fbpx "De facto", una serie documental sobre dictaduras argentinas | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
DDHH //// 15.03.2018
"De facto", una serie documental sobre dictaduras argentinas

Este viernes 16 de marzo se realizará el pre-estreno en el Auditorio Alicia “Licha” Zubasnabar De La Cuadra, de la Casa por la Identidad del Espacio Memoria y Derechos Humanos. Su directora, Manuela Irianni dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre el proyecto audiovisual. 

Este viernes 16 de marzo a las 18 se realizará el pre-estreno de la serie documental audiovisual “De Facto” en la Casa por la Identidad de la Ex ESMA. La jornada contará con la presencia de la directora, Manuela Irianni, que conversó con AGENCIA PACO URONDO sobre el contenido y el proceso de trabajo. La entrada es libre y gratuita.

Agencia Paco Urondo: ¿En qué consiste la serie documental audiovisual “De facto”?

Manuela Irianni: De Facto es una serie que narra la historia de los presidentes de facto argentinos, a través de entrevistas. Hubo en total 13 entrevistados, cada uno se refirió a un presidente de facto en particular. Los enrevistados son: José Pablo Feinmann, Raúl Zaffaroni, Horacio Verbitsky, Stella Calloni, Eduardo Jozami, Jorge Luis Bernetti, Atilio Borón, Fernando Devoto, Eduardo Aliverti, Gabriel Di Meglio, Alejandro Cattaruzza e Isidoro Gilbert. Cada entrevista se refiere al presidente de facto en particular, al golpe de Estado que lo llevó al poder, a la relación que tuvo con los medios de comunicación, y a tópicos que son específicos de cada período histórico. Las entrevistas son complementadas con animaciones, hay una animación por cada presidente de facto, y las mismas abordan un tema puntual, trascendente, como por ejemplo los bombardeos de la Plaza de Mayo o los Fusilamientos del ‘56.

APU: ¿Qué instituciones participaron de la producción?

MI: La serie fue producida por ABRA - Medios Unicen, la productora audiovisual de la Universidad Nacional del Centro de la Pcia. de Buenos Aires. A su vez, las animaciones fueron producidas por el CPCA de la Universidad Nacional de Río Negro. La serie fue filmada en el Museo del Bicentenario y fue financiada por el CIN a través de la La Red Nacional Audiovisual Universitaria (RENAU).

APU: ¿Por qué tomaron la decisión de utilizar animaciones como recurso audiovisual?

MI: Tuvo que ver con el deseo de incorporar al discurso lo poético, el lugar para la metáfora. Cuando charlamos con Pablo Bernasconi, que fue el artista plástico que hizo las ilustraciones en las cuales se basaron las animaciones, pensamos en lo necesario que era, en medio de tanta información, testimonios tan intensos, fotografías, videos y diarios, que pudiera haber un momento para el espectador. Un momento poético y metafórico, en el que las cosas se cuentan desde otro lugar. Abre a que la persona que lo está mirando pueda interpretarlo desde su lugar,desde su mundo y desde sus vivencias. También nos pareció una linda forma de llegarles a las pibas y a los pibes.

APU: ¿Encuentra similitudes entre los distintos procesos dictatoriales en Argentina?

MI: Encuentro similitudes y, también, diferencias. Similitudes porque todos son presidentes de facto que llegan al poder de manos de un golpe de Estado, de modo que la democracia se ve vulnerada y no se respetan los derechos de la población. También, los grupos económicos siempre tienen una incidencia importante y, exceptuando el golpe del 43, los medios de comunicación juegan un rol fundamental. Sin embargo, entre los distintos presidentes de facto, las diferencias son muchas.

APU: ¿Qué rol tuvieron los medios de comunicación hegemónicos?

MI: Tuvieron siempre un papel preponderante. Por ejemplo, el golpe de 1930 fue posible, en gran medida, gracias al trabajo de los diarios La Prensa, Crítica y La Fronda, que generaron un ambiente en el que el desprestigio de Yrigoyen fue en aumento de una manera veloz y abrupta. Recuerdo un titular que me marcó mucho: “Analfabeto de padre y Madre”, donde en La Fronda se contaba que los padres de Yrigoyen no habían ido a la escuela, como si éso lo deslegitimara como presidente. Este es tan sólo un ejemplo. En todos los golpes de Estado los medios actuaron, hasta llegar a la última dictadura donde directamente se hicieron socios. Hay trabajo en conjunto, decisiones e intereses compartidos. Definitivamente, los medios pasan a ser un actor central.