Dossier //// 19.01.2018
Ayahuasca: en búsqueda del autoconocimiento y el acceso a lo divino

Sergio Sanz Navarro forma parte de la organización Ayahuasca Internacional. Explica los beneficios de utilizar terapias como ayahuasca, Bufo Alvarius, yopo y San Pedro, entre otros, estableciendo comparaciones con la medicina tradicional. Un amplio espectro de medicinas, como él las denomina, que permitirían el acceso a un nivel superior de consciencia y autoconocimiento.

Por Estefanía Cendón

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cuál es el origen de este tipo de terapias? Por ejemplo el Bufo Alvarius o la ayahuasca.

Sergio Sanz Navarro: El origen de la ayahuasca se remonta a miles de años de antigüedad. Es una medicina que la utilizaban los indígenas del amazonas para ampliar sus cualidades, para cazar, por ejemplo, y para conectar con lo divino. Luego, cuando una serie de antropólogos llegaron al Amazonas se encontraron con esta medicina y se dieron cuenta de que era muy útil para usarla psicoterapéuticamente. Fue así como comenzaron a traerla a Europa y allí la gente empezó a entrar en contacto con ella.

APU: ¿Cómo definiría a estas sustancias: terapias, medicinas, rituales? ¿Qué beneficios aportan?

SSN: Las llamo medicinas porque las asocio al uso le dan los chamanes, así la denominan ellos. En realidad son medicinas que te ayudan a darte cuenta de que lo único que te hace estar enfermo es creer que estás enfermo. No es una medicina que cure, sino que te ayuda a tomar consciencia de todas las creencias que uno tiene acerca de uno mismo.

APU: ¿Quiere decir que actúa más a nivel psicológico-emocional-espiritual que sobre lo físico?

SSN: Actúa en los tres niveles: físico, espiritual y psicológico. Empieza por el físico, después pasa a lo psico-emocional y luego a lo espiritual. A nivel físico comienza a depurar de toxinas el organismo, luego pasas a lo emocional ya que aparecen los padres, los vínculos familiares en general durante las primeras tomas. Una vez que empiezas a comprender todas las cosas se abre un espacio dentro de ti que hace que tengas una conexión profunda con lo divino.

APU: ¿Cuáles con los beneficios que aportan en relación a la medicina tradicional? ¿En qué se diferencian?

SSN: La medicación psiquiátrica, por ejemplo, lo que hace es tapar, anestesiar la emoción. Nosotros, como Organización, no estamos en contra de esas medicinas ya que hay gente que en ciertos momento de su vida las ha ayudado. Lo que hace la ayahuasca, a diferencia de ese tipo de medicación, es que permite que aflore y se amplifique ese sentir para que tú puedas desde ahí conectar. También se expande la consciencia. Lo que llamamos síntoma es el amor encapsulado dentro de una creencia, oprimido por una creencia que tenemos que tiene que ver con la culpa: algo que no aceptamos, que rechazamos. Eso se queda ahí contenido y lo que hace es llamar a la puerta, para que tú lo atiendas. Una vez que te metes ahí es el propio amor quien te ayuda a reconocer todo lo que te estaba obturando.

APU: ¿Podría mencionar cuáles con las medicinas con las que trabaja desde su Organización y qué uso le dan a cada una?

SSN: La ayahuasca es la que más tiempo llevamos usando. Es un brebaje de color marrón y sabor amargo, compuesto de dos plantas: un 70% de la liana Banisteriopsis caapi y un 30% de las hojas de chacruna (Psychotria viridis), que contiene DMT. Estas dos plantas se cuecen durante 72 hs y allí es donde queda la bebida resultante, de la que únicamente se toma un pocillo de café. La preparación dura para toda la vida, se preserva y conserva muy bien. La ayahuasca que utilizamos la traemos de la selva ya cocinada. Esta medicina te permite paulatinamente ir entrando en un estado expandido de consciencia, donde tú te conectas con una inteligencia superior, que es la inteligencia superior del amor. Desde ahí comienzas a ver desde los ojos de la inocencia muchas de las cosas de tu vida: por ejemplo, momentos del pasado en donde sientes que cometiste un error, temas asociados a tu familia, tu trabajo. Sobre todo te lleva a un estado de mucha claridad con lo que te ocurre y es un sentir diferente, donde lo abrazas y comprendes todo. Es una medicina que permite arrojar mucha luz sobre esta experiencia que vivimos de aparente dualidad.

APU: ¿A qué llama dualidad?

SSN: Dualidad es que tú piensas que eres algo diferente a mí, que estamos separados. Es la creencia en que estamos separados del mundo. La visión de la dualidad da origen al aburrimiento, la soledad, la comparación. Es la visión preponderante en la que vivimos porque la fe está puesta allí. Desde la dualidad existe el error, desde la no dualidad no. Existe una forma de ver las cosas desde la no dualidad, eso está dentro de uno. El Bufo Alvarius te permite vivir una experiencia en donde sientes que todos los errores están redimidos porque nunca existieron.

APU: ¿Cómo se extrae y suministra el Bufo Alvarius?

SSN: El sapo Bufo Alvarius tiene seis glándulas y se extrae la medicina de cuatro de esas seis glándulas. Las otra dos se dejan para que el sapo pueda defenderse. Se lo ordeña y luego se lo deja donde estaba. En 15 días recupera la medicina que tenía. Se fuma mediante una pipa de cristal.

APU: ¿De qué zona proviene este sapo?

SSN: Es del desierto de Sonora en México. En la frontera con Estados Unidos. Es donde están todos los cárteles de la droga.

APU: En los relatos de quienes han experimentado con esta sustancia muchos mencionan la palabra “totalidad”. ¿Es esa la sensación: creer que se lo comprende todo?

SSN: Exacto. Paralelamente a eso existe la voz del ego, pero ya no tiene el poder. Es una voz que habla, pero está neutralizada. Lo que se vive con el Bufo Alvarius es una experiencia inconmensurable, como si tu mente fuese una muñeca de sal que se disuelve en el océano de la consciencia y desde allí lo abarcas y lo comprendes todo. Esta vivencia te permite darte cuenta de que lo que tú realmente eres va más allá de ti. Va más allá de lo que crees que eres, de ser una persona.

APU: ¿Cómo diferenciaría, entonces, la ayahuasca del Bufo en cuánto a ese concepto de dualidad que mencionó?

SSN: Con la ayahuasca se amplía la consciencia, con el Bufo Alvarius te conviertes en la consciencia. La consciencia total. Es un desplazamiento total de tu identidad falsa a tu identidad verdadera. Es como si ahora pudieses ver lo divino desde la humano y con el Bufo pudieses ver lo humano desde lo divino. Mirar el mundo a través de los ojos del amor.

APU: ¿De qué forma define lo divino? ¿Es el amor, el todo?

SSN: Lo defino como lo que está sustentando esta realidad. El todo.

APU: ¿Es casualidad que algo natural, una planta, sea lo que permite acceder-conectar con ese todo?

SSN: Sí y no. El hecho que de nosotros utilicemos las medicinas naturales es porque no tienen un grado de toxicidad en el cuerpo y no producen ningún tipo de daño. Pero hay sustancias químicas con las cuales puedes llegar a vivir esa experiencia. Te das cuenta que a lo que llamamos “la naturaleza” le hemos atribuído un mayor grado de inocencia, como ha sucedido con los animalitos o los niños, pero en realidad forma parte del decorado por decirlo de algún modo. Lo que realmente es natural va más allá de la naturaleza.

APU: ¿Qué sustancia química puede equipararse con el efecto del Bufo Alvarius?

SSN: El Bufo Alvarius es lo más potente que existe. Ni siquiera el 5-MeO-DMT sintético, que es el principio activo mayoritario del Bufo Alvarius puede llegar a superar eso.

APU: Además de la ayahuasca y el Bufo. ¿Con qué otras sustancias trabaja?

