primera mención y la segunda obra que será publicada fue Lo que nos queda del amor, de Juan Cruz Bergondi Mattarozzi: “por la sofisticación de su prosa, la profundidad de las referencias, porque es un texto minimalista sin dejar por eso de ser un texto complejo y por su voz autoral sorprendente y original. Porque trata el tema del duelo y del amor de las relaciones entre hermanas, de las relaciones familiares y sociales y de la maternidad con inteligencia y sin renunciar a un contexto local relacionado al mundo del trabajo y el mundo de las mujeres desde un punto de vista pocas veces frecuentado”.

Foto: Juan Diego Incardona, Mariana Enriquez y Gabriela Cabezón Cámara

 

Colectivo para bancar la parada

La autogestión y la práctica de descentralizar el poder en el micrófono para compartirlo con los auriculares, hace que la sociedad Futurock, haya crecido a pesar y a partir del macrismo. Lo que surgió como oposición empezó a cobrar fuerza desde la semejanza entre sus participantes que lejos de dividirse entre emisores y receptores tradicionales comenzaron a activar desde ambas partes. Este medio que empezó como una radio y ahora cuenta con sello discográfico Goza Récords (cocreado con Barbi Recanati), más alguna transmisión televisiva (cobertura de las elecciones presidenciales) y esta apuesta editorial, deja en claro que los esquemas están para ampliarse y que hay otras posibilidades, nuevas formas de recorrer un conocido camino, pero con una conducción y desarrollo diferentes.

La premiación no fue de esas celebraciones con olor a naftalina, a saco y corbata, fue la reunión de personas que colectivamente apuestan a aportar una perspectiva otra en tiempos en donde la voz oficial, se impone como la única. El triunfo es contar con Gabriela Cabezón Cámara, Juan Diego Incardona y Mariana Enriquez para que laburen en conjunto y se elija desde una óptica más literaria y política sin que se caiga en la bofetada de festejar al que replique fórmulas consagradas.

Es fundamental que existan este tipo de movidas ahora y siempre, que se fomente colectivizar producciones escondidas, empujar a que se completen novelas en proceso de construcción, que se agite en todo caso la ficción. Porque como ya sabemos la realidad tiene base de ficción y este medio es finalmente, una manera de escribir otra realidad.