fbpx El círculo vicioso del desarraigo y su impacto a la hora de votar | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Déficit habitacional //// 22.08.2019
El círculo vicioso del desarraigo y su impacto a la hora de votar

El autor describe una problemática histórica de las familias del sudoeste bonaerense y lo propone como una de las causas del voto a Cambiemos.

Por Leandro Nievas*

De las 8 secciones que conforman la provincia de Buenos Aires, la Sexta fue la única en la que Cambiemos ganó tanto en la categoría de presidente como en la de gobernador, manteniendo en esta última, una distancia considerable sobre la fórmula Kicillof-Magario (44% a 37%). 

La Sexta Sección Electoral la componen 22 distritos de tamaños, geografías y culturas distintas: desde Bahía Blanca, su cabecera con más de 300 mil habitantes, hasta intendencias como Pellegrini, con menos de 6.000 vecinos. Carmen de Patagones, con 13.000 Km2 de superficie, es el partido más extenso de la sección y de toda la provincia de Buenos Aires. Su tamaño es incluso mayor al de naciones como Catar (11.585 Km2) o Jamaica (11.000 Km2). El sudoeste bonaerense representa un 23% de la superficie de la provincia de Buenos Aires, pero en población solamente alcanza un 4% del total provincial.  En el censo de 2010, de los siete partidos que disminuyeron la población neta —en la provincia— seis corresponden a la Sexta Sección Electoral.


La unidad económica agraria (UEA) ya supera, en la región, las 1.000 hectáreas, mientras que el tamaño más frecuente de los establecimientos es de 630 hectáreas. (Tomás Loewy, "Buenas prácticas agrícolas con desarrollo local para el sudoeste Bonaerense", EdiUNS, 2015). Esto hace que los pequeños productores migren a zonas urbanas y la población rural descienda, tal como se observa en la siguiente imagen. (María Belén Prieto, "Tendencias del crecimiento demográfico y la distribución de la población en el Sudoeste Bonaerense 1960-2010", 2014)

De las 6 localidades con decrecimiento en población, 5 son gobernadas por Cambiemos (Coronel Dorrego, Coronel Pringles, General Lamadrid, Pellegrini y Puán) y en todas ellas ganó el oficialismo nacional. Si la movilidad social es la posibilidad de progresar que tiene cada ser humano, el desarraigo es su antítesis, puesto que se genera cuando las oportunidades de progreso son o se perciben nulas. Si el estandarte del peronismo es la movilidad social ascendente, la ausencia de esta, da fuerza a la idea de que el poder transformador del movimiento nacional no es tal y permite que las variantes conservadoras se conviertan en la única opción de gobierno. Después de todo, para quienes se quedan en estas localidades, no existe otra manera de vivir.

* Ingeniero.