fbpx Pino Solanas o la insoportable levedad del ser (Nacional), por Raúl Isman
Cultura //// 18.08.2010
Pino Solanas o la insoportable levedad del ser (Nacional), por Raúl Isman

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Redacción Popular) No es ocioso recordar dos modos muy opuestos de responder frente a idéntico planteo formulado por el periodista atávicamente golpista Mariano Grondona. El sedicioso escriba, siempre al servicio de la reacción, interpeló con casi dos décadas de diferencia a Horacio Verbitsky y al impresentable Pino diciéndoles casi las mismas palabras: “cada día me siento mas cerca suyo”. Cultor de la ironía más fina, el redactor de Página 12 corrió hacia atrás su silla horrorizado con la posibilidad de mezclarse (aunque sea espacialmente) con el cavernario comunicador. Solanas permaneció en silencio dando crédito una vez más al viejo refrán “el que calla otorga”. Y el día 16 de agosto de 2010 se vivió un nuevo episodio de otorgamiento por parte del veleidoso cineasta, cuando abrió la jaula para comenzar el camino para un acuerdo…con Elisa Carrió..
Pero antes de fundamentar nuestras aseveraciones digamos que la mansedumbre y quietud de Solanas obedece menos a una lentitud de reflejos- que no puede resultar extraña en un septuagenario- si no más bien al reconocimiento realizado por la contribución (mediática) que el poder económico le brindó al director de “La hora de los hornos” en su ascenso político verificado en las elecciones del pasado año 2009. Un hilo conductor une su actitud vergonzante frente a la (cuasi) pornográfica actitud de Grondona, su silencio frente a la depredación sojera (¿o la tierra no es un recurso natural?), más la ausencia de denuncia alguna contra las apropiaciones clarinudas. Nos referimos, claro está, a los dos hijos sustraídos a sus padres y a la justicia por el poderoso grupo mediático de marras y a la empresa “comprada” en un precio más que simbólico en la propia mazmorra donde torturaban a su propietaria. En semejante contexto. ¿Quién puede declararse sorprendido por una alianza con Carrió y el carnaval de impresentables que funge como su séquito político? De todos modos, un día después de haber declarado que “Coincidimos en muchos aspectos” y que la “Coalición Cívica tiene legisladores estupendos” reculó diciendo “Estamos lejísimos de una alianza".Tal vez haya recibido más de una “caricia” por su incontinencia verbal develada antes de tiempo. O tal vez se tratase de una búsqueda de materiales para nuevos documentales. En tal caso podemos sugerirle títulos de incuestionable creatividad y fuste: “Patricia Bullrich. Una Evita posmoderna”; sería un éxito de público “Fernando Iglesias o como ser nacional, popular y lacayo imperialista simultáneamente”; abriría nuevos rumbos para la narrativa cinematográfica y “Alfonso Prat, un neoliberal nacional y popular” podemos asegurar que completaría una trilogía para la cual sugerimos un título tan nac. and. pop como “We love Usamerica”. De tal modo, Solanas rendiría el homenaje a los “legisladores estupendos” de la coalición cínica y golpista, socios suyos del Grupo A en el intento de desestabilizar al gobierno nacional. Lejos está el tiempo en que el director cinematográfico era un adalid de la Unidad latinoamericana. