Elecciones 2019 //// 28.03.2019
María Soria: "Estoy convencida de que hay otra forma de gobernar Río Negro"

Entrevista a María Emilia Soria, diputada nacional y hermana de Martín Soria, candidato a gobernador de Río Negro por el Peronismo - Frente para la Victoria. El próximo 7 de abril enfrentará al oficialismo rionegrino en una elección trascendental para la provincia, la patagonia y a nivel nacional. 

Por Juan Ciucci

El próximo 7 de abril será la elección de gobernador, vice y legisladores en Río Negro. Según todas las encuestas, la misma estará disputada por la dupla Martín Soria y Magdalena Odarda por el Peronismo - Frente para la Victoria y el oficialismo actual de la provincia, Juntos Somos Río Negro, que llevará la fórmula Arabela Carreras y Alejandro Palmieri. Agencia Paco Urondo entrevistó a la diputada nacional y hermana del principal candidato, María Emilia Soria, sobre esta elección trascendental, la resolución de la Corte Suprema y muchos temas más.

Agencia Paco Urondo: ¿Cómo está la campaña y qué cambió con la decisión de la Corte Suprema de no permitirle a Alberto Weretilneck participar de la elección?

María Emilia Soria: Estamos en la recta final, nos quedan 10 días. Siempre estuvimos en el mismo lugar. No nos cambió absolutamente nada la resolución de la Corte, al contrario, nos confirmó que estábamos en lo cierto. Y ahora lamentamos lógicamente haber perdido tanto tiempo pleiteando en la Justicia y gastando energía en eso. Y que no haya quedado lugar para la discusión de las propuestas y el proyecto de provincia que queremos tener. Ahora con el poco tiempo que nos queda queremos dedicarnos cien por ciento a eso.

APU: ¿Cómo está viendo la realidad del pueblo de Río Negro?

MES: Ante todo, soy una militante y cada oportunidad que tengo aprovecho para recorrer alguna ciudad, algún pueblo. Cada vez que le golpeamos una puerta a algún vecino o entramos a algún almacén, siempre tengo la misma sensación de hartazgo, por un lado, y por el otro, mucha esperanza, de acompañamiento, muchas ganas de cambiar la realidad que no le cierra a nadie. En el 2017 si se veía que había un sector que era muy afectado por la realidad que eran los jubilados, sobre todo, y los pibes. Pero ahora se ve que es en general. Pasa también que como nuca la gente quiere abrirte las puertas de su casa, mostrarte la heladera, mostrarte la factura de luz, de gas y comentarte que no las pueden pagar. Bueno, esa dificultad generalizada que le ocurre a todo el país. Además de todo esto: la escuela pública que no está, el hospital que se inaugura pero que es sólo una carcasa porque adentro no tiene nada, no hay especialistas, que el área de farmacia no tiene medicamentos, las salitas de salud periférica que se cierran. Estas son demandas de toda una provincia al Estado que se retiró. Siempre decimos que se pasparon las manos aplaudiendo las políticas de Mauricio Macri. Han gobernado de la misma manera. Y la gente tiene muy claro que Alberto Weretilneck no los defendió como gobernador. Esto quiere decir que ante todo se va a priorizar al vecino de Río Negro y defenderlo de las políticas centrales que hasta ahora lo único que han hecho es generar hambre. Por ejemplo, cuando el mismo gobernador vino a Buenos Aires a defender los tarifazos y toda la provincia lo vio. O cuando su legislatura aprobó el pacto fiscal que significaba ajuste por un lado y por el otro aumento de ingresos brutos que condenó a muerte a los emprendedores, a los comerciantes, que hoy estamos viendo las consecuencias.

APU: ¿Ese cambio de candidatura (ahora la fórmula de Juntos Somos Río Negro es Arabela Carreras y Alejandro Palmieri) le parece que modifica algo el escenario o es lo mismo?

MES: Para nosotros no cambia el escenario. Es exactamente el mismo. Como dicen ellos “el proyecto es el mismo, sólo cambian las personas”. Bueno, nosotros estamos convencidos que es el mismo proyecto entreguista, aplaudidor, eterno oficialista que cuando tenga que defender a los rionegrinos no va a respetar el pacto social que hoy demanda un rechazo a la política del gobierno nacional.

APU: Con esto que menciona, hay un planteo muy nacional de la elección. ¿Cree que eso va pasar?

