fbpx El Gobierno proyecta para 2011 un crecimiento del 6%
Economía //// 06.09.2010
El Gobierno proyecta para 2011 un crecimiento del 6%

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación, por Martín Kanenguiser) Según el viceministro Feletti, seguirá el aliento a la demanda; prevén un dólar en torno de los $ 4 y que la inversión sea del 23,5% del PBI.

 
A matar o morir, el Gobierno prevé que el crecimiento termine levemente por encima del 9% este año y del 6% el próximo, con una emisión monetaria continua y otras políticas de aliento a la demanda que busquen asegurar el triunfo electoral en octubre de 2011. Así lo precisó el viceministro de Economía, Roberto Feletti, quien indicó a La Nacion que la intención es presentar el 15 de este mes un proyecto de presupuesto al Congreso con un dólar en torno de los $ 4 y una inflación de un solo dígito, pese a que la oposición reclama que se sincere el verdadero nivel de suba de precios. Desde el 2,5% de crecimiento del PBI proyectado ante el Congreso hace un año exactamente, ahora en realidad se reconocerá que hubo una mejora en torno del 9%, sobre la base de políticas fiscales y monetarias expansivas y de un panorama del agro y de Brasil mejor de lo esperado.
Para 2011 la proyección será precavida nuevamente y en línea con la de los analistas privados, cercana al 6%, de modo de volver a usar los excedentes fiscales en caso de lograr un crecimiento mayor al incluido en el presupuesto, tal como ocurrió en forma sistemática desde 2003. La tasa de inversión cerrará en 22% del PBI este año y se estiraría al 23,5% el próximo, según la previsión oficial. Feletti opinó que para lograr una tasa del 25%, que permita fomentar el "modelo de desarrollo" que pregona el Gobierno, habría que alentar una política más agresiva de créditos al sector productivo y capitalizar con una gestión ministerial más activa la buena relación que hay con los pequeños empresarios. Se trata, sin decirlo explícitamente, de un cuestionamiento al área de Industria que conduce Débora Giorgi.
En el plano externo, en 2011 se planea contar un superávit comercial cercano a los US$ 10.000 millones, cada vez más delgado, ya que en 2008 el saldo fue de US$ 17.000 millones. Este año, ya el superávit sería igual a la cifra alcanzada por la fuga de capitales. Mientras tanto, seguirá el aliento a las políticas expansivas en el terreno fiscal -aunque se estimará un ahorro superior al de este año- y monetario, luego de que el Banco Central aprobó la semana pasada la expansión adicional de la emisión monetaria por $ 20.000 millones. "La emisión será a lo perro", confesó una alta fuente del equipo económico a La Nacion, desestimando la posibilidad de que este dinero adicional pueda desequilibrar una inflación que previamente ya se ubicaba cerca del 20%.
Por esta discusión, quedaron algunas heridas sin cicatrizar entre el Ministerio de Economía y el BCRA, que lidera Mercedes Marcó del Pont, quien podrá revalidar su mandato si el Gobierno envía su pliego al Senado a fin de mes. Aunque las relaciones siguen sin mejorar, en el Palacio de Hacienda reconocen que no hay margen político para que haya otro candidato a la presidencia de la entidad monetaria. Los funcionarios del equipo de Amado Boudou fueron bastante exigentes en pedir una fuerte ampliación de la masa monetaria, frente a una actitud presuntamente más recatada de Marcó del Pont. Así, pidieron la monetización de todas las utilidades del BCRA, cercanas también a $ 20.000 millones. Se invirtieron los roles por las exigencias de los Kirchner: Marcó del Pont se colocó en un rol de moderación y los hombres de Boudou en una supuesta actitud de heterodoxia.
Sin torniquete
"Aplicar un torniquete monetario significaría matar la recuperación económica que hubo después de la crisis de 2009", expresó, con exageración, el funcionario de Economía. Muy confiados en que un empeoramiento del escenario externo no impactaría en forma profunda en la economía local, la duda de los funcionarios del Palacio de Hacienda reside en saber cuál es el ingrediente de moderación a la demanda que sí aprobarán los Kirchner. "Acelerar todos los componentes de la demanda al mismo tiempo no es sostenible por mucho tiempo", admitió el funcionario. En Economía aún discuten si, cuando envían el presupuesto, también vuelven a pedir autorización para rellenar el Fondo del Bicentenario, destinado a pagar deuda con reservas del BCRA, como este año. "Las reservas subieron, bajó el riesgo país gracias a este fondo y al canje, y no se cumplieron los pronósticos negativos de los analistas sobre el uso de estos activos", se envalentonó Feletti.
De todos modos, es probable que la oposición presente una resistencia similar a la que exhibió a principios de año, cuando el Gobierno envió esta iniciativa. No obstante, el Ejecutivo sabe que podría quedarse sin un nuevo presupuesto si no blanquea la cifra de la inflación real, una exigencia planteada por la oposición difícil de digerir para el oficialismo. El valor del dólar también será controvertido en la discusión legislativa, porque el Gobierno tiene en el tipo de cambio planchado su principal herramienta para que no se acelere más la inflación. Por esa razón, el dólar de referencia estará muy cerca de los $ 4, con una depreciación mínima respecto de su cotización actual ($ 3,97). (Agencia Paco Urondo)