fbpx La euforia en los mercados impulsa a la economía local
Economía //// 05.11.2010
La euforia en los mercados impulsa a la economía local

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Javier Blanco publicado en La Nación) La Bolsa, la soja y las reservas marcaron nuevos récords; el riesgo país, en torno de los 500 puntos.

El seguro de "dólar barato" que virtualmente entregó anteayer -y a ocho meses vista- la Reserva Federal de Estados Unidos (banco central de ese país), al decidir que inyectará otros US$ 600.000 millones en el mercado de aquí al segundo trimestre de 2011, para asegurar la reactivación de la economía, desató ayer una nueva oleada de apuestas contra esa divisa que revalorizó al resto de las monedas y materias primas e hizo que las bolsas de países emergentes volvieran a sus niveles precrisis.
Localmente, el fenómeno generó las condiciones para que la Bolsa porteña marque su 11° récord nominal de precios consecutivo (con el mayor volumen de negocios del año), la tonelada de soja en pesos alcanzó un nuevo máximo histórico, las reservas del Banco Central (BCRA) están en un nivel inédito cercano a los US$ 52.300 millones y la tasa de riesgo país perforó el nivel de los 500 puntos básicos por primera vez en 32 meses (cerró en 507), luego de haber multiplicado por cuatro ese valor en lo peor de la crisis global.
Y en lo más tangible, le permitió a la empresa Arcor, la mayor productora mundial de caramelos y el principal exportador doméstico de golosinas, tener un debut muy auspicioso en los mercados internacionales, con una baja de al menos medio punto en la deuda que colocó.
Todo este fenómeno tuvo su correlato en el resto de los mercados de la región y el mundo, que mostraron un dólar cada vez más depreciado y una aceleración en la fuga hacia otras monedas (el real brasileño se apreció hasta US$ 1,678) y activos financieros que prometen dar mejores retornos. A la vez, exacerbó las apuestas por coberturas (la onza troy de oro se negoció en Londres a US$ 1381, un nuevo tope histórico), frente a una situación que juzgan cada vez más peligrosamente inflacionaria.
Entre el furor y la preocupación
El nuevo capítulo en la denominada "guerra de monedas" también aumentó la inquietud entre las autoridades de mercados emergentes, que temen los costos de este proceso de rebalanceo mundial que intentan los principales países. "Todos quieren que la economía de EE.UU. se recupere, pero no es para nada bueno sólo tirar dólares desde un helicóptero para hacerlo", dijo el ministro de Finanzas brasileño, Guido Mantega. "En la medida en que el mundo no ejerza restricciones a la emisión de monedas como el dólar, lo que no es fácil, la ocurrencia de otra crisis será inevitable", vaticinó por su parte Xia Bin, asesor del Banco Central chino.
"La búsqueda de mayores rendimientos, sumada a mayores expectativas de crecimiento para estos países, atrae capitales, efecto que se profundiza en el caso de los productores de commodities ", evaluó ayer el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), en un informe en que estimó que los flujos privados netos de inversión hacia los mercados emergentes podrían superar este año "los US$ 800.000 millones, cifra 40% superior a la verificada en 2009".
Sin embargo, tal vez los efectos más demostrativos del impacto que tuvo la decisión de la Reserva Federal se vieron entre las materias primas agrícolas, porque el dólar abaratado multiplica el poder de compra de los principales países demandantes de granos, aceites y harinas vegetales.
Ayer, las pizarras de la Bolsa de Chicago -referente mundial para los granos- mostraron subas superiores a los 13 dólares para la soja, que cerró a US$ 464,72 por tonelada. En el caso del maíz, la mejora resultó de 3,54 dólares y su precio quedó en US$ 232,27. Pero el dato más significativo para la Argentina es que estos dos granos, que son los que concentran las mayores exportaciones del complejo cerealero local, acumulan ganancias de 40,1 y de 55,6% desde el 30 de junio pasado, cuando se intensificó la "guerra de monedas".
A nivel local, la soja subió ayer $ 30 y marcó un nuevo récord, al cotizarse a $ 1290 por tonelada en la Bolsa de Rosario. Allí, un año atrás, se negociaba a $ 970. Pero se sintió que lo resuelto por EE.UU. consolidó un ciclo alcista que se había revitalizado desde la reanudación de las ventas de aceite de soja a China.
Claro que lo que hoy se evalúa como una fiesta prolongada convive además con sus acechanzas. "Mientras EE.UU y Europa no puedan subir sus tasas de referencia, porque sus economías no despegan, seguiremos bien. Pero el día que las empiecen a subir o surjan dudas políticas a nivel local, el impacto del desapalancamiento (la contracara del paso de dólares a pesos que vimos últimamente) puede ser considerable. La bicicleta financiera ese día deja de pedalear", alertó el economista Gabriel Caamaño Gómez.
Con la colaboración de Dante Rofi (Agencia Paco Urondo)