Cultura //// 30.06.2019
Vuela Chiringa: “ "La música que hacemos es la convergencia de nuestros aspectos más personales"

El folclor latinoamericano sigue renovándose en Argentina. Prueba de ello es la formación del grupo Vuela Chiringa que acaba de editar su primer disco "Tonadí". Allí se cruzan músicas de Simón Díaz, Sebastián Monk, Luis Salinas y Lisandro Aristimuño, entre otros. APU entrevistó a dos de sus integrantes, Silvia Juan Bennazar (voz) y Santiago Torricelli (piano, coro y arreglos musicales).

Por Salvador "Lole" García

 

Vuela Chiringa hizo su primera presentación formal en el año 2015, en “De Aquí para Allá”, ciclo de gestión independiente, compartiendo escenario con artistas como Chiqui Ledesma, Duo Wagner-Taján, Nadia Larcher, Cecilia Pahl, La Cangola Trunca, entre otros. Ese mismo año, en el mes de julio, se presentó en el Teatro Hasta Trilce (CABA) y en el mes de septiembre formó parte de “Angel de Bolsillo – Homenaje a Sebastián Monk”, realizado en el CCK en el marco de festival "Músicas y musiquitas de Provincia", compartiendo escenario con Franco Luciani, Diego Penelas, Georgina Hassan y otros artistas. En octubre participó de “Sonamos Latinoamérica”, realizado en La Minga Club Cultural (CABA), festival que contó, además, con ediciones en Chile, Uruguay, Venezuela, Colombia, Dinamarca, Bélgica, Méjico y Perú. 
A lo largo de 2016 el grupo realizó conciertos en La Pipa de la Pepa (CABA) en el ciclo “Músicas Varias”, compartiendo programación con Diego Schissi; Vicente El Absurdo (CABA), Ciclo de Extensión Cultural de UCEMA; Al Escenario (CABA); Biblioteca Popular de San Pedro, compartiendo escenario con la cantante y compositora Cecilia Gauna.
 A fines de 2016 Vuela Chiringa realizó la grabación de tres videos - "Hojas de camino", "Tonada del Cabrestero", "Para Chaco y Corrientes" -  con la participación de Hernán Crespo en acordeón como invitado, con una excelente respuesta del público y la crítica. 
Durante 2017 la agrupación inició la pre-producción de su primer disco, que comenzó a grabar en diciembre del mismo año y finalizó en diciembre de 2018, en Estudios 0618, con Alejandro Saro como técnico de grabación. Paralelamente, en estos dos años continuó realizando presentaciones en vivo en distintos espacios culturales de la Ciudad de Buenos Aires. 

Resultado de imagen para tonadí

Agencia Paco Urondo: Me gustaría empezar descifrando el primer misterio: ¿de dónde viene ese nombre con alas, vuela chiringa?

Silvia Juan Bennazar: Darle entidad e identidad a un proyecto a través de un nombre no es algo que suceda de un día para otro. Buscábamos algo que nos identificara desde la sonoridad de las palabras (más allá de su significado), que fuera un sortilegio o metáfora y no tanto una literalidad, y que tuviera que ver, desde varios puntos, con la música en general y con nuestra manera de querer hacer música. Así que el nombre “Vuela Chiringa” surgió desde esas diferentes búsquedas, casi por azar, sustanciando las ganas de “hacer volar” nuestra música, nuestra visión de la música argentina y latinoamericana de raíz folklórica, arriba de una chiringuita, un barrilete colorido como los matices que pueblan nuestra identidad musical latinoamericana. Vuela Chiringa (en realidad podríamos decir que sería más correcto escribirlo “vuela, chiringa!” es una arenga, una invitación.

 

APU: Hay una parte del folclor argentino que en cada época se animó a experimentar con propuestas particulares para renovar las sonoridades. Uno podría pensar en el Dúo Salteño en los años 70´, el Chango Farías Gómez en los 80´, el Chango Spasiuk en los 90´, Acá Seca Trio a partir del 2000. Si uno pone el disco que ustedes editaron, escucha fusiones, ¿hacia dónde van esas búsquedas musicales, qué les interesa transmitir?

SJB: Creo que, en toda búsqueda, están implícitas las búsquedas que otres han realizado con anterioridad, las búsquedas de quienes nos preceden y de quienes conviven en nuestra contemporaneidad también. Nuestra intención no es a priori renovar sonoridades, ni realizar fusiones, sino plasmar una identidad estética y sonora propia, donde confluyan de manera intencional y subyacente nuestras maneras de decir, nuestras ganas de reversionar, nuestra voz propia. En esa búsqueda se encuentran no sólo esas propuestas que calaron hondo en el desarrollo de la música popular en nuestro continente, sino nuestras historias individuales, nuestras experiencias musicales por diversos caminos, nuestras sensibilidades hacia tal o cual obra.

