fbpx ¿De qué nos defendemos? ¿De un virus o de la III Guerra Mundial?, por Mario Firmenich | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Debates //// 04.04.2020
¿De qué nos defendemos? ¿De un virus o de la III Guerra Mundial?, por Mario Firmenich

Mario Firmenich, actual profesor en el Departamento de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona, escribió sobre las consecuencias políticas de la pandemia.

Por Mario Firmenich

1. “Estamos en guerra contra un enemigo invisible” 

Desde que el presidente de Francia pronunció la frase, todo el mundo está hablando ya de la pandemia repitiendo  que “estamos en guerra contra un enemigo invisible”.

Pareciera que esta guerra es contra un virus. Pero como mínimo hay que hacer dos observaciones a esta visión superficial. 

Por un lado, si estamos en una guerra con una “pan”-demia (es decir, epidemia global o mundial), significa que estamos en una guerra mundial.

Por otro lado, los virus no son invisibles, sólo hace falta un microscopio para verlos.

¿Dónde está o quién es entonces el enemigo invisible que genera esta guerra mundial? ¿Qué clase de guerra es esta III guerra mundial?

2. Sobre el origen de la pandemia del coronavirus

Circulan dos interpretaciones sobre el origen de la pandemia que aluden a dos realidades preexistentes. Ambas interpretaciones son viables y además pueden ser complementarias. 

2.1. La hipótesis de la III Guerra Mundial

Por un lado está la interpretación geopolítica de la III guerra mundial.

Esta interpretación se basa en el hecho de que desde hace años el mundo vive en guerras locales en que se enfrentan intereses geopolíticos de diversas potencias. El Papa Francisco la calificó hace ya algún tiempo como “la tercera guerra mundial por partes”.

En cada parte de esta guerra vemos que lo que se desarrolla son guerras civiles. La excusa para el inicio de tales guerras civiles puede ser cualquier “grieta” heredada de la historia antigua o reciente: reivindicaciones étnicas, lingüísticas, territoriales, religiosas, antidictatoriales, anticorrupción, antiterrorista, etc. etc. etc. El listado de guerras civiles arranca en la disolución de Yugoslavia y pasa por Afganistán, Irak, Libia, Siria, Ucrania; incluye intentos aún inconclusos como Venezuela, Hong Kong y Bolivia.

Esa guerra entre potencias no se ha limitado a escenarios abiertamente bélicos. 

También incluye maniobras políticas de disolución de vínculos civiles de larga data como el Brexit y la amenaza seudodemocrática de la independencia de Cataluña. 

No faltó tampoco el enfrentamiento económico directo entre potencias incluyendo guerra de divisas con devaluaciones del dólar, del yuan y del euro, guerra del petróleo contra Rusia e Irán, guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Pero esta III Guerra Mundial tiene otro aspecto de guerra civil: la guerra de “los ganadores” de la globalización neoliberal contra “los pueblos perdedores” de dicha globalización. 

Los “ganadores del modelo” aprovecharon la revolución tecnológica para apropiarse del valor agregado que pudo hacerse con trabajo de máquinas sustituyendo el trabajo humano. El resultado de esta revolución tecnológica, que podría haber sido una innovación para el bienestar social, fue en cambio la exclusión de enormes masas de trabajadores. Algunas estimaciones sostienen que para el establishment mundial sobran entre 3.000 y 3.500 millones de personas en el mundo. Si consideran que estos pueblos “sobran” es lógico sospechar que tienen múltiples planes para eliminarlos.

Ahí está la represión a los migrantes de África y Medio Oriente hacia Europa occidental, a los migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos o el sitio de Israel a los palestinos. 

Ahí están las “reflexiones” amenazantes de geronticidio del Primer Ministro Japonés hace algunos años y de Cristine Lagarde más recientemente sobre que los ancianos no deben vivir tanto porque amenazan el equilibrio fiscal del sistema previsional.

Ahí están desde hace décadas las sospechas de que otros virus como el HIV, el ébola o las llamadas gripe aviar y gripe porcina fueron ataques de exterminio masivo.

Todas estas realidades son previas al coronavirus. ¿Qué interpretación puede hacerse de la evolución de esta pandemia a la luz de aquellas realidades preexistentes?

La infección del coronavirus empieza en China, salta a Irán matando a altos cargos del gobierno y salta luego al norte de Italia. Cualquiera que dibuje esa dinámica en un mapamundi verá que se trata de la histórica “ruta de la seda” que la expansión china de la actualidad pretende volver a poner en funcionamiento. Es razonable sospechar que los Estados Unidos podrían estar detrás de ese ataque en su guerra comercial con China.

