Economía //// 24.08.2018
Crisis sin fin: las concesionarias de autos cerrarán su peor año desde el 2002

El sueño de llegar al millón de autos vendidos se diluye muchísimo antes del cierre de año y adelantan que el stock ya es mayor a la cantidad que se va a poder vender. Aseguran que los principales motivos son la pérdida del poder adquisitivo, el aumento de la inflación que se traslada a precios y la falta de financiamiento.

Las concesionarias de autos y motos informaron que este 2018 será su peor año en ventas desde la crisis del año 2002. Mientras esperaban que en el segundo semestre los patentamientos sean iguales o superiores al 2017 el sector tuvo un giro rotundo y una caída abismal producto de los aumentos y la pérdida de poder adquisitivo.

"Realmente enfrentamos una situación muy complicada, estamos trabajando con un altísimo stock, el más alto de toda la historia. Todo conduce a ser el peor año desde la crisis del 2002", comentó a Infobae Dante Álvarez, titular de la Asociación de Concesionarios Automotores de la República Argentina (Acara).

Explicando los motivos de la crisis se desprenden los mismos factores que en otros sectores: la caída en el poder adquisitivo producto de una galopante inflación que se traslada a los precios. Además de esto se da una falta de financiamiento y acceso al crédito que provoca una baja en las ventas.

Desde la Asociación de Concesionarios sostienen que actualmente "hay más autos de los que se van a poder vender de acá a fin de año" cuando todavía quedan cuatro meses para que se vaya el 2018. Como forma paliativa para menguar la caída de ventas deben ofrecer "un festival de bonificaciones y descuentos".

Las motos atraviesan la misma situación, desde la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam) comentaron que "el mayor porcentaje de ventas es en las motos de baja cilindrada, demandadas por la gente de menor poder adquisitivo, y esos justamente son los que más complicados están en la situación actual". 

Igualmente en el sector de las motos alertan por la falta creciente morosidad en el pago de los planes de financiación, sumado a que las motos de mayor valor también vienen cayendo sustancialmente.