fbpx Los mejores videojuegos de PC de la década (2010-2019) | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 28.12.2019
Los mejores videojuegos de PC de la década (2010-2019)

La década que llega a su fin en unas semanas ha sido de las mejores en la historia del gaming. En los últimos 10 años tanto la industria cómo la comunidad crecieron a pasos agigantados, sumando tanto cantidad de títulos cómo nuevos jugadores. Repasamos algunos de los mejores juegos que salieron en PC en estos últimos años.

Por Agustín Mina

Estos últimos 10 años estuvieron marcados por la consolidación de nuevos géneros, la masividad del online y algunas de las mejores experiencias que se hayan producido en la historia del medio. Repasamos juntos lo mejor que tuvo la década para computadoras y te invitamos a dejarnos tus elegidos en los comentarios.

10. Control (Remedy Entertainment, 2019)

Remedy llegó este año con una apuesta muy innovadora: Control. Con una estética muy bien lograda, una ambientación muy inmersiva y la novedad, entre otras cosas, de poder destruir cualquier cosa en el entorno, Control se posiciona como uno de los mejores juegos del año (el medio especializado IGN lo eligió su juego del año). En el juego seguimos la historia de Jesse Faden, que llega al cuartel general del Bureau de Control buscando respuestas. A partir de ahí la trama tiene un giro sobrenatural y vira hacia una especie de thriller psicológico. Averiguar la verdad sobre tu pasado es una gran excusa para pelear contra todo tipo de criaturas y jefes finales bastante desafiantes a base de armas y poderes mentales con los que destruir todo a tu paso.

9. Batman: Arkham City (Rocksteady, 2011)

La saga Batman Arkham de Rocksteady es responsable de dos grandes cosas: hacer el primer buen videojuego de Batman y romper el estigma de que los videojuegos basados en personajes que ya existen por fuera son mediocres. Batman Arkham Asylum tomó por sorpresa al mundo en 2009 con un gran videojuego sobre el personaje de DC. Dos años después, la desarrolladora redobla la apuesta con Arkham City, un juego más grande, ambicioso y que resultó incluso mejor que su predecesor. La historia comienza con un Bruce Wayne atrapado en medio de un motín en la Ciudad de Arkham. Batman deberá recuperar el control de la ciudad de mano de los presos más peligrosos de Ciudad Gótica. El juego trae un mapa más grande, libertad para explorar y la posibilidad de jugar con otros personajes además de Batman; además de una galería de villanos renovada con el Joker como protagonista, interpretado por Mark Hamill como frutilla del postre.

8. Resident Evil 2 Remake (Capcom, 2019)

La saga Resident Evil tiene una historia repleta de altas y bajas. Algunos de sus juegos son de lo mejor que nos ha dado la industria, otros en cambio son de los peores. La remake de Resident Evil 2 (1998) forma parte del primer grupo. Esta nueva entrega trae lo mejor del juego original, con una vuelta al survival horror: el terreno hostil, la escasez y los puzzles, pero adaptadas a las mecánicas de los últimos juegos y adornado con unos gráficos que quitan el aliento.

Lo último de Capcom supo traer la nostalgia al 2019 adaptando uno de los juegos más queridos por los fans de forma magistral. Esta hazaña le aseguró un lugar en la lista, pero más importante aún, le dio nuevo rumbo a una saga que parecía perdida.

7. Bioshock Infinite (Irrational Games, 2013)

Una de las sagas más importantes de la década pasada volvió en 2013 con una tercera entrega: Bioshock Infinite. De la mano de Ken Levine, creador del juego original, Bioshock Infinite nos saca de las profundidades de Rapture para llevarnos a la ciudad de las nubes, Columbia, a donde nos dirigimos en búsqueda de Elizabeth, una joven que quedó en la historia como una de las mejores compañeras que hayamos tenido en un videojuego. El juego cuenta con una trama magistral que mezcla críticas y reflexiones sobre la sociedad con unos giros de guion totalmente inesperados. A esta fórmula, y sobre todo en esta última entrega, se suma una jugabilidad frenética y dinámica que no da respiro y nos mantiene atornillados a la silla hasta llegar al final; que dicho sea de paso es uno de los más impactantes de los que personalmente tengo memoria.

6. The Banner Saga (Stoic, 2014)

Una joya oculta de tres desarrolladores que abandonaron Bioware para desarrollar su propio juego. The Banner Saga fue posible gracias a las donaciones de la gente que aportó a la campaña de kickstarter, recaudando USD723.886 de 20 mil personas. El resultado es un mix de juego de combate por turnos en un tablero con elementos de novela visual en la que el jugador elige opciones durante los diálogos y toma decisiones que afectarán la historia, lo que en ocasiones determinará, por ejemplo, si un personaje vive o muere. A esto se le suma también la administración de la caravana en la que viajamos. Tendremos que hacer que la comida dure hasta la siguiente ciudad si no queremos tener una baja en la moral del grupo, lo que traerá consecuencias tanto para el combate como para la historia.

Todo esto adornado con un diseño artístico increíble, con una estética vikinga que rompe los lugares comunes de orcos y elfos. Un mundo basto, con su historia, sus diferentes culturas, razas y unos personajes con los que es imposible no simpatizar.

