DDHH //// 08.03.2018
Migrantes organizados: un nuevo actor que se conforma 

El lunes 5 de marzo se dio el denominado "Migrantazo" convocado por distintas organizaciones sociales de la comunidad nucleadas en el recientemente creado "Bloque de Trabajadorxs Migrantes". 

Por Maximiliano Gutiérrez. Foto de Federico Aloi.

El "Migrantazo" se dio en el Congreso de la Nación hacia las 15 donde fueron numerosísimas personas convocadas bajo la consigna "Migrar no es delito". Al mediodía en la Legislatura de la Ciudad se dio lugar a una conferencia de prensa por parte de los referentes de este Bloque. El "Bloque Migrante de Trabajadores" fue constituido al calor del decreto 70/2017 a principió del año pasado, que direccionó el tratamiento por parte del Estado a la población migrante, depositando en la mismas posiciones estigmatizantes y de persecución a la comunidad migrante.

"Migrar no es delito" remite a la lucha contra el decreto mencionado anteriormente y esta vez alude al reclamo vivaz en contra del proyecto presentado la semana pasado por el diputado Luis Petri (Cambiemos) que de ser aprobado traería consigo restricciones al acceso al servicio de la educación y la salud pública por parte de los migrantes dando por tierra a la concepción universalista de los derechos que goce cualquier habitante de este país. El proyecto ignora, entre otras cosas, pactos internacionales (San José de Costa Rica) incorporados en nuestra Constitución Argentina y que fueron plasmados en la Ley de Migraciones 25.871 sancionada en el año 2003, ley que dejaba atrás paradigmas orientados al control y expulsión de estos habitantes. 

El "Migrantazo" junto con el próximo "Paro Migrante" a realizarse el 30 de marzo quieren ser hechos que posibiliten la visualización de este nuevo actor político en formación llamando a la reflexión de la sociedad, creando una posición con voz propia que ayude a alejar distintos estereotipos y descalificaciones que el gobierno nacional actualmente está alimentando sobre esta población , evitando así responsabilizarse del déficit y deuda que tiene con la población al no garantizar las condiciones que posibiliten un servicio de salud y educación públicos de calidad.