Economía //// 22.03.2019
Macri generó casi 400 mil nuevos desocupados en 12 meses

La desocupación saltó a fines de 2018 al 9,1%, lo que significa que 1.750.000 personas no tienen trabajo en la Argentina, según las cifras divulgadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

A pesar de que Mauricio Macri declara que creció el empleo y que se crearon 700 mil puestos de trabajo, una vez más el INDEC lo desmiente: la gestión Cambiemos generó casi 400 mil nuevos desocupados en tan sólo 12 meses y se trata del nivel de desempleo más alto en 14 años en la comparación cuatrimestral.

Si bien se esperaba que el índice llegara a los 10 puntos, esto no ocurrió y el Gobierno confirmó una suba de casi dos puntos en la tasa de desocupación en el cuarto trimestre del 2018 respecto del mismo período del año anterior.

Si se suman los subocupados -quienes hacen changas y trabajos esporádicos-, que suman alrededor de 2,3 millones de personas, en la Argentina hay 4.000.000 de habitantes con gravísimos problemas de empleo.

 

Con relación a igual período de 2017, el dato oficial implicó una suba de casi dos puntos (7,2% fue ese período) y un aumento de 0,1% contra el tercer trimestre de 2018.

La tasa de subocupación se ubicó al final de 2018 en 12% contra el 11,8% del trimestre anterior y el 10,2% de igual período del año anterior.

Según el organismo, los resultados del cuarto trimestre de 2018 correspondientes al total de aglomerados urbanos muestran que la tasa de actividad es del 46,5%, la tasa de empleo es del 42,2% y la tasa de desocupación alcanza el 9,1%.

“Estos resultados no representan diferencias significativas con respecto al trimestre anterior”, explicó el organismo que conduce Jorge Todesca.

 

En la comparación interanual, si bien la tasa de actividad se mantiene estable, se registran variaciones significativas en algunos indicadores, reconoció el ente encargado de las estadísticas.

A fin de 2018, la tasa de empleo se ubicó en el 42,2% cuando en igual período de 2017 había llegado al 43%.

También aumentó la precariedad laboral, es decir aquellas personas que hacen changas o trabajos de baja calidad, ya que la tasa de subocupación pasó de 10,2 al 12%, lo que significó un crecimiento de 330.000 personas en esa situación.

La economía cayó un 6,2% y el PBI se desplomó un 2,5% en 2018

A pesar del optimismo de campaña de Mauricio Macri según el cual "la recesión ya terminó" y en pleno arranque del año electoral, el Gobierno recibió un dato probablemente haya desdibujado sonrisas en la Casa Rosada: el Producto Bruto Interno (PBI) se derrumbó un 2,5% en 2018 y, en ese crítico contexto, el sector más golpeado fue la industria.

La recesión no encuentra el piso y el Estimador Mensual de Actividad se desplomó un 6,2% en el último trimestre del año pasado, según informó el INDEC. Además, el PIB desestacionalizado del cuarto trimestre de 2018 arrojó una variación de -1,2% con respecto al tercer trimestre del mismo año.

Esta contracción del 2,5% fue producto de un crecimiento interanual del 4,1% en el primer trimestre, de la contracción del 3,8% y del 3,7% en el segundo y el tercero; y del derrumbe de 6,2% en el último trimestre con particular caída de la inversión, informó el ente de estadísticas públicas.

 

Medido trimestre contra trimestre, el ritmo de la economía fue claramente a la baja durante todo el año pasado. En el primer trimestre la actividad se retrajo un 0,2%, en el segundo un 4,7%, en el tercero un 0,5% y en el cuarto y último trimestre al 1,2%.

"La evolución macroeconómica del cuarto trimestre de 2018 determinó, de acuerdo con las estimaciones preliminares, una variación en la oferta global, medida a precios del año 2004, de -11,0% con respecto al mismo período del año anterior, debido a la caída de 6,2% del PIB y de 26,1% en las importaciones de bienes y servicios reales", detalló el Indec.

En tanto, agrgó que "en la demanda global se observó una disminución de 25,0% en la formación bruta de capital fijo, el consumo privado cayó 9,5%, el consumo público 5,1% y las exportaciones de bienes y servicios reales registraron un crecimiento de 10,4%. En términos desestacionalizados, con respecto al tercer trimestre de 2018, las importaciones disminuyeron un 12,2%, el consumo privado decreció 2,4%, el consumo público, 0,8%, la formación bruta de capital fijo cayó 11,6%, mientras que las exportaciones se expandieron 15,0%".

Al analizar la dinámica agregada de estas mismas variables a lo largo de todo el año se observa una vez más que la inversión se llevó la peor parte con una contracción del 5,8%.

Así, en el último trimestre el ajuste sobre el consumo privado triplicó al ajuste sobre el consumo público y la peor parte se la llevó la inversión en la economía real por la caída del 25% de la formación bruta de capital fijo, es decir, la incorporación de maquinaria y tecnología para la producción.

"Esta caída se debió al decrecimiento de 13,8% de la inversión en construcciones, a la baja de 6,3% de otras construcciones, a la disminución de 30,5% en maquinaria y equipo y al decrecimiento de 48,2% en equipo de transporte. Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional decreció un 33,0% y el componente importado, un 28,9%. En equipo de transporte el componente nacional se retrotrajo 41,0% y el importado decreció 57,0%", precisó el Indec.