fbpx Manolo Barge: "Las bases peronistas fueron las que forzaron la unidad" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Debates //// 12.07.2019
Manolo Barge: "Las bases peronistas fueron las que forzaron la unidad"

Manolo Barge, responsable del blog Deshonestidad Intelectual, dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre el escenario político nacional. ¿Vuelve el peronismo?

Por Enrique de la Calle

APU: Arrancó la campaña electoral con algunas características particulares. El Gobierno disfruta de un veranito económico, gracias al aporte financiero del FMI, el peronismo logró avanzar en la unidad y se dio esto que usted trabajó mucho en su blog, que tiene que ver con la "peronización" de las fuerzas políticas... ¿Cómo ve el escenario?

Manolo Barge: Lo que hay que preguntarse es qué cambio en los últimos años. Esa es la pregunta, porque si no se analiza eso, es como si no hubiese cambiado nada. Y no es así. Por primera vez en mucho tiempo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos reconoció al Partido Justicialista. La visita que hicieron dirigentes justicialistas (de Buenos Aires y de otras provincias) hizo un click. Ese reconocimiento fue muy importante. Se le planteó a los norteamericanos que Macri está dejando un desastre, Argentina está a punto de ser un estado fallido otra vez, como en 1989 o 2001. No puede cumplir con las cuestiones mínimas que le debe a su población. 

APU: Lo detengo ahí. Una posibilidad es que Macri gane y tenga que hacer cargo él de ese desastre. 

MB: No piensa en la reelección. El macrismo piensa en los votos propios, en el electorado no peronista, desde Del Caño hasta el radicalismo. El voto antiperonista es el 35 o el 40%. No les permite ganar, al menos que esté muy disperso el voto del otro lado. Por eso no hay que hablar de Cambiemos, hay que hablar de una formación social antiperonista. Igualmente, y rascando el fondo de la olla, ellos llegan al 40%, mientras el peronismo está entre el 45% y el 60%. Eso lo plantean los factores de poder del exterior. No es algo que decimos los peronistas ortodoxos, eh. Por eso, el macrismo piensa en mantener un espacio social que sea oposición desde 2020. 

APU: La última vez que hablamos fue en 2017, cuando el peronismo fue con varias opciones en Buenos Aires. Ahora, se da un marco de unidad bastante amplio. ¿Qué pasó?

MB: Lo que pasó es que las bases forzaron la unidad. No fue un tema de dirigentes, fue un tema de las bases. La reunión fue por abajo, no por arriba. Mirá lo que pasa en Córdoba, donde Schiaretti tuvo que dar libertad de expresión. ¿Por que Massa o Cristina volvieron al PJ? Porque los obligaron las bases. Es muy fuerte el antimacrismo en las bases peronistas. Es un quiebre social. Los de abajo contra los de arriba. Ahora, la cuestión no es ganar, que se puede ganar, sino gobernar 2020 y 2021. Por eso, todos suman peronistas a sus espacios, que se van a tener que hacer cargo del desastre. Porque no hay plata en ningún lado y no podés cobrar impuestos porque no se mueve nada. ¿Cómo vas a hacer funcionar al Estado sin que todo explote?

APU: Ve un escenario bastante catastrófico...

MB: La pregunta es: ¿Después del 10 de dicimebre, qué carajo hacés? Por eso ahora suman peronistas... Pasaron del mejor equipo de la historia a reemplazar a sus funcionarios por cuadros peronistas, formados en los últimos 40 años, que te puedan resolver los quilombos. Pensá que los más optimistas hablan de 4 a 6 años para volver, no al 2015, sino a 2006. 

APU: Vuelvo al peronismo. ¿Qué es Alberto Fernández? ¿Es un conductor político?

MB: Desde que falleció Perón, en el peronismo siempre hubo pares. El peronismo es muy plano, no se debe confundir conducción con mandar. Por eso, se trata de una relación entre pares. Néstor Kirchner no quería saber nada con que se juntaran los gobernadores. Por supuesto, el que conduce el Estado tiene presupuesto y ordena. Si no tenés elementos no podés hacer nada en los territorios. Pero no alcanza con la billetera para mandar, eso no lo pudo hacer ni Menem ni Kirchner. Insisto, en el peronismo son todos pares. Eso es lo que no entienden los no peronistas. 

APU: En su blog, suele ironizar sobre la peronización de todas las fuerzas sociales y políticas. 

MB: Cambiaron las relaciones de poder en el país. Hace unos años, se hablaba de que Cambiemos había llegado para quedarse, se hablaba de una reelección segura. Hoy, tenés a Sebreli y a Durán Barba reflexionando sobre el ethos del funcionario peronista. Lo que pasó es que el no peronismo fracasó. Mirá al progresismo. Lleva a Urtubey como candidato a vicepresidente. ¡A Urtubey y a Barrionuevo! ¿Dónde está el radicalismo? Hay peronistas en todos lados, porque lo que se viene es muy difícil, se va a necesitar de mucha negociación. El Estado es como la mafia, si no puede recaudar, no existe. ¿Quién va a pagar la policía, a los maestros o a los médicos de los hospitales públicos?  

APU: Lo llevo a Buenos Aires: ¿Kicillof le puede ganar a Vidal?

MB: Sí, le puede. Vidal sacó la misma cantidad de votos en 2015 y 2017, en torno al 40%. Antes pensaban en ganar muchos municipios en Gran Buenos Aires. Ahora, si mantienen lo que tienen es bueno. Los que van con la boleta corta en Buenos Aires son ellos, que no quieren mostrar a Macri. 

APU: Usted hace mucho énfasis en el clivaje social para pensar Argentina. Esto es, la diferencia entre "los de abajo y los de arriba". A diferencia de ciertos planteos en torno a una Argentina muy marcada - en sus valores e imaginarios - por la clase media. ¿Es así?

MB: El tema es éste: todos son clase media hasta que la cosa se pone fea. Mientras las cosas funcionan bien, son todos clase media. Cuando se pone jodida, somos todos proletarios.