5. Hollow Knight (Team Cherry, 2017)

Hollow Knight es otro de los grandes indies de la década. También financiado, aunque parcialmente, por donaciones de los usuarios en kickstarter, el juego logró lanzarse en febrero de 2017. La historia gira alrededor de un caballero en una búsqueda para descubrir los secretos del largamente abandonado reino de los insectos de Hallownest. Hollow Knight pertenece al género Metroidvania (llamado así por la combinación de los nombres de sus máximos exponentes: Metroid y Castlevania), un género de plataformas no lineal en el que el jugador cuenta con un mundo para explorar de forma limitada en tanto que debe conseguir los poderes o herramientas necesarias para poder explorar zonas antes inaccesibles. El juego, a su vez, trae elementos de la saga Dark Souls, ya que, al morir, el jugador pierde su “alma” (que contiene todo el dinero que tuviera al momento de su muerte) la cual puede recuperar volviendo al lugar de su muerte y enfrentando a su espíritu.

Hollow Knight destaca por su estética sombría de un mundo de insectos subterráneo, su banda sonora que acompaña a la perfección y la particularidad de su exploración, que nos pone en los zapatos de un cartógrafo, explorando a ciegas para ir completando el mapa.

4. Life is Strange (Dontnod Entertainment, 2015)

La década del 2010 vio la vuelta de las aventuras gráficas, aquel boom de los 90 cuyos máximos exponentes fueron leyendas como Monkey Island o Grim Fandango. El género se reinventó para esta nueva etapa, corriendo el foco de los puzzles a las historias y sus personajes. Es en este contexto que surgen juegos como Life is Strange, donde el eje está puesto en interactuar con una historia tomando decisiones, formando parte de cómo se desarrolla el argumento y el destino de los personajes. Life is Strange cumple muy bien su propósito, creando un mundo inmersivo, unos personajes bien escritos que no dejan lugar a la indiferencia y haciéndote sentir que formas parte de una historia de la que queres saber más.

3. Dishonored 2 (Arkane Studio, 2016)

Sí la primer entrega de la saga de Arkane Studios había sido una revolución, su secuela se monta sobre todo lo que hizo bien su predecesor para mejorarlo y entregar una versión perfeccionada.

La historia se sitúa 15 años después de donde nos dejó el primer juego y funciona como una secuela directa a los eventos que se desarrollan en la expansión Las Brujas de Brigmore. Además de una gran mejora del apartado gráfico, Dishonored 2 nos da la oportunidad de jugar nuevamente con Corvo Attano u optar por Emily Kaldwin, lo que nos ofrece todo un nuevo set de habilidades con las que atravesar el juego. Todo en Dishonored 2 funciona mejor que antes, con una jugabilidad más precisa, dinámica y renovada. El guion mantiene la calidad a las que nos tenía acostumbrados el estudio y el final con su expansión Death of the outsider cierra con broche de oro una saga que dejó la vara muy alta para cualquier juego de sigilo de aquí en más.

2. The Elder Scrolls V: Skyrim (Bethesda, 2011)

Skyrim fue el juego que lo cambió todo. La quinta entrega de la saga The Elder Scrolls fue la que la puso definitivamente en el mapa, con un juego que cumple casi una década y del que seguimos hablando al día de hoy; quizás porque siguen haciendo versiones para las distintas consolas que van surgiendo con los años, además de una versión remasterizada que incluye todas las expansiones, junto con una mejora del apartado gráfico que salió en 2016. La historia nos lleva esta vez a la provincia de Skyrim, que toma sus influencias de la cultura nórdica con sus paisajes nevados, su politeísmo y sus guerreros rubios y barbudos. Es una época convulsionada para la región, el rey ha sido derrotado por el líder de los rebeldes Ulfric Capa de la Tormenta, un grupo que lucha por liberar a Skyrim del yugo del Imperio. Al mismo tiempo, los dragones, seres extintos hace miles de años, están volviendo misteriosamente a la vida. En este contexto comienza la aventura de nuestro personaje, que resulta ser el Dovahkiin, el elegido con el poder de los dragones y el único capaz de enfrentarlos. Este RPG sentó los bases de lo que serían los juegos de rol por el resto de la década, inspirando decenas de juegos que seguirían sus pasos. El hijo pródigo de Bethesda se ganó su lugar en la historia de los videojuegos, no solo por haber creado un excelente videojuego, sino por haber creado al mismo tiempo una fuente inagotable de memes que sigue tan vigente hoy como el primer día.

1.The Witcher 3 (CD Projekt Red, 2015)

Skyrim mantuvo su lugar como rey de los RPG por muchos años, hasta que en 2015 fue destronado por la tercera y última entrega de la saga de Geralt de Rivia. The Witcher 3 marcó el final de una de las trilogías más queridas por la crítica y los fanáticos, una trilogía que consolidó a CD Projekt Red como sello de calidad. La experiencia inmersiva que logró el estudio con este juego hace casi cinco años en tanto diseño de escenarios, banda sonora, personajes, guion y diseño de misiones no ha sido ni siquiera igualados al día de la fecha. The Witcher 3 es un juego donde es muy fácil perderse, olvidarse de que es un videojuego y dejarse atrapar por el calor de su historia y el carisma de sus personajes. Esto lo logra por todo lo mencionado anteriormente pero principalmente por cómo esas partes que forman el todo trabajan en conjunto. El diseño orgánico de las misiones, la historia alrededor de ellas y la música que acompaña el viaje hacen del juego la experiencia de fantasía definitiva. Más de 100 horas de contenido cargadas de un universo denso, con tensiones políticas, raciales e históricas dan cuenta de ello, un universo que recuerda al creado por los libros de Tolkien hace tantos años, pero con la interactividad del mejor juego que nos dejó la década.

Menciones honoríficas:

Telltale The Walking Dead

NieR: Autómata

XCOM 2

GTA V

Mass Effect 2