fbpx Ragendorfer: “Lo que falta es una policía de policías”
Cultura //// 29.01.2011
Ragendorfer: “Lo que falta es una policía de policías”

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Enzo Cáceres) La Paco Urondo entrevistó a Ricardo Ragendorfer, periodista especializado en el tema de seguridad. Luego de los asesinatos por parte de fuerzas de seguridad en el Parque Indoamericano y el bombardeo mediático automáticamente posterior exigiendo encerrar a los chicos, la Agencia Paco Urondo comenzó a profundizar el tema. Y esto es con lo que se encontró.
Agencia Paco Urondo: ¿Cuál es su opinión sobre la baja de edad en el código penal?
Ricardo Ragendorfer: Para empezar, cada vez que suena mediáticamente un delito cometido por menores de 18 años, vuelve a surgir de manera espasmódica este debate, en el sentido tanto de la edad de imputabilidad como el problema en sí de los menores en conflicto. Es bastante extraña la lectura que hacen tanto los medios como la mayoría de la clase política, puesto que por un lado, según cifras oficiales, los hechos perpetrados por menores, homicidios en ocasión de robo, constituyen una cantidad más que ínfima con respecto al total de homicidios que se producen en la República Argentina. La totalidad de esos homicidios hechos por menores se dan en ocasión de robo, en especial de vehículos y menor medida de vivienda. ¿Los menores roban vehículos para pasear con su novia? No. Los menores los roban porque forman parte de la cadena de montaje, son la pieza más vulnerable de la enorme industria de robo de coches y su posterior tráfico en autopartes o enteros.
Sucede que en 2001 el hampa también entró en crisis y quienes se dedicaban a robar coches, eran delincuentes calificados que sabían levantar un coche estacionado haciendo un puente con cables, les empezaron a pagar tan poco por cada unidad que migraron hacia otras actividades delictivas, quedando esta fase del negocio en delincuentes menores de ningún modo calificados, que lejos de saber levantar un coche estacionado lo levantan en movimiento con el chofer adentro, lo cual es una fuente inagotable de tragedia, pero dado que este negocio está compuesto por comerciantes, por autoridades policiales y políticas, resulta extraño que la única parte visible de este entramado sean los pibes que afanan el coche y si para ellos se pide la edad de imputabilidad, también se debería pedir bajar la edad de imputabilidad del comisario, políticos y comerciantes (sonríe).
APU: ¿Qué evaluación hace de las fuerzas de seguridad de 2003 para acá?
RR: No es diferente al que tuvo antes. Gerenciar el delito. Eso se deba a que de algún modo desde 1984 a la fecha, una de las grandes deudas políticas de la clase política y de todos los gobiernos que hubo hasta la fecha fue justamente democratizar las fuerzas de seguridad.
APU: En una entrevista reciente el fiscal Hugo Cañón alertaba que la bonaerense pudiera ser desestabilizadora del régimen democrático.
RR: Es posible. Por varias razones. Las fuerzas policiales, no solo la bonaerense sino todas las agencias policiales del país, porque todas tienen el mismo denominador común, cifran su sistema de sobrevivencia a partir de la recaudación ilegal. Lo que pasa es que la bonaerense es la más bestial, la más ostentosa, numerosa y la que actúa sobre el territorio más complejo de la Argentina que es la provincia. Hay episodios de desestabilización que son puntuales y puede llegar a haber episodios de desestabilización que respondan a un objetivo estratégico. En cuanto a lo primero, cada vez que el poder político se produce un cortocircuito con la corporación policial, esta, al tener el poder unívoco de graduar la sensación de inseguridad entra a liberar zonas y a producir hechos que no son otra cosa que mensajes. Ese es un hecho de desestabilización puntual.
Por otra parte, llama la atención ya no la bonaerense sino la Policía Federal en el caso de (Mariano) Ferreyra, del Parque Indoamericano, hechos que hicieron que este gobierno cree el Ministerio de Seguridad y comenzara a diseñar una estrategia para conjurar este tipo de situaciones. En un plano más general y regional, las fuerzas policiales fueron de algún modo reemplazo de de las Fuerzas Armadas como actor de desestabilización, en el escenario latinoamericano, y si no preguntémosle al presidente de Ecuador qué opina al respecto. Por otra parte la estrategia es simple, a través de una estrategia concreta que puede ser de tipo salarial, o “gremial” entre comillas, en determinadas democracias las fuerzas de seguridad pueden llegar a sacudir la institucionalidad.
APU: ¿Qué tan corrupta le parece son?
RR: Como te decía, todas hicieron de la recaudación ilegal, de las cajas y los delitos una forma de supervivencia, las diferencias que existen de una policía con otra es la territorialidad. Por corruptas nos estamos refiriendo a las fuerzas de seguridad provinciales y federales. En ese sentido lógicamente un barrio de calles de tierra de Quilmes es diferente a Corrientes y Callao. Entonces la diferencias son territoriales y políticas, la diferencia es que alguna vez actúan en grandes territorios urbanos de algún modo arrasados por la desindustrialización, Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y otras actúan en un escenario feudal como Santiago del Estero, Catamarca. Es la diferencia que podría existir entre Pedro Anastasio Klodszyck (N. del P.: se refiere al “Polaco”, jefe – poronga – de la Bonaerense durante el homicidio de José Cabezas) y Musa Azar (N. del P.: se refiere al jefe policial de Santiago del Estero durante los gobiernos provinciales de Carlos Juárez, acusado de múltiples violaciones a los derechos humanos).
APU: ¿Qué lectura hace sobre la delegación de Gendarmería a funciones policiales?
RR: Es raro, porque cuando yo vi la Gendarmería llegar al Indoamericano, parecía los ejércitos aliados liberando París, esa iconografía tenían. Cuanto lo que realmente sucede con la intervención de Gendarmería… qué se yo, pone de manifiesto la desconfianza del poder político y de la sociedad hacia las fuerzas de seguridad que tienen realmente jurisdicción en ese territorio. De algún modo, a partir del hecho que la Gendarmería no es una fuerza de la zona, aún no está corrompida por el territorio, pero no sé lo que va a pasar si se queda más de tres semanas
APU: ¿Como una policía de policías?
RR: Una policía que reemplaza a la policía. Lamentablemente no hay policía de policías, eso es o que hay que construir, y la policía de policías debe ser civil.

{youtube}Nd87hrFnpPs{/youtube}
(Agencia Paco Urondo)