fbpx Chile un estado terrorista, por Lucas Zahíri
DDHH //// 17.08.2010
Chile un estado terrorista, por Lucas Zahíri

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Operativos simultáneos de Carabineros en Santiago y Valparaíso por las investigaciones del "caso bombas", han puesto al descubierto la represión de este gobierno, allanando casas ocupas y de particulares para encontrar a los “supuestos” culpables de los cuales no hay pruebas concretas que signifique siquiera el buscarlos con nombres y apellidos. En las pesquisas participa personal del GOPE, Fuerzas Especiales y Labocar con el apoyo de helicópteros, como ocurrió en el allanamiento de la casa okupa La Crota, ubicada en la calle Santa Isabel 380. Allí se detuvo a seis personas inocentemente, el delito habitar casas ocupas y ser anarquistas.
 
Según la dirección de Inteligencia de Carabineros, el operativo se realizó por tener datos que “supuestamente” prueban la participación de los detenidos en la manipulación y detonación de explosivos Y serán imputados nuevamente por el fiscal por el delito de infracción a la Ley de Conductas Terroristas, a causa de la seguidilla de bombazos registrados en los últimos meses en diversos puntos, y en los que supuestamente estarían involucrados los 14 sujetos, entre los que se encuentran sociólogos, psicólogos y estudiantes.
 
Los abogados de los 14 detenidos han acusado además presiones para lograr que sean juzgados, falta de derechos al negar información sobre eventuales pruebas incriminatorias y enjuiciamiento anticipado. "hay desproporción de cómo están actuando las instituciones en el caso" y que esto queda demostrado al verse "debilitada la independencia del Ministerio Público por influencia del Ministerio del Interior". Eso sin dejar pasar por alto las declaraciones entregadas a los medios por la jefatura de inteligencia policial de Carabineros que es irregular, prohibido por ley que la policía haga juicio por las investigaciones y esto es claramente una presión a los tribunales de justicia y un recurso mediático con clara manipulación de la prensa a favor del gobierno represor de Sebastian Piñera.
 
Solo en Chile se detiene y se encarcela por “supuestos” solo por que necesitan culpables y necesitan con ello ampliar el presupuesto para “seguridad” para convertirnos en una segunda Colombia donde el terrorismo y los montajes criminales nacen desde el mismo gobierno para acallar las voces que denuncian el estado precario en que vivimos todos los chilenos, con falta total de dignidad, la justicia funciona solo para los ricos, los robos con corbata, las estafas de los grandes grupos económicos, la falta de un seguro real de protección social para los más necesitados, la mercantilización de la educación y la salud es lo que el gobierno intenta callar y ocultar y con ello evitar el alzamiento de las voces trabajadoras que denuncien tal desastre del que todos los chilenos somos presos. Por ello también no resulta para nada extraño que Piñera celebre por los medios de comunicación el operativo realizado por la Fiscalía Sur, donde se detuvo a los 14 sujetos para según él perseguir al terrorismo y sus redes anarquistas.
 
“Me comprometí a terminar con la impunidad y creo que el golpe que se les dio refleja el espíritu del gobierno, de luchar contra la delincuencia y el crimen organizado con toda la fuerza del mundo y con todo el rigor de la ley”. Y claro no es sorprendente que lo que realmente persiga Piñera es una ideología política contraria a la de él, pues para el actual gobierno y ya desde la concertación los luchadores sociales no son más delincuentes que actúan bajo el crimen organizado. (Ya desde el gobierno de Bachellet se había intentado crear una ley que persiguiera a los que protestaban con resultantes de destrozos en la vía pública, queriendo culpar a todos quienes hicieran el llamado a dicha protesta o se plegara al llamado). La cucaracha busca siempre un rincón donde esconderse de la luz, tal cual lo hace el gobierno chileno para tapar sus errores, inoperancia ante un tsunami que costó la vida a cientos de chilenos cuya ayuda real aún no llega, usurpación de los territorios mapuches, ocultamiento de la huelga de hambre de los mapuches y de su precario estado de salud, la miseria que han originado y falta de compromiso con la ciudadanía , así hoy contamos con un gobierno que pretende por lo bajo distraer las críticas hacia su gestión y culpar de terroristas a cualquiera que pretenda luchar por sus derechos.
 
