Economía //// 25.10.2018
Presentarán un informe sobre la situación de las empresas recuperadas

Se trata del sexto relevamiento del Programa Facultad Abierta de la UBA acerca de la situación del sector, que representa más de quince mil puestos de trabajo. Un anticipo de los números revela el impacto del programa macrista sobre el mercado interno y la producción nacional.

Por Diego Kenis

Por lo menos diecinueve empresas recuperadas se encuentran totalmente paralizadas al no poder enfrentar la simultánea caída de sus mercados y el incremento de los costos de producción. A ello se agrega que el 38 por ciento del total continúa produciendo en niveles menores al 30 por ciento de su capacidad instalada.

Los números surgen del sexto informe que sobre el sector elaboró el Programa Facultad Abierta, dependiente de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. El relevamiento, que actualiza los datos volcados en su antecedente de mayo de 2016, será presentado este viernes 26, a las 19 horas, en el auditorio del hotel recuperado B.A.U.E.N., en Callao 360 de la Capital Federal.

“El informe detalla la situación actual de las empresas recuperadas y el impacto en las cooperativas de trabajadores de las políticas generales y específicas del gobierno de Mauricio Macri”, anticiparon desde el Programa, dirigido por el antropólogo Andrés Ruggeri.

“La presentación consistirá en una visión general del proceso de recuperación de empresas en la argentina hasta octubre de 2018, y una evaluación de los efectos de las políticas económicas macristas, especialmente las que afectan la producción y el consumo para el mercado interno”, añadieron.

Entre los factores que afectan al sector, señalaron, “el tarifazo de los servicios públicos energéticos es el más apremiante”. Este punto específico será uno de los ejes nodales del séptimo número de Autogestión para otra economía, una revista bimestral editada por empresas autogestionadas y dirigida también por Ruggeri.

“Junto con estas variables económicas, aparecen las políticas específicas que afectan a a las empresas recuperadas, tanto sectorialmente como a través de medidas de tipo represivo”, se adelantó respecto del nuevo informe elaborado por Facultad Abierta en base a datos del Centro de Documentación de Empresas Recuperadas y encuestas a 80 casos. Para colectar y analizar datos de las recuperadas de Florencio Varela, Berazategui y Quilmes, se sumó la colaboración de la carrera de Relaciones del Trabajo y el Observatorio de Calificaciones Laborales, de la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

Números

Entre los datos recogidos y analizados por el informe se incluyen:

  • El total nacional de empresas recuperadas es de 384. Ocupan a 15.525 trabajadores/as.
  • El 47 por ciento de las empresas recupearas se encuentran en el Área Metropolitana de Buenos Aires. El resto se distribuyen en veintidós provincias, la mayor parte en el interior de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Río Negro, Chaco, Misiones y Mendoza. Entre Ríos y La Rioja son dos de las provincias que más casos sumaron en los últimos años.
  • Los sectores con mayor cantidad de empresas recuperadas son las industrias metalúrgicas, alimenticias, gráficas, textiles y de la carne.
  • Desde el comienzo del gobierno de Macri se recuperaron o están en proceso de recuperación 37 empresas de diversos sectores y provincias, con 1240 trabajadores/as en total.
  • La producción está en baja debido al contexto macroeconómico, que combina caída del salario y del consumo, recesión con inflación, megadevaluación y dolarización de costos, apertura de importaciones y tarifazos de gas, electricidad y agua. Como se anticipó más arriba, el 38 por ciento de las empresas recuperadas se encuentra en niveles de producción menores al 30 por ciento de su capacidad instalada.
  • Hay por lo menos 19 empresas recuperadas totalmente paralizadas por la incapacidad de afrontar los costos de la producción, por la ausencia de mercado para sus productos o por cortes de electricidad o gas.
  • Algunas empresas recuperadas que fueron forzadas a cerrar por costos excesivos o clausuras lograron reabrir en los últimos meses. Tales son los casos de la santafesina Cristalería Vitrofin y Frigocarne Máximo Paz, de la localidad bonaerense homónima.