fbpx Un sector siempre controversial: ¿Quién es Alberto Hensel, el nuevo secretario de Minería? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Debates //// 19.12.2019
Un sector siempre controversial: ¿Quién es Alberto Hensel, el nuevo secretario de Minería?

Hensel (en la foto, en el medio de Alberto y Uñac) proviene de San Juan, una provincia con desarrollo minero y también con mucha polémica sobre los efectos (sociales y ambientales) de ese desarrollo. 

Por Nicolás Adet Larcher

Luego de la asunción de Alberto Fernández y su primera línea de ministros, los nombres para ocupar otros cargos como secretarías y subsecretarías siguieron moviéndose. Entre esos nombres apareció el sanjuanino Alberto Hensel para ocupar el cargo de secretario de Minería bajo la órbita del ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo del economista heterodoxo Matías Kulfas.

Que un cargo relacionado a la explotación minera haya sido para un sanjuanino no es una novedad. Durante el kirchnerismo, Jorge Mayoral estuvo en la secretaría de Minería, mientras que bajo la presidencia de Macri fue Mario Capello, quien pasó por la subsecretaría de Desarrollo Minero.

Hensel pertenece al riñón del gobernador de San Juan, Sergio Uñac; ocupó el cargo de secretario durante su gobierno, y fue el propio Uñac el encargado de sugerirle a Fernández su nombre. Con la confirmación, Uñac le avisó a Hensel que armara las valijas para irse a Buenos Aires a su primera reunión dentro del gabinete.

Hensel es abogado egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), fue intendente de la localidad de Sarmiento durante ocho años, formó parte del gobierno de José Luis Gioja y después volvió a ocupar su lugar como intendente de Sarmiento entre 2007 y 2011. Para Hensel no hay mejor modelo a seguir que el sanjuanino en materia de minería y generación de empleos. Cuando se enteró de la elección, afirmó que “el modelo a seguir es el local, con una mirada federal”.

La minería en el país y las formas de extractivismo forman parte de un debate recurrente de los últimos años. Asambleístas niegan que el porcentaje de generación de empleo sea significativo respecto al nivel de deterioro ambiental que provocan las explotaciones. Durante el gobierno de Macri, el sector gozó de la eliminación de las retenciones a sus exportaciones, que ya venían siendo significativamente bajas. Según lo estimado por consultoras vinculadas a la actividad, en Argentina operan 850 empresas mineras. De ese número, más del 90% son pymes que nuclean al 40% del empleo en el sector y el 60% restante se va al 10% concentrado en grandes empresas. De acuerdo a datos de 2016 del ministerio de Trabajo, el sector emplea en total a 78.100 trabajadores, lo que representa un 0,65% del total de asalariados a nivel nacional.

Al conocerse el nombre de Hensel como secretario de Minería, organizaciones ambientalistas de San Juan, Catamarca, Santa Cruz y Chubut publicaron una carta expresando “preocupación” por la designación de Hensel. Los cuestionamientos al nuevo secretario se remontan a incidentes muy puntuales de la multinacional Barrick Gold en San Juan, donde se produjeron cuatro derrames de solución cianurada y mineral de oro sobre las aguas en apenas dos años. Según un informe de la Policía Federal, cinco ríos de Jáchal contienen niveles de cianuro que afectan a la vida acuática y un relevamiento de la Universidad Nacional de Cuyo determinó que en el afluente de ese río había “metales pesados”. Barrick reconoció en 2015 que derramó 1.070.000 litros de “solución cianurada”, convirtiendo el derrame en el peor desastre minero de la historia del país. A eso se sumaron denuncias por la violación de la Ley de Glaciares (que la Corte Suprema validó como constitucional este año) de parte de la empresa, entre otras irregularidades.

La responsabilidad y los márgenes de acción de Hensel estarán marcados de acuerdo a la posibilidad que pueda tener para promover actividades mineras a nivel nacional, en sintonía con las normativas vigentes que protegen el ambiente. Ahí entrarán en juego los lobbies empresariales, las tensiones con las organizaciones sociales y ambientales y la posibilidad de un desarrollo productivo sostenible. Todo un desafío.