fbpx El imperio del ratón | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 03.01.2020
El imperio del ratón

Juguetes, sables luminosos, conjuros, magia y superhéroes. Fantasía, ciencia ficción.  Estos elementos definen los últimos diez años de la industria del cine. ¿Hacia dónde viró el consumo? ¿Quiénes tienen el monopolio del entretenimiento? ¿Qué películas serán las elegidas del público en 2020?

Por Carolina Micale

En diez años pueden pasar un sinfín de acontecimientos; pero cuando se habla de una década, se suele pensar en un gran bloque, con un estilo marcado y una moda que prevalece por sobre las demás. Sin embargo, si hablamos de cine, el 2020 no parece querer poner fin a ninguna tendencia que se haya establecido entre el 2010 y el 2019. Por el contrario, las películas más populares seguirán regidas por un condimento: la magia de Disney (y su hegemonía cultural).

Un mundo "ideal"

La ilusión forma parte del cine desde que los hermanos Lumière proyectaron, por primera vez, una serie de imágenes en movimiento hacia el final del siglo XIX. Georges Méliès alborotó la técnica cuando puso en marcha la ciencia ficción, con Viaje a la luna en 1902. Lo que siguió fue un siglo con una división entre el cine europeo y el anglosajón, junto con mucho sonido, color y grandes avances tecnológicos. En 1937 se estrenó Blanca Nieves y los 7 enanitos, un largometraje animado que, aunque no fue el primero, todos recuerdan como el más influyente. Año tras año, década tras década, la magia del cine creció, y no sólo para Disney. Grandes películas surgidas a partir de finales de los 70’s, como Star Wars, E.T., Jurassic Park, Volver al Futuro, culminando con Matrix en 1999, maravillaron a espectadores alrededor del mundo. 
El hecho de que las principales productoras de Estados Unidos continúan invirtiendo presupuestos millonarios en películas de género fantástico y ciencia ficción sólo reafirma una regla: en un mundo caóticamente real, la magia nos fascina. 

En el siglo XXI, las películas más taquilleras corresponden a este fenómeno. La primera década fue marcada por las sagas: Harry Potter, El señor de los anillos y Piratas del Caribe fueron algunas de las más vistas. La tendencia prevaleció a principios del 2010 y continúa en la actualidad. Algunos de los films más taquilleros de la última década fueron Toy Story 3, Harry Potter y las reliquias de la muerte, Frozen, Transformers: la era de la extinción, Star Wars (Episodios VII y VIII, y Rogue One), junto con la infinita saga del exitoso e intrincado mundo de Avengers. Los superhéroes (y algunas –pocas– superheroínas) fueron ganando un lugar privilegiado en la industria del cine de los últimos años.

Sin embargo, esa no es la única distinción que se puede notar. La mayoría de las películas de esa última lista fueron creadas por Walt Disney Pictures; algo que no había ocurrido en décadas anteriores. La explicación a este fenómeno es simple: Disney se convirtió en el gran hacedor de la magia al comprar grandes productoras como Pixar en 2006, Marvel al inicio del 2010, LucasFilm en 2012 y, finalmente, los estudios de 20th Century Fox, en 2019. Junto con estos nombres, llegaron a sus manos las licencias de películas gigantes, como las anteriormente nombradas. Con Fox, la última adquisición, se agregan otros títulos masivos a la lista, como la saga de X-Men y una familia –con actitud anti Disney– como Los Simpsons.

Al infinito y más allá

Si faltaba algo para completar el tablero, era plantar bandera en el mundo del streaming. Por este motivo, en noviembre de 2019 se presentó Disney (+) Plus, la plataforma que prepararon para destronar a Netflix y HBO (y los –no tan populares en Argentina– Apple Tv y Amazon Prime) del negocio del consumo hipersegmentado de series y películas. Aunque su lanzamiento es muy reciente –y la plataforma aún tiene detalles técnicos a mejorar y contenido por incorporar– las películas bajo su licencia, junto con nostálgicas series como Lizzie Mcguire, fueron atractivo suficiente para obtener más de diez millones de suscripciones el primer día que apareció en USA. 

Bibbidi-babbidi-bu

Con un pronóstico reservado y sin ánimos de hacer futurología, la industria del entretenimiento anuncia una nueva década que seguirá marcada por la magia y el reino de Mickey Mouse. ¿Cuáles serán, entonces, los próximos estrenos de la pantalla grande que romperán nuevos récords en audiencia? Una de las elegidas –que ya se encuentra en cartelera–  es Frozen 2. El amor de estas hermanas dejó su primera huella en 2013, y la secuela promete el mismo éxito. Además, este año se estrena una nueva versión de Mulán –esta vez llevada a la realidad, con personajes de carne y hueso–, una 13ª y última película de la saga X-Men, y Black Widow, otra habitante del mundo Marvel. Por su parte, los otros grandes estudios no se quedarán tan atrás. Tendrán su posibilidad de recaudar varios millones con películas como Minions: the rise of Gru y Rápidos y Furiosos 9 (ambas de Universal), Wonder Woman 2 (DC - Warner Bros) y la segunda parte de Top Gun (Paramount), nuevamente con Tom Cruise como protagonista.