Economía //// 17.10.2018
El modelo Macri: tarifazos de hasta 2.000% en tres años y empresas que ganaron casi 700% en 12 meses

Según datos de un estudio de la UNDAV, la Argentina es el 3° país de Sudamérica en que se destina mayor porcentaje del sueldo mínimo a pagar los servicios, lugar al que ascendió desde que gobierna Cambiemos con una suba de 17,5 puntos en los últimos tres años.

Desde que asumió Mauricio Macri como presidente de la Argentina, una de sus frases de cabecera fue que los servicios públicos "eran prácticamente gratuitos". Con esa hipótesis macrista, los tarifazos fueron de hasta 2.000% y la Argentina se convirtió en el 3° país de Sudamérica en que se destina mayor porcentaje del sueldo mínimo a pagar las facturas, mientras que las empresas del sector ganaron casi 700% sólo en los últimos 12 meses.

Los datos surgen de un trabajo de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), según el cual entre 2017 y 2018 el peso de pagar tarifas sobre los salarios mínimos aumentó un 7,5% mientras que la rentabilidad de las empresas energéticas de la electricidad y el gas osciló entre un 25 y casi un 700%.

Desde inicios de 2016 se aplicaron incrementos acumulados promedio del 2.057% en gas natural, de 1.491% en energía eléctrica y de casi un 1.000% en el servicio de agua potable. Mientras que en materia de transporte, hubo ajustes del 677% en peajes, 375% en el boleto del tren, 332% en colectivos de corta distancia y un 177% en subtes.

Al abordar cómo evolucionó el peso de los principales servicios públicos (luz, gas de red y agua potable) sobre el salario mínimo con la administración Macri, el estudio llegó a la conclusión de que se acumula una suba de 17,2 puntos porcentuales.

Así, la Argentina subió en el ranking y es el país sudamericano que registró el mayor aumento de los servicios públicos comparados con el salario mínimo en los últimos tres años. Según el estudio de la UNDAV, desde 2015 se pasó de una incidencia muy baja del costo tarifario, cercana al 6% del salario, a una del 23,5%, lo que generó que el país paasara del séptimo puesto al tercero en el "ranking" de ocho países de la región, sólo por detrás de Venezuela y Chile.