SSN: El kambó que proviene de una ranita del Amazonas. Se extrae de la espalda de la rana con un palito y esta medicina se aplica a partir de unas pequeñas quemaduritas que se hacen en la piel a nivel superficial. Para un tatuaje se atraviesan seis capas, para el kambó son dos capas de piel. Se aplica allí y esta medicina hace un escaneo por todo tu cuerpo. Agarra todas las toxinas y las envía al estómago. Como tú tienes que estar en ayunas y beber dos litros de agua se produce un fenómeno alquímico que hace que se vomite todo eso. Si haces el kambó tres veces en 28 días se instala la energía de la medicina en tu cuerpo. Esto sucede porque tiene una serie de péptidos que se llaman bioactivos que potencian el sistema inmune y el sistema linfático. Es la única medicina capaz de limpiar el sistema linfático.

APU: ¿Qué es el yopo?

SSN: El yopo es una medicina que proviene de unas semillas que hay en Venezuela. Esas semillas se machacan, muelen, y se esnifan o te la soplan. Eso te permite vivir una experiencia

en la que yo puedo ver totalmente a Sergio pero desidentificado de Sergio: veo lo que le importa a Sergio, los miedos de Sergio. Con el yopo te permite ver este aspecto con más claridad que con la Ayahuasca. No sólo tu personalidad, la de los otros también. Te puede llevar a vivir una experiencia de unidad post-Bufo. Con el yopo es más paulatino el efecto ya que dura hasta tres horas. Con el Bufo la experiencia puede resultar más vertiginosa, no tienes de dónde agarrarte, son 10 minutos lo que dura el efecto.

APU: ¿Utilizan también en la Organización el cactus San Pedro?

SSN: Sí, el San Pedro te permite vivir una experiencia de apertura de corazón. Puede resultar más suave que la ayahuasca, pero más visionaria dependiendo del San Pedro y cómo se tome. En nuestro caso lo estamos dando en polvo, también existe el formato jugo. Sólo se toma la parte verde del cactus, la parte blanca se utiliza para pomada. La parte verde se deja secar y se ralla. De ese polvo se toma una cucharita de yogur en agua. También utilizamos el rapé que es una medicina preparatoria que ayuda a aquietar el pensamiento, quedarse en un estado de apertura. Si se aplica varias veces puede llevar a una experiencia profunda.

APU: ¿Dosis paulatinas de rapé o en un mismo día?

SSN: En un mismo día, que te las soplen seguidas. El rapé si te lo soplan cinco veces seguidas en tres horas puede llegar a vivir una experiencia cercana a la ayahuasca. Vamos a incorporar entre las medicinas una raíz llamada iboga, de África, que te permite vivir una experiencia de 12 horas en las que casi no te puedes mover. Es una medicina que no es tan amorosa como la Ayahuasca, es más fría. Es como si tuvieras el estómago lleno de aserrín y pudieras ver la decrepitud o el intento loco de querer ser separado, de querer llevar la razón, resistirte a lo que no puedes. El loco empeño que nos ha llevado a tanto sufrimiento con el iboga lo tienes claro, allí ves lo que se está muriendo en ti. Lo que está muerto, pero que le quisiste dar vida. Darte cuenta del personaje que hemos construido a base autoexigencia y que está tan lejos de la paz que anhelamos. Con el iboga lo podés ver cara a cara.

APU: ¿Cuáles son las motivaciones con las que se acercan las personas: la búsqueda de una experiencia sensorial, una medicina que los cure?

SSN: Todo el mundo acude por lo mismo en el fondo: no saben quiénes son, se sienten perdidos. Sienten que hay algo que les falta. No terminan de sentirse, de sentir. Están buscando algo que va más allá de lo que el mundo ofrece, de lo visible y que se accede a través del sentido. Desde ahí decodifican que vienen por una adicción, por una depresión. Son adictos al personaje, a crear algo que sea aceptable, un personaje al que puedan admirar a través de la experiencia y cosas que contar. Muchos se acercan a vivir la experiencia de la ayahuasca para tener un relato, pero debajo de eso hay una intención bella: buscan la experiencia de sí mismos.