MES: Creo que Alberto (Weretilneck) y el oficialismo están intentando decir que es Cristina o Macri y no es así. Es la provincia de Río Negro y los rionegrinos adentro, o la política de Macri y su socio Alberto, que lo único que hacen es meterse en el bolsillo de los vecinos. Acá ha habido una ausencia de política pública clara y transparente para la fruticultura o la vitivinícola que son generadoras de divisas. Nosotros necesitamos generar dólares en Río Negro; más teniendo en cuenta que el gobernador nos ha endeudado en 850 millones de dólares. Hoy somos una provincia mega endeudada y nosotros somos conscientes del gran desafío que significa salir del lío en que nos metió Weretilneck. Por eso estoy convencida de que hay otra forma de gobernar que tiene que ver con la eficacia de los recursos. Recursos bien orientados, basta del despilfarro, de las ayudas que siguen siendo paliativos y no resuelven la cuestión de fondo. Me atrevo a decir que nuestra provincia está mucho peor que Santa Cruz, que ni siquiera está endeudada porque su legislatura no autorizó la toma de deudas internacionales ni duda pública. Hoy Río Negro tiene acreedores que son bonistas extranjeros. La situación de la provincia es muy delicada.
Pero insisto, nosotros tenemos gestión encima. Martín Soria fue ocho años intendente de General Roca, siempre con superávit sin tomar un solo peso de deuda y generando obra pública. Consideramos que la obra pública es el motor generador de una economía doméstica que genera movimiento, trabajo genuino, genera riquezas y calidad de vida.

APU: Si ganaran, asumirían recién diciembre, ¿qué escenario se imagina hacia fin de año?

MES: Complejo. Primero hay que pasar el invierno, sobre todo por las tarifas de los servicios públicos. Si bien el gobierno nacional tomó nota de esto, fue sólo sobre las tarifas planas. Y hoy en marzo ya tenemos vecinos que no pueden pagar la luz ni el gas. Entonces, qué le depara a ese vecino en abril, en mayo, en junio, si ahora mismo vemos que los vecinos comenzaron a quemar de nuevo para calentarse. Eso es un retroceso en la calidad de vida. Rio Negro tiene todo: con su cordillera, su puerto de aguas profundas, con su ganadería, su fruticultura, pero siempre estuvo muy mal administrada.

APU: En ese sentido, ¿le parece que es problemático estar tanto tiempo sin asumir, sospechan de algo, tiene algún tipo de discusión al respecto?

MES: Creo que el adelantamiento de las elecciones sencillamente obedece al calentamiento social, el hartazgo de la gente, la llegada del frío, la plata que no alcanza, el cierre de comercios que han quebrado, las empresas de frutas están buscando acreedores, vivimos como nunca remates de chacras. Por eso creo que Weretilneck, fiel a su estilo, quiso sacarse de encima el yunque del Estado nacional, obviamente acompañado con sus operadores acá en Buenos Aires, algunos que se decían compañeros. Pero se ve que no tenía el peso que decían tener dentro de la Corte como para cambiar la voluntad de uno de los votos.

APU: ¿Qué medidas suponen deberán implementar ya que la situación se presenta tan grave?

MES: Principalmente, teniendo en cuenta que la deuda es contraída por bonistas extranjeros, será fundamental conseguir recursos a través de la fruticultura que es generadora de divisas, de dólares. Incentivar y acompañar a las empresas estratégicas que hasta ahora no han tenido acompañamiento del Estado provincial que son primordiales para esos recursos. Pienso en ALPAT, que necesitó venir hasta Buenos Aires a una audiencia con Camuzzi y tuvimos que acompañar al representante de la empresa y a los trabajadores porque le habían cortado el gas, cuando Río Negro es productor de gas, de electricidad. También buscar las formas de incentivar regalías en especies para estimular estas industrias estratégicas. Por ejemplo, en General Roca tenemos un parque industrial y nunca nos ha pasado que la provincia motorice la bajada de electricidad; una cosa tan elemental y así fue que se nos fueron 80 empresas que estaban esperando construir una destilería entre ellos. Y esto habla de la desidia de no generar puestos de trabajo y nosotros tenemos otra postura. El Estado tiene que tener un acompañamiento real para que el sector privado genere esos puestos de trabajo.

APU: Siendo que está repartida la elección, con apoyo de un sector del peronismo, del kirchnerismo, ¿cómo lo ven desde la provincia?

MES: El Frente para la Victoria ha recibido el acompañamiento y el apoyo de distintos sectores dentro del peronismo, del radicalismo, también el MNA, de FORJA, del partido comunista y hasta el socialismo están dentro de nuestro frente. Están todos aquellos que entendemos que acá se terminó el entreguismo, la runfla entre Weretilneck y Macri. Esto consiste en votar en defensa propia.

APU: Y en el marco nacional, ¿siente que Río Negro puede convertirse en un ejemplo para el resto del país?

