fbpx Tango y feminismo | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 14.04.2019
Tango y feminismo

Agencia Paco Urondo conversó con las artistas Luz Sardella, Laura Zilber y Soledad Burroni acerca de las actividades que realizan en torno al concepto de tango y feminismo. Entrevista por Gabriela Margarita Canteros.

Gabriela Margarita Canteros

 

Luz Sardella (canto), Laura Zilber (guitarra) y Soledad Burroni (bandoneón) coordinan el taller de canto y repertorio de tango con acompañamiento de bandoneón y guitarra, en el Centro Cultural Rojas, con un perfil que apunta a la decontrucción desde una propuesta particular que las propias protagonistas nos relatan en la siguiente entrevista.

 

APU. En el contexto de luchas colectivas feministas como se deconstruye un espacio popularmente reconocido como patriarcal como es el tango.

Luz: No sé si tenemos la verdad sobre cómo se deconstruye un espacio como el tango, lo que creo es que a diario lo intentamos en todos los espacios que habitamos como mujeres nuevas de un tiempo distinto, desde las calles, hasta los espacios universitarios, laborales, intentamos generar pequeños cambios en las relaciones que tenemos con otres. En el caso de este taller, desde el día que arrancamos tuvimos una charla con todes, yo empecé a usar el lenguaje inclusivo y notamos que incomodaba por ser algo desconocido para esa generación sobre todo, pero con el tiempo fue naturalizado y no hubo necesidad de profundizar más ni explicarlo. Fue intenso, porque en esa charla hablamos de la necesidad de encontrar en el repertorio clásico del tango letras donde no aparezca la violencia contra la mujer. Las tres estuvimos de acuerdo en negarnos a enseñar tangos con esa temática, donde la violencia en algunos casos llega al femicidio explícitamente. Pensamos que no puede ser considerado un acto poético, ni el femicidio, ni la naturalización de los micromachismos donde la violencia aparece implícita, tanto la violencia verbal, como la física siendo parte de la lírica tanguera.

Laura: Sumado a lo que afirma mi compañera Luz, en particular existe el estereotipo de ciertxs instrumentistas varones, por ejemplo el guitarrista (y esto ocurre no sólo en el tango, sino en la música en general). Pero las mujeres guitarristas estamos comenzando a visibilizarnos. Porque no somos pocas, y no somos ni mejores ni peores que los varones por ser mujeres.

Soledad: Es un camino difícil, donde la mayoría de músicxs visibles, sobre todo instrumentistas, son hombres y no porque existan menos mujeres haciendo o eligiendo el tango.

Desde nosotras creo que la forma es haciendo: salir a crear espacios nuevos, y donde ya están creados, entrar a ocuparlos. Generar nuevos proyectos, nuevas formaciones, y no sólo de chicas, sino mixtas. Donde la dirección orquestal sea de una mujer, o las composiciones, las solistas y sea integrador para todes. Eso sería una convivencia. Igualdad.

 

APU. Las propuestas de promoción de los aprendizajes que ustedes proponen ¿a quién va dirigida?

Luz: Lo que hace de este taller un espacio interesante es que trabajamos con adultes mayores, un gran desafío porque hay una brecha generacional que está latente, pero lo importante es la música, el tango, la milonga y el vals. Saben mucho, el tango es un terreno que muchos lo estudian desde siempre, es muy común encontrar gente que viene cantando o alguna vez cantó, quizas de manera aficionada, pero les apasiona el género. Nosotras tenemos presente que en los clubes o espacios donde se reunían, se intercambiaban saberes de tango, era el lugar de encuentro, bueno este taller funciona como un espacio idéntico, donde se vinculan, intercambian, se hacen amigues y vienen a aprender más. Esto nos coloca a nosotras en una constante formación, nos encontramos recomendándoles desde formaciones instrumentales, hasta versiones y cantores que en muchos casos, elles ya tienen re manyados, aprendemos mutuamente. Nuestra música, así como la música de la región y en general todas las ramas del arte, son producto de una expresión político-cultural, que refleja, inevitablemente, aspectos de una visión machista, así que el compromiso es aún mayor, porque cuando abordamos el arte, abordamos la historia de la humanidad y en ese marco nuestro desarrollo como mujeres, las posibilidades que tuvimos de tomar un rol protagónico. Somos mujeres haciendo arte, responsabilizadas con un mensaje, con una metodología de trabajo y transmitiendo una nueva forma de vivirlo, ya no como musas u observadoras periféricas, sino ya visibilizadas desde la historia y hacia el futuro.

Esto llegó con mucho poder a las mujeres del taller, los hombres hacen su esfuerzo por entenderlo y nos siguen eligiendo por segundo año consecutivo.

Laura: Las herramientas que se brindan para la interpretación son la técnica vocal en sí misma, desarrollada por la profe Luz Sardella, y luego se ven ciertos recursos estilísticos, como el fraseo, las dinámicas, etc. En esto colaboramos todas las profes, porque hay que destacar que no se trata de un taller donde hay una profesora y dos instrumentistas acompañantes, sino que las tres ejercemos el rol docente.

Soledad: Nosotras damos un curso a adultes mayores de 55 años. La mayoría tienen más de 70 años. Va dirigida a todes los que quieran acercarse a cantar y vivir la experiencia de hacerlo con música en vivo para recrear interpretaciones propias.

 

APU. ¿Cúales son los anclajes con el pasado que plantean desde lo educativo no formal?

Luz: Los anclajes con el pasado son íntegramente musicales, abordamos desde técnica hasta, formas de expresarlo, con la particularidad de integrar a la cotidianidad de les alumnes, dos instrumentos que han tenido un importante desarrollo y que están presentes hasta estos días en el tango, que son el bandoneón y la guitarra. Es de suma importancia que los y las cantantes puedan identificar características clave de un acompañamiento en vivo tal como aclaró Sole, esto les entrega un abanico de posibilidades a la hora de entender la ejecución del género, de conectar con los instrumentos que hacen a nuestra música. El tango tiene una vida de más de 100 años, nosotras desde este presente, como educadoras no formales, respetamos su forma, sus melodías y su origen para enseñarlo de manera más fiel posible. Nuestra fuente son las partituras originales, aunque les permitimos licencias propias de la interpretación o pequeñas modificaciones melódicas a la hora de cantarlo.

Laura: incentivamos la escucha activa en lxs alumnxs. Su experiencia previa hace que ya tengan un conocimiento de las versiones del tango que eligen para cantar, pero nosotras fomentamos el análisis de la expresividad de cada intérprete.

Soledad: El tango se vivió durante mucho tiempo como patriarcal, desde la danza hasta lxs músicxs e intérpretes donde la mayoría eran varones. También se debe a una época donde pocas mujeres ocupaban otros espacios. Hoy nosotras mujeres, docentes, jóvenes, nos chocamos con alumnxs mayores de esa época. Lxs que vienen y se quedan es porque les gusta nuestro estilo. Tratamos a todes igual, si piden tangos donde la letra hace mención de violencia o degrada a la figura femenina la rechazamos y explicamos el por qué. Al que le gusta genial, y al que no, si no desea seguir con estas pautas se va, aunque esto nunca sucedió, nadie se ha ido del taller.

Desde lo educativo, evocamos a las orquestas, hablamos de lxs compositorxs, de lxs letristxs y de la época donde sucedió.

 

El taller se dicta los días jueves de 16:00 a 18:00h en el Centro cultural Rojas