fbpx Maestras y maestros villeros: “Con hambre no se puede estudiar ni enseñar” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Educación //// 11.09.2018
Maestras y maestros villeros: “Con hambre no se puede estudiar ni enseñar”

Un grupo de trabajadores de la educación emitió un texto denunciando la situación social en los barrios populares. “Con estas políticas de ajuste y hambre, las villas estamos en situación de emergencia”, sostuvieron.

Por Santiago Asorey

Un grupo de maestros y maestras de barrios populares emitió un duro documento denunciando la situación social derivada de las políticas económicas del Gobierno de Mauricio Macri. En el marco del “Día del Maestro y la Maestra” los docentes de barrios populares destacaron: “Este 11 de septiembre volvemos a las calles a gritar que con estas políticas de ajuste y hambre, las villas y los barrios populares del país estamos en situación de emergencia” y advirtieron “con hambre no se puede estudiar ni enseñar".

Por otro lado, los trabajadores de la educación recordaron que se movilizaron “hace un año en el Obelisco” para denunciar “cuatro situaciones de emergencia” que afectan a los vecinos de los barrios populares del país. De esta manera, señalaron la gravedad de “la emergencia educativa, la emergencia laboral, la emergencia alimentaria y la emergencia en la protección frente a la violencia institucional”.

En este mismo sentido, los maestros y maestras villeros enfatizaron: “Luego de un año de organización, de luchas, de encuentros, de trabajo, debemos reiterar este reclamo gritando más alto, porque este gobierno no escucha; más unidos y unidas porque así somos más fuertes”.

En relación al ajuste sobre la educación pública, los docentes señalaron: “Desfinancian a las universidades públicas nacionales; en la Ciudad de Buenos Aires intentan eliminar los Institutos de Formación Docente con la creación absurda de una universidad antidemocrática que pretende atropellar años de trabajo y de educación de prestigio. Los docentes no sólo no contamos con material suficiente para las clases -porque varios programas que acercaban libros y computadoras han sido desmantelados- sino que lo alarmante de este ajuste es que los edificios escolares no están en condiciones”.  

Asimismo, recordaron la explosión de la escuela de Moreno que terminó con la vida de una trabajadora y un trabajador de la educación. “La desidia y el abandono al que nos somete el gobierno, se cobró la vida de dos compañeros de Moreno: Sandra y Rubén", señalaron. 

Por otro lado, el documento expresó preocupación por “los incesantes aumentos en transportes, nafta, servicios y la devaluación del peso argentino en más de un 70 % que dejan a nuestros salarios por debajo de la línea de pobreza”. 

Además, los trabajadores de la educación se expresaron sobre el agravamiento de la violencia de las fuerzas de seguridad contra los vecinos de los barrios populares. “La violencia institucional y la inseguridad son dos caras de la misma moneda para la vida cotidiana de nuestros estudiantes que viven en las villas y barrios populares. Afuera y adentro de la Escuela se viven situaciones que ponen en jaque sus derechos como ciudadanos. Nuestro deber como maestros y maestras es preservar el ámbito de la Escuela Pública como un territorio de ejercicio pleno de derechos”.

Finalmente, sintetizaron: “Al tercer año de gobierno de Macri, las políticas de ´seguridad´ en las villas y los barrios populares se han recrudecido a niveles alarmantes: lejos de acercar tranquilidad, las fuerzas conducidas por Patricia Bullrich han violentado, estigmatizado y hasta asesinado a las y los vecinos, en especial a los jóvenes”.