DDHH //// 26.12.2018
Nora Cortiñas despidió a Osvaldo Bayer: “Deja una historia de ética, de compromiso con nuestra historia”

La Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora expresó palabras de homenaje para despedir al autor de “La Patagonia Rebelde”.

La muerte del legendario escritor Osvaldo Bayer conmovió a distintas figuras e intelectuales del campo popular. Tras conocerse la noticia de su fallecimiento, distintas organizaciones y referentes se expresaron sobre el legado del autor de “La Patagonia Rebelde. “Deja una historia de ética, de compromiso con nuestra historia. Fue el historiador más profundo que tuvimos acá en la Argentina”, sostuvo la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas.  Asimismo, añadió: “Tuvimos muchos, pero él es el que deja más para las generaciones por venir. La historia argentina pasó en su vida. La retuvo, la transmitió y retransmitió. Es inolvidable. Puedo agregar que su ética y compromiso dejan mucho de herencia”.

Por su parte desde la agrupación H.I.J.O.S. Capital se sumaron al homenaje y subrayaron en redes sociales: “Se va Osvaldo Bayer. Se queda para siempre. Bajó los cuadros de los que masacraron a los pueblos originarios. Levantó las banderas de las luchas obreras y los derechos humanos”, y añadieron: “Abrazó la rebeldía con toda la capacidad de la ternura. ¡Hasta siempre, hasta todas las victorias!”. Cabe recordar que Bayer había sido nombrado por la regional Córdoba como “miembro honorífico de la agrupación” y había sido galardonado en 2013 por su “trayectoria y compromiso con la memoria colectiva y con la defensa de los derechos humanos”. 

El organismo de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo, también expresó: “Nos sumamos a las despedidas y homenajes a Osvaldo Bayer, un pensador fundamental, un hombre indispensable y un amigo”, y destacaron que “su literatura nos acompañará siempre para comprender nuestra historia. Abrazamos a sus familiares”. 

En esta misma dirección se expresó La Comisión Provincial por la Memoria (CPM)  que recordó que Bayer relató  “las resistencias obreras, el genocidio de los pueblos originarios, la lucha de las mujeres, los crímenes de Lesa humanidad y las restantes violencias estatales, se tejen en su obra como una gran trama que nunca abandona la perspectiva de los oprimidos, quienes ocupan el centro de la historia y la esperanza emancipatoria de la humanidad”.