DDHH //// 10.06.2010
Jefe de Gobierno de Ciudad de Buenos Aires viola una vez más la Ley de Seguridad Pública

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Observatorio de Derechos Humanos) La decisión de Mauricio Macri de enviar a dos efectivos de la Policía Metropolitana a un Curso de Antiterrorismo en El Salvador se contraponen nuevamente con los objetivos estipulados en la ley 2894 de Seguridad Publica de la Ciudad de Buenos Aires.
Según lo publicado en el Boletín Oficial del 31 de mayo de 2010, los agentes Álvaro López y Enrique Sardella fueron designados para viajar a la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley (ILEA), en El Salvador, para participar de un encuentro que allí se desarrollará entre los días 14 y 23 de junio de 2010. La organización del evento estará a cargo del gobierno de los Estados Unidos y según el propio Boletín Oficial, los agentes recibieron la suma de ocho mil pesos para gastos personales de parte del gobierno porteño.
El congreso se llama "Programa de Desarrollo Gerencial para Fuerzas Especiales y de Seguridad", y abordará temas como antiterrorismo, lavado de dinero, control de pasos fronterizos, delitos que en nuestro país tienen jurisdicción federal.
El capítulo III de la ley 2894, en su artículo 33, determina las funciones de la Metropolitana: a) brindar seguridad a personas y bienes; b) prevenir la comisión de delitos, contravenciones y faltas y c) hacer cesar la comisión de delitos, contravenciones y faltas, poniendo en conocimiento inmediato de los mismos a la autoridad judicial competente, debiendo actuar conforme a las disposiciones procesales vigentes en el orden nacional o local, según corresponda al hecho en el cual se haya actuado.
Organizaciones No Gubernamentales y de Derechos Humanos internacionales consideran a la ILEA una nueva Escuela de las Américas. SOAW (Observatorio de la Escuela de las Américas), por ejemplo, una ONG que "trabaja para cerrar, bajo cualquier nombre que tenga, la Escuela de las Américas del ejército de los Estados Unidos". Cabe mencionar que dicha Escuela fue uno de los símbolos del Terrorismo de Estado en Latinoamérica, y que por sus claustros pasaron mas de 64 mil soldados, muchos de los cuales tendrían una activa participación en las violaciones a los DDHH y el terrorismo de Estado de sus respectivos países.
Desde su creación, la Policía Metropolitana ha demostrado más tropiezos que soluciones. Desde la designación del Jorge “Fino” Palacios (actualmente preso por el delito de asociación ilícita) como jefe de la fuerza (primero desmentida, luego admitida y posteriormente arrepentida), hasta la falta de transparencia respecto de los métodos de selección de los policías que provenían de otras fuerzas, pasando por los espionajes clandestinos y la inclusión en sus filas de algunos ex policías federales con serios antecedentes, ahora se intenta capacitar a la nueva fuerza con conceptos alejados de una concepción democrática y de derechos humanos en violación a la Ley 2894 de Seguridad de la Ciudad.
Desde el ODH entendemos que el Gobierno de la Ciudad en lugar de reforzar las políticas públicas para resolver el problema de la inseguridad, equivoca el eje con actividades que no se corresponden necesariamente con los objetivos actuales de la Policía Metropolitana. (Agencia Paco Urondo)