MES: Ojalá. Nosotros en el 2017 trabajamos mucho para esa unidad y lo logramos porque salimos primeros, aunque muchos pronósticos nos tiraban para bajo. Y hoy Río Negro es un faro. Hay muchos compañeros y compañeras dirigentes que están mirando hacia acá. Siempre con Martín apelamos a construir esa unidad desde el peronismo, lugar al que pertenecemos, algunos con visiones un poco más kirchneristas y otros menos. Pero buscamos esa unidad porque no podemos caer en la mirada corta de dividirnos cada vez más. Seguramente, seguirá habiendo aquellos que apunten a la división y generar agua para cada molino. Nosotros apelamos a una gran PASO con Lavagna, con Massa, con Urtubey, con todos los que tengan que estar con Cristina. Para tener el mejor candidato dentro de esta visión que tenemos con justicia social y que se traduce con educación, en salud, en desarrollo social, en economía desde lo chiquito. Y esto le incumbe a la pata sindical, a las organizaciones sociales.
Yo integro la mesa de acción del PJ Nacional y cada una de las reuniones van en ese sentido, en buscar y sentarnos con aquel que por algún motivo se había alejado y hoy esa pelea quedó chiquita y tenemos que avanzar en algo mucho más grande.

APU: De darse el triunfo el próximo 7 de abril, más adelante habría dos escenarios, puede ser que gane la reelección Macri o que asuma quien enfrente a este modelo. ¿Cómo repercutiría eso para la provincia?

MES: En el escenario nacional vemos los números y están muy adversos para Mauricio Macri, por más que intenten disfrazarse a último momento o incluso desviar la atención hacia otros lugares. Yo estoy convencida que este proyecto se terminó. Macri está terminado. Pero queda en nuestra responsabilidad tener el mejor candidato, el mejor proyecto de país. Y pensar también en cómo hacemos para salir adelante tanto a nivel nacional como provincial porque tenemos los términos del Fondo Monetario Internacional para el 2020 y vamos a tener que estar preparados para ese escenario.

APU: Uno de los actores principales del año pasado fue el feminismo y usted es una mujer inmersa en la política, ¿cómo ve eso para la provincia?

MES: Bueno, está figura de Magdalena Odarda, la primera vice gobernadora que va a tener la provincia de Río Negro, que tiene un mensaje muy claro en este sentido. La primera ley que va pasar por nuestra legislatura será la declaración de emergencia por violencia de género. No puede ser que nuestra provincia esté en las peores estadísticas a nivel patagónico en materia de femicidios. Río Negro ha sido una provincia que no ha ejecutado presupuesto en esta temática, no ha avanzado en la formación de agentes judiciales, policiales, ni de salud. Y todo eso hoy se traduce en destrato de muchos funcionarios hacia las cuestiones de género. Para nosotros es trascendental tener una primera vice gobernadora mujer que ha sido senadora y nos ha representado muy bien; tanto al feminismo como a la provincia.

APU: ¿Cómo analiza su futuro tanto en la Cámara de Diputados? ¿Le interesaría volver a la provincia?

MES: El único futuro que veo ahora es el 7 de abril. Para nosotros esa fecha es para salir del estancamiento como provincia y para tener también de una vez por todas la oportunidad de gobernar Río Negro. El peronismo de la mano del Carlos "Gringo" Soria sólo gobernó 21 días, así que ahora apelo a un voto de confianza. Aspiramos a concretar lo que nos quedó trunco. Después del 7 seguro vendrán otras discusiones en cada uno de los municipios. Yo tengo muchas ganas de seguir los pasos de mi papá y de mi hermano, que para mí es una mochila hermosa, que es el municipio de General Roca. Pero yo soy una militante más, así que, si debo estar al frente de un municipio, seguir en Buenos Aires o volver a mi casa estaré donde se me necesita o donde la gente me ponga.

APU: Son un ejemplo de la herencia política, ¿cómo piensa eso que muchas veces son atacados por ser hijo "de" que continúan en política?

MES: En el 2013, cuando fue mi primera candidatura, muchos compañeros, que hoy son íntimos, me confesaron que dijeron "esta es una portadora de apellido", "es una mujer", siempre en política hay mucho machismo. Bueno, ellos hoy me dicen que no se esperaban este tipo de representación. Claramente acá hay un ADN que se lo debo a mis padres porque ambos eran militantes. En mí casa se hablaba de política, de los problemas de la gente y cómo resolver esos problemas. Eso mamamos en mí casa. Así como hay familias de escribanos, la mía es una familia que se dedica a la política de trinchera, de territorio. Y lo único que me interesa es poder caminar los barrios, mi cuidad, mi provincia.