fbpx Los sindicatos combativos, en la calle contra Etchecolatz | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
DDHH //// 08.01.2018
Los sindicatos combativos, en la calle contra Etchecolatz

Los gremios más activos contra las políticas macristas se hicieron presentes en la histórica movilización que repudió la domiciliaria para el genocida Miguel Etchecolatz. 

La movilización que recorrió el centro de Mar del Plata contó con la presencia de múltiples sindicatos, tanto de la CGT como de la CTA, así como de las representaciones gremiales de Mar del Plata.

Claudia Lázzaro, responsable de Derechos Humanos y Género del Sindicato de Obreros Curtidores, resaltó: "Queremos que Etchecolatz cumpla sus condenas en una cárcel común, que es donde tiene que estar. No hay ninguna casa excepto la cárcel que pueda albergar a un genocida. Somos decenas de miles de personas, cuadras y cuadras rechazando la domiciliaria para Etchecolatz y todos los genocidas".

Marcela Correia d'Albuquerque, secretaria de Derechos Humanos de SADOP, afirmó: "Como la mayoría de los sindicatos, sobre todo los de la Corriente Federal de los Trabajadores, tenemos dentro de nuestros 26 puntos el reclamo por Memoria, Verdad y Justicia. Esta vuelta de Etchecolatz a su casa no es un hecho aislado sino que forma parte de la política de derechos humanos tanto del gobierno de Macri como de Vidal. Del mismo modo que frente a la amenzada del 2x1 nos movilizamos, volveremos a utilizar las formas de protesta de otros momentos históricos. Si no hay justicia, que haya escrache". La militante gremial resaltó: "Tenemos que interpelar a la sociedad civil que reflexione al respecto, no se trata sólo de resistir sino de organizarnos, porque el panorama es mucho más complejo del que pensaban los más optimistas".

Daniel "Tano" Catalano, secretario general de ATE Capital, encabezó una de las columnas: "La movilización demuestra el descontento que tiene la ciudadanía. Macri plantea el camino de la represión, de los presos políticos, la liberación de los represores, de los asesinatos. La masividad en repudio a la domiciliaria de Etchecolatz me parece increíble y demuestra el compromiso que tiene nuestra sociedad con los derechos humanos".