APU: ¿Cómo dialoga en ustedes la música contemporánea con las herencias de folclor latinoamericano? 

SJB: Nos gusta entender a la música como un lenguaje, más allá de las categorizaciones esperables como “popular” o “académico”. Las categorizaciones suelen ser limitaciones, y en ese sentido es que sentimos que la música que hacemos es la convergencia de nuestros aspectos más personales del recorrido humano y profesional propios, enlazados y atravesados por los procesos de movimientos culturales, políticos y sociales que hacen mantener a la música en movimiento y constante cambio.

 

APU: Una cosa es la grabación del disco que se va haciendo durante varios días, y otra es tocar todos los temas en vivo ¿Cómo ha sido la experiencia en el escenario?

SJB: La experiencia en el escenario es única, intransferible, intensa. Creo que gran parte de esas cualidades se debe a la presencia del público, a la situación de expectativa y adrenalina previas que se disparan en ese romance con la música a lo largo de hora, hora y algo que suele durar un concierto. Si bien en el estudio nuestra decisión fue grabar la mayor parte de las tomas en vivo, hay algo de la calidez del vivo que sólo se hace presente cuando se comparte con otres en tiempo real.

 

APU: Tomando en cuenta esos momentos íntimos de la creación grupal ¿dónde termina la partitura y empieza el juego serio de la improvisación?

Santiago Torricelli: En realidad tenemos un proceso inverso a ese. La improvisación es un recurso de muchas músicas populares, especialmente del Jazz, pero justamente esta propuesta está un poco en la vereda opuesta. Y es una decisión estética tomada muy a conciencia. Vuela Chiringa tiene una formación instrumental poco habitual, no tiene un instrumento melódico agudo ni tiene un instrumento grave, eso nos obliga a tener un nivel muy alto de previsibilidad en lo que vamos a tocar en función de los roles que estamos cumpliendo en cada momento de la canción. Yo utilizo la improvisación en el momento de elaborar un arreglo pero al inicio del proceso, no al final. En los ensayos pueden surgir ideas y cosas nuevas por medio de la improvisación pero esas ideas se vuelcan en la partitura y se sigue construyendo lo que vamos a tocar.

 

APU: En algunos temas hay un trabajo vocal muy importante con varias voces como en “El tamalito”, “Los grifiñafitos” o “Las hojas del camino” ¿cómo surgió esa propuesta?

ST: Esas líneas vocales fueron apareciendo de a poco, como una herramienta expresiva más. Luego en la grabación tomó un poco mas de lugar del que le veníamos dando, aunque solamente en “Los grifiñafitos” está puesto el foco en el arreglo vocal, dado que contamos con la “Chiqui” Ledesma y Georgina Hassan como invitadas.

 

APU: Me imagino que este grupo tiene mucho vuelo para recorrer, ¿hacia dónde les gustaría ir en un nuevo proyecto musical?

SJB: En lo inmediato y necesario está la necesidad, al menos en lo personal, de atravesar toda esta etapa previa a la presentación desde el disfrute y el placer, cuestión compleja en estos tiempos tan vertiginosos. Y claro que nos gustaría seguir proyectando nuestra música, “salir a tocarla”, viajar y hacer alguna gira, poder sustanciar otros discos, siempre y cuando sea desde el crecimiento humano y sensible.

APU: No es nada fácil producir música desde instancia independientes ¿en qué puntos podría aportar el Estado para mejorar las condiciones laborales de los nuevos grupos?

SJB: Creo que las líneas de subsidio que otorgan diferentes organismos, como INAMU, Fondo Metropolitano, Fondo Nacional de las Artes, han quedado atrás respecto del crecimiento no sólo cualitativo sino cuantitativo de los proyectos musicales independientes que se vienen gestando en los últimos años. Sería importante que las líneas sean más y se actualicen a los costos reales, dado el aumento de los valores de todo lo que implica la producción de un material discográfico y/o audiovisual. Asimismo sería importante la ampliación de oportunidades en espacios oficiales para tocar en vivo, como la creación de ciclos, conciertos, convocatorias abiertas, etc. Esto implicaría no sólo una ampliación del presupuesto en Cultura por parte del Estado, sino el lineamiento de políticas culturales que vayan más allá del apoyo económico de los subsidios.

Vuela Chiringa presenta su disco el viernes 28 de junio a las 21:00h, en Hasta Trilce (Maza 177 – CABA)  

Facebookhttps://www.facebook.com/vuelachiringa/

Instagramhttps://www.instagram.com/vuela.chiringa/

Canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCGRvCzUFY9ZzrJFuyZ492GQ