Y es que para el gobierno mostrarse como eficientes y rápidos para resolver los "problemas" no es nada fácil, más aun cuando objetivamente vemos a diario la calamidad de país en que nos han convertido los ladrones que por siglos han acaparado el poder político en nuestro país antes con los administradores del fundo hoy con los dueños de él. Y claro ante tanto descontento cuando la brecha entre ricos y pobres es abismal con un gobierno que pretende manejar las políticas publicas como una sociedad anónima cuyo integrantes de la coalición de gobierno son los únicos socios, el Ministerio del Interior necesita siempre aparecer resolviendo algo y ¿como lo hace? acusando a los ciudadanos de una ideología clasista y proletaria de “violentitas o terroristas” Como consecuencia de esto, preparan a la "opinión pública" en la línea de aceptar el aniquilamiento y la represión contra quienes luchan. Desde esas mismas oficinas y con los mismos personajes se preparó mediáticamente la puesta en escena que terminó con la ejecución de combatientes populares en los años del gobierno golpista. Hoy la cosa no ha cambiado mucho.
 
Son tantas victimas que nuestro país y la izquierda en general hemos tenido que soportar, tantos años de lucha sin resultado alguno y es que el Estado chileno bajo el mandato de “nuestras” autoridades y desde el ministerio del interior no escatiman esfuerzo alguno en llamar al orden, ¿que importa la muerte de los hermanos Vergara, Matías Catrileo y tantos otros? si en fin eran unos inadaptados sociales, ¿A quien le importa el encarcelamiento de los anarquista?¿quien los llorará? nadie, excepto los mismos “extremistas” que están en la calle luchando contra este sistema represor y que dicho sea de paso, sea del partido que sea y que se oponga al sistema capitalista, para el gobierno serán siempre, terroristas, delincuentes y anarquistas. Este mismo estado protector sin embargo avala y organiza por ejemplo allanamientos violentos con clara y prolongada ofensiva contra los hermanos Mapuches, quienes claramente son victimas hace años de la militarización y control militar, con allanamientos violentos y vejatorios que solo persiguen atentar contra la dignidad y libertad de un pueblo digno y libre.
 
Hoy estos representantes del Estado, se han apoderan de los medios de coerción física, de la violencia y de las armas, han gobernado, mandado y dominado. Ellos, para conservar su poder, han dispuesto de un aparato de coerción, un aparato de violencia, con las armas tratan de acallar el descontento social. El gobierno ha sido una herramienta, una máquina utilizada por el capitalismo apátrida para mantener la dominación de una clase sobre otras clases subordinadas. En la esclavitud, en el feudalismo y en la democracia burguesa, ha sido siempre igual: ha subsistido la sociedad basada en la explotación de clase, hoy se basa en la explotación del hombre por el hombre. Y nunca, a podido una reducida minoría dominar a la enorme mayoría de personas, sin recurrir a la violencia, para lo cual crean leyes y normas para someter a las mayorías.
 
La historia está llena de rebeliones sangrientas de esclavos y campesinos. Los sucesos de luchas que se han dado a lo largo de nuestra historia y hoy no lejos de esa realidad muestran una vez más como los periódicos de la Derecha y el Gobierno han querido culpar de la desestabilidad, del estado de tranquilidad y paz armoniosa de los Chilenos a los que pretenden por medios de marchas, paros y huelgas defender sus derechos. Hay que recordar entonces, que es el Gobierno quien llama a la intranquilidad y despliega tropas de carabineros en cantidad provocadora. Contribuye así a generar la violencia. Se nos acusa de terrorismo y de exceder los límites de la protesta política organizada, para así confundirla antes los ojos del pueblo chileno y extranjero, con actos de delincuencia protagonizados por el lúmpen, bandas ligadas al narcotráfico y similar. La verdad es que el terrorismo premeditado proviene del propio gobierno, desencadenando ante los ojos de miles de pobladores una sucesión de actos que inducen al terror en la población civil y forzándola a ser miembros de esta sociedad clasista, a la aceptación de condiciones de vida deplorables e indignas. . Eso es lo que verdaderamente produce un grave estado de inseguridad y temor en la población, cuya legitimación el gobierno pretende darle y que resulta ser insignificante en comparación con el daño, miedo y desconsuelo sufrido por las personas.
 
