fbpx ¿Sientes el encierro? El amor de Charly en los tiempos del coronavirus | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 05.04.2020
¿Sientes el encierro? El amor de Charly en los tiempos del coronavirus

"El encierro arrasa, arrasa con las posiciones en la sociedad, arrasa con el lazo social y arrasa con el deseo". El autorreflexiona sobre el amor y el encierro a través de la magistral obra de Charly García. Por el psiquitra Rodrigo González Yebra.

Por Rodrigo González Yebra*

A principios de los años 2000, durante la gira de presentación de su disco “Rey Sol”, Fito Paéz, tocaba en sus recitales una versión de “Yendo de la cama al living”, tema al que presentaba diciendo “Vamos a hacer una música del futuro”.  Entre los seguidores de Charly García, autor del tema en cuestión, se suele comentar que siempre fue un adelantado a su tiempo, que la obra del bicolor suele ser premonitoria en cuanto a sucesos que ocurrirán luego. ¿Esto es realmente así? ¿Posee García poderes a lo Nostradamus, adivinatorios, anticipatorios?

Después de todo, esta canción hoy en día parece más actual que nunca. Soy más de la idea de que el poder de García es el de poseer una antena que capta como pocos las sensibilidades propias de la humanidad, eso lo lleva a describir situaciones humanas, las cuales tarde o temprano ocupan un lugar preponderante en nuestras vidas.

Vayamos a la canción en cuestión, el tema compuesto en 1982 durante “la cuarentena” a la que obligaba la guerra de Malvinas. Comienza con Charly hablando de manera hipotética (podés andar, podés ser, podés estar) sobre ocupar lugares en la sociedad, en su mayoría reconocidos (andar en limousine, amanecer con caviar desde un hotel, ser un gran campeón) y cómo todo eso pierde valor (y no tienes un poquito de amor para dar) ante una situación de encierro.

El encierro borra los roles sociales, las funciones que cada uno cumple, el amor que tenemos para darle a la sociedad de la cual formamos parte y de la cual obtenemos el amor de los otros por cumplir dicha función. También borra las diferencias económico-sociales, todos debemos acatar el encierro. Esto lleva a que muchos rompan la ley para volver a sentirse en su estrato (un empresario rompe la cuarentena para navegar, otro intenta ingresar a su empleada doméstica en un baúl, otros quieren ir a hacer la cuarentena a la costa en sus casas del fin de semana), estos sí, parece, tienen poco amor para dar…. 

Dice García “No hay ninguna vibración, aunque vives en mundos de cine (hoy sería de Netflix), no hay señales de algo que vive en mí”. El encierro arrasa, arrasa con las posiciones en la sociedad, arrasa con el lazo social y arrasa con el deseo. En estos tiempos, la tecnología y las redes sociales aminoran este golpe, permiten volver a cumplir el papel que nos toca o elegimos, aunque más no sea, por unos minutos.

¿Por qué Fito Páez realiza un concierto que emociona y lo emociona, desde su casa? Porque su música es el amor que tiene para darnos y porque de esa forma recibe nuestro amor de público, pero no es necesario ir tan lejos. ¿Por qué la profe de gimnasia nos manda la rutina por video, o el psicólogo hace la consulta por video llamada, o el chistoso del grupo ofrece sus memes por Facebook? Porque necesitan seguir cumpliendo sus roles, porque ese es el amor que tienen para dar.

Volviendo a Charly entiendo que se proyectaba a sí mismo en todos esos “podés ser, estar, andar”, ya que en esa época su popularidad iba en ascenso. Era él mismo el que sentía que en ese encierro no tenía un poquito de amor para dar. Pero lo resolvió a su manera, nos dio su amor como sabe hacerlo, creativamente, compuso una gran canción que hoy, 38 años después nos permite sobrellevar este momento de una mejor manera.

* Médico psiquiatra. Psicoanalista. rgonzalezyebra@gmail.com