Economía //// 23.07.2018
En lo que va del 2018, se fugaron 13.600 millones de dólares

A contramano del discurso oficial sobre una supuesta confianza "del mundo", desde diciembre de 2015 salieron del sistema financiero argentino 30.805 millones de dólares. 

Todo indica que el macrismo logrará un nuevo récord negativo en 2018 relacionado con la fuga de capitales. En 7 meses, se fueron de la economía argentina 13.600 millones de dólares. De confirmarse la tendencia, el número superaría en diciembre los U$S 22.148 millones, el récord de 2017. 

Esos números demuelen otro relato de Cambiemos en torno a la supuesta confianza del mundo en las políticas económicas del Gobierno nacional. Como es sabido, esa fuga se disparó desde marzo, en el contexto de una devaluación impresionante del peso, que perdió 50% de su valor frente al dólar. 

Así surge de un estudio del Centro de Economía Política Argentina. El informe da una explicación técnica sobre lo que considera "fuga": para el CEPA se toma en cuenta la "formación de activos exteriores". Aclaran los economistas por qué sirve utilizar esa cuenta para referirse a la "fuga de capitales". "Se suele argumentar que la 'formación de activos externos' no es exacta para medir la fuga, porque muchos de esos dólares permanecen como ahorros bancarizados en la Argentina (e incluso una porción se contabilizan en las reservas)", describe el centro de estudios. 

Si embargo, agrega: "Del total de la formación de activos externos (FAE), es decir, de los 47.724 millones dólares que en forma neta adquirió el sector privado entre diciembre 2015 y mayo 2018, sólo 16.919 millones de dólares permanecieron en el sistema financiero, fugándose la diferencia que asciende a nada menos que 30.805 millones de dólares".

Como es sabido, hace un mes el FMI transfirió el primero de los pagos acordados con el macrismo, por 15 mil millones de dólares. En 30 días, se fugaron 3500 millones, poco más del 20% de lo prestado. El Banco Central dilapida entre 100 y 300 millones todos los días hábiles, para intentar contener la fiebre del dólar.