Cuando esto ocurre estamos hablando de un verdadero Terrorismo de Estado. Es por ello que debemos hacer una mayor claridad sobre esta actitud aberrante del Gobierno. Denunciemos ante el país que es el Gobierno el que impone la violencia de clases, para defender los intereses de la clase que detenta en realidad el poder en Chile y que ordena el quehacer de la casta gobernante. De ahí proviene el terror y no de los grupos políticos o ciudadanos que salen a las calles a denunciar el atropello de sus legítimos Derechos Civiles como la libertad individual, él transito libre por las calles y la libertad ideológica. La libertad de expresión es el derecho que todo individuo tiene a expresar sus ideas libremente y por tanto sin censura. Este es un derecho fundamental, es un Derecho Humano.
 
El motivo de la censura y negación por parte del Gobierno frente a los ciudadanos, para ejercer el derecho a la participación en el proceso político, que legítimamente como miembros del cuerpo social se tiene y al que necesariamente se le debe otorgar autoridad política, se lleva a cabo con el fin de mantener el statu quo, para controlar el desarrollo de nuestra sociedad, y suprimir la disconformidad de este pueblo sometido, de forma tal de evitar explicar los factores de enfrentamiento. Paran los avances contra la libertad de expresión, utilizando los medios de presión más sutiles, ya sea directamente a los medios de comunicación públicos, o a través de presiones políticas y económicas a la dirección de los privados, suprimiendo las perspectivas ideológicas, manejando la propaganda, manipulando los medios de comunicación y aumentando así la desinformación. Estos métodos, ellos lo saben bien, colectivamente funcionan, diseminando información engañosa, lo cual hace menos receptivo el mensaje de protesta contra el Gobierno.
 
Así los medios de comunicación se someten al engaño del aparato Gubernamental amparándose en la ley que les otorga libertad para determinar el uso de sus bienes, consecuencia lógica del derecho a la propiedad Privada tan protegida por este Estado Burgués y negándose consecuencialmente con ello, a permitir un derecho Constitucionalmente protegido que tienen todos los Chilenos a gozar de nuestros bienes públicos, como manifestarnos libremente por la Alameda. La represión a las vanguardias por este gobierno se extiende sistemáticamente al conjunto de los explotados para imponer su patrón de engaño reformista, pretende criminalizar las luchas sociales inmovilizando cobardemente las manifestaciones de un pueblo que solo clama por más justicia social, dignidad y el derecho a un trato humano.
 
Con limosnas pretenden engañar al pueblo arrebatándole la dignidad, utilizando triquiñuelas impositivas y represivas, aprobando en el Congreso leyes más duras para llegar a una justicia manejada por el poder que ellos mismos ostentan, que nos impida el derecho a manifestarnos. No faltará aquella Burguesía estatal que a nombre de la “democracia” justifique los excesos del gobierno, no a sí, los que justifiquen manifestaciones populares. Siempre lo han hecho así, y este gobierno “democrático”, sin duda lo seguirá haciendo, mostrado con claridad su verdadera naturaleza represiva y dictatorial que tiene como prioridad proteger los privilegios de la burguesía sometiendo a la población-. De lo que ocurra en adelante, de los desmanes que se produzcan el gobierno como siempre es y será el responsable. La lucha del pueblo, es la lucha de todos.
 
Diremos alto y fuerte lo que sabemos del gobierno, del atropello a que sea victima cada uno de nuestros compañeros. Los luchadores, los trabajadores consientes siempre han estado presentes en mil luchas. No lo ocultan ni lo esconden, muchos de ellos han vivido la experiencia de la tortura y la prisión, no los han doblegado. No los han domesticado y esto es inaceptable para los dueños del capital y un orgullo para los del mundo popular y del trabajo. No más aniquilamiento en nuestro país, no más terrorismo de Estado. No hay lucha sin solidaridad compañeros, a luchar, educar y denunciar.
 
¡¡Por el Socialismo siempre, siempre, siempre...Venceremos!! (Agencia Paco Urondo)