DDHH //// 11.08.2017
Desaparición de Maldonado: hallan restos de sangre y de cabello en una camioneta de Gendarmería

"No hay indicios de que a Santiago Maldonado lo haya detenido la Gendarmería", dijo hace una semana Patricia Bullrich, responsable política de esa fuerza de seguridad. Testigos y familiares del joven afirman lo contrario. 

Por Enrique de la Calle

"No hay indicios de que a Santiago Maldonado lo haya detenido la Gendarmería", se apresuró a declarar Patricia Bullrich, ministra de Seguridad nacional, cuando se supo de la desaparición del joven de 28 años. No le importaron las declaraciones de testigos ni de la familia de Maldonado. Era necesario sacar rápido del medio a la Gendarmería, fuerza que depende del Gobierno nacional y que fue la encargada de la represión sobre la comunidad mapuche en Esquel, Chubut. 

Después de idas y vuelas, el juez federal Guido Otranto decidió realizar un allanamiento en la sede local de la fuerza de seguridad. ¿Por qué tardó tantos días cuando desde el principio se mencionó a Gendarmería como posible responsable? Una semana es un plazo más que importante para que puedan borrarse pruebas. 

Sin embargo, según trascendió, el operativo habría dado resultados positivos ya que se habrían encontraron rastros de sangre y cabellos que podrían ser de Maldonado. Los restos serán revisados en las próximas horas. 

También trascendió que el propio jefe de Gabinete de Bullrich, Pablo Noceti, siguió de cerca el allanamiento. De confirmarse que Maldonado fue levantado por agentes de la Gendarmería obligaría a respuestas claras de Noceti y de Bullrich. Se estaría ante un caso de desaparición forzada de persona. Con un agravante: una situación respaldada por funcionarios del Gobierno nacional.  

En una entrevista con Página 12, el defensor oficial del juzgado federal a cargo de la investigación, Fernando Machado, aseguró que “la versión de la comunidad es bastante creíble, en el sentido que se lo habría llevado la Gendarmería. Todas las pruebas son contestes con esa versión. En ese contexto sin lugar a dudas sería una desaparición forzada".

- ¿Para usted se lo llevó la Gendarmería?, preguntó Página 12. 

- Es claro que la única fuerza de seguridad que intervino en este episodio es Gendarmería Nacional. Pedimos un rastrillaje con perro en el lugar donde fue visto por ultima vez Santiago Maldonado. El perro encontró una gorra que fue reconocida por los miembros del lugar como gorra de Santiago. El perro tomó un camino, una senda que es absolutamente compatible con lo que habían dicho los miembros de la comunidad, que es el lugar donde lo habían visto por última vez. Se pudieron levantar huellas de vehículos de Gendarmería adentro del territorio que también corresponden con el relato de la comunidad, fue la respuesta de Machado. 

Varios interrogantes se plantean sobre la desaparición de Maldonado: ¿Por qué con estos elementos bastante básicos el juez tardó más de una semana en allanar a la Gendarmería? ¿Por qué Noceti, Bullrich y el ministro de Derechos Humanos, Claudio Avruj, se niegan a aceptar, como posibilidad al menos, la intervención de Gendarmería en la desaparición?

Mientras tanto, Clarín, La Nación e Infobae le hacen el juego sucio al Gobierno. Rápidamente, Lanata y compañía salieron a advertir sobre la existencia de una "guerrilla mapuche". Ayer difundieron un video donde "supuestamente puede verse" a Maldonado en una tienda en algún lugar. Como era de esperar, el video es falso, y el hombre que aparece se mostró ante la prensa para aclarar lo obvio. 

Con todo este entramado de fondo, hoy se movilizará una multitud a Plaza de Mayo para pedir por la "aparición con vida de Santiago", el joven que lleva 10 días desparecido y que todavía no mereció una sola mención del presidente Mauricio Macri.