Simétricamente,  es lógico sospechar que alguna de las potencias afectadas por el coronavirus podría haber devuelto el golpe diseminándolo en Estados Unidos.

La “población de riesgo” para la infección del coronavirus son los mayores de 65 años. El 80% de los muertos por coronavirus tiene en promedio casi 80 años y más del 90% de los muertos son mayores de 60 años. Curiosamente el coronavirus mata prioritariamente a los jubilados y pensionados. Es razonable sospechar que el establishment socioeconómico de la globalización neoliberal podría estar detrás de una eliminación de la población causante del déficit financiero de los fondos de pensiones y jubilaciones, tanto públicos como privados. 

El establishment global de los multibillonarios que se reúnen en foros mundiales exclusivos, como el Foro de Davos y el Club Bilderberg y seguramente otros que no conocemos, no se identifican necesariamente con una única nación y además tienen capacidad de acción “invisible” por encima y al margen de los gobiernos de los estados.

2.2. La hipótesis de un virus mutante natural fruto de la globalización neoliberal

Por otro lado está la interpretación político-ecológica de esta pandemia. 

La globalización neoliberal diseñó un mundo en el que en los países centrales de este capitalismo salvaje se enriquecen exponencialmente con la valorización de las acciones de sus empresas gracias a la globalización financiera alimentada y protegida por los principales bancos centrales del mundo.

Mientras tanto, sus empresas se deslocalizaron a países de la periferia para generar la maximización de beneficios de corto plazo produciendo en gran escala en condiciones laborales, fiscales y ecológicas de máxima depredación.

Todo ello explotando sin límites energías fósiles contaminantes, los desechos industriales tóxicos, la destrucción de ecosistemas enteros y la contaminación del agua potable.

En este proceso las agroindustrias alimentarias procesadoras de carnes tienen un papel crucial, combinadas con la precariedad socioeconómica de grandes concentraciones de mano de obra barata, cuya alimentación se hunde en la mayor insalubridad.

La cría industrial de múltiples especies animales en estas condiciones insalubres genera la coexistencia social en hacinamiento de animales y humanos, en condiciones tales que se hace factible el salto de los virus animales hacia los humanos con una mutación del virus. 

Los principales lugares del mundo que han sufrido este tipo de incorporación a la globalización neoliberal son los países de Asia, muy especialmente China e India.

Todas estas realidades son previas a la actual pandemia del coronavirus. ¿Qué interpretación puede hacerse de la evolución de este fenómeno a la luz de aquellas realidades preexistentes?

La situación socioeconómica de los trabajadores de la provincia china de Wuhan, incluyendo una alimentación más o menos generalizada con carnes de animales salvajes, verifica las condiciones que harían posible la mutación  de un  virus animal que podría infectar a los humanos.

La interrelación política, social y comercial entre China e Irán hace muy factible la transmisión del virus por vía aérea y el rápido contagio de la infección de un país a otro. 

Por la misma razón y por los mismos medios el virus pudo expandirse por vía aérea rápidamente al resto del mundo.

Es lógico sospechar que los intereses económicos interrelacionados, chinos y occidentales, de la globalización neoliberal pueden ser los culpables de estas pandemias por sus métodos antiecológicos y antisociales de producción, distribución y consumo.

Si esto es así, es lógico esperar que nuevas y más criminales pandemias azoten a la humanidad como consecuencia de la maximización de beneficios de corto plazo de la globalización neoliberal.

2.3. Las dos hipótesis expuestas pueden ser complementarias

Las hipótesis de la III Guerra Mundial y de la generación de virus mutantes por la depredación político-ecológica neoliberal pueden ser complementarias.

El debate de si el coronavirus es una fabricación de laboratorio como arma de guerra o de si es un emergente biológico natural de la globalización neoliberal puede ser ocioso desde el punto de vista de sus consecuencias.

El virus pudo haber sido generado con ingeniería genética en un laboratorio militar y haber sido usado como arma arrojadiza. En este caso sería ingenuo creer que, si nos defendemos bien de este virus, no nos infectará ningún otro virus. Ninguna guerra se reduce a un único cañonazo; las guerras biológicas tampoco

El virus pudo haber mutado naturalmente y luego ser usado como arma de guerra contra un enemigo. En este caso vale la misma reflexión del caso anterior. Deberíamos prever una defensa contra nuevas armas biológicas naturales lanzadas en la III Guerra Mundial.

El virus pudo haber mutado naturalmente, pudo diseminarse por la lógica de transporte y comunicaciones de la globalización, y luego ser aprovechado políticamente como parte de una estrategia preconcebida. La reflexión sigue siendo la misma. Nuevos virus mutantes del sistema agroindustrial de la globalización neoliberal seguirán generando pandemias que serían útiles a estrategias genocidas de algunos poderosos del mundo.

Reducir el debate a una confrontación entre explicaciones de tipo conspirativo y explicaciones de tipo marxista-ecológico es inútil respecto de la realidad que afrontamos. 

La realidad es que los países periféricos ya estábamos expuestos, antes del coronavirus, a una dinámica político-militar-económica global impuesta por grandes potencias que nos infligía agresiones devastadoras, según los casos, de naturaleza financiera, o de confrontaciones civiles, o de carácter militar convencional.

Ahora sabemos que también estamos expuestos a agresiones devastadoras de carácter epidemiológico (viral o bacteriano) que provienen de una globalización neoliberal en crisis sistémica que provoca tanto desastres ecológicos como guerras entre potencias.

3. Necesitamos una estrategia de defensa nacional integral

Necesitamos una estrategia de defensa nacional integral frente a la totalidad de las agresiones provenientes de la globalización neoliberal en quiebra.

3.1. La posición más conveniente para la Argentina y el mejor aporte que podemos hacer a la humanidad frente a la III Guerra Mundial es la neutralidad. 

En la medida de nuestras posibilidades, deberíamos contribuir a que toda América Latina sea solidariamente neutral, proponiendo un Nuevo Orden Internacional Integralmente Sostenible con un Nuevo Sistema Monetario Internacional.

3.2. La neutralidad en una guerra mundial que promueve guerras civiles nacionales consiste en que en nuestro país no haya guerra civil. Esto exige un programa de Unidad Nacional para el desarrollo sostenible de largo plazo que debe negociarse con todos los sectores sociales, económicos y políticos. Tras la experiencia mundial de la pandemia, resulta obvio que el liberalismo antiestatista es un infantilismo ideológico. El poder del estado en una estrategia nacional es insustituible. La preocupación de todos debe ser que la conducción del estado sea democrática y que esté al servicio de un proyecto nacional compartido.

3.3. La defensa nacional ante una estrategia del establishment mundial que busca el genocidio de los más débiles es una política de estado para el fortalecimiento socioeconómico y sanitario de la niñez, la ancianidad y las personas con minusvalías.

3.4. La defensa nacional ante las eventuales consecuencias de una guerra mundial biológica exige la multiplicación de la inversión pública en ciencia y tecnología bioquímica, médica  y farmacéutica. La aplicación práctica de esta defensa presupone la vacunación masiva frente a enfermedades habituales y frente a enfermedades potenciales. Curiosamente la OMS califica hoy a la Argentina como país con riesgo de fiebre amarilla; sería conveniente curarse en salud con la vacunación masiva contra la fiebre amarilla.

3.5. Una estrategia de defensa nacional presupone un plan de logística nacional apropiada a las necesidades.  La logística nacional se asienta siempre en la estructura de producción de bienes y servicios del sistema socioeconómico nacional. 

Esto supone un plan estratégico nacional que abarque: salud pública, soberanía alimentaria, soberanía energética, soberanía monetaria, sustitución de importaciones críticas y políticas industriales nacionales (con producción privada y estatal cuando fuere necesario).

3.6. Una estrategia de defensa nacional requiere la movilización de los recursos humanos disponibles. Argentina debería crear unas Fuerzas Nacionales de Defensa Civil y Militar, capacitadas para actuar ante catástrofes como inundaciones, incendios forestales, terremotos, tsunamis y pandemias, a la vez que deberían estar capacitadas militarmente para defender la plena soberanía del territorio nacional. Esto debería incluir un servicio cívico-militar obligatorio para hombres y mujeres.

3.7. La defensa nacional ante un ataque biológico imprevisto no puede basarse duraderamente en paralizar el sistema socioeconómico nacional.

La logística es sinónimo de producción de todo tipo de bienes y servicios para el abastecimiento de toda la población.

La acción de las fuerzas de defensa nacional es sinónimo de trabajo urgente para defender a la población de riesgo y para mitigar los focos del peligro, de cualquier tipo que sean. Tomando la metáfora de una nación que sufre un ataque de bombardeo aéreo, es válido que en la emergencia inesperada toda la población se esconda en los refugios. Pero sería suicida que luego toda la población se quedará escondida en los refugios durante mucho tiempo.

Una drástica cuarentena como defensa inmediata ante la emergencia biológica es correcta en el corto plazo. Pero debemos desarrollar una logística que nos permita salir de las emergencias lo antes posible. La experiencia de esta pandemia nos enseña que, entre otras cosas, nos falta una logística de defensa biológica que permita que el grueso de la población retome sus trabajos habituales con la protección de abundantes recursos farmacéuticos, de higiene y con vestimentas descartables apropiadas para no contagiarse.