Economía //// 06.07.2017
Consumo para pocos: los más ricos gastan el doble que los más pobres

Por la pérdida del poder adquisitivo en los sectores bajos crece la diferencia de capacidad de compra entre los sectores más altos y más bajos. En el año 2015 era del 8% y se amplió al 16% en 2017. 

El gobierno de Mauricio Macri es un gobierno para ricos. Desde que asumió el gobierno de Cambiemos la brecha de acceso al consumo entre las clases altas y bajas se agrandó. En este sentido por cada 100 pesos -gasto medio por persona en la canasta de consumo masivo-, el nivel bajo gasta $71 y el alto $134, es decir que gasta el doble por persona, según un informe de la consultora Kantar Worldpanel.

Por su parte los sectores más bajos de la pirámide social del 100% de sus gastos, casi la mitad se queda en productos de la canasta básica, mientras que sólo el 30% se destina al hogar y el transporte.

Uno de los principales datos que obtuvo la consultora es que respecto a dos años atrás, la diferencia entre los extremos era más chica pero en el 2017 se amplió la distancia. Entonces además de crecer la distancia entre los extremos, la brecha es mayor entre lo que gasta cada nivel respecto al que le sigue.

"La diferencia de poder de compra entre las clases altas y medias y el estrato medio superior era del 8% en 2015 y se amplió al 16% en 2017", señaló el diario Clarín. Además las diferencias entre las dos clase sociales más altas y la baja superior pasó del 20 al 26% en el mismo período, y del 23 al 29%, contra la clase baja inferior.  

Inflación 

Unos días antes de las PASO, el INDEC deberá informar un nuevo pico inflacionario, luego de la meseta, tras un verano de fuerte incremento de precios; durante el mes de julio los aumentos se van a sentir, de la mano de la suba en la nafta, gran multiplicador inflacionario, las prepagas y las vacaciones de invierno. Además, si continua la devaluación el IPC podría dar más alto de lo esperado.

Sepultadas quedaron las metas oficiales que colocaban la inflación entre el 12%-17%; luego del 1,3 en enero; el 2,5 en febrero; el 2,6 en marzo; el 1,3 en mayo, y  a la espera del índice de junio, el cual estaría en el orden del 1,5; en la primera mitad del año el IPC acumulará cerca de diez puntos, por lo que con los más de dos puntos que se esperan para julio, el piso de la meta inflacionaria anual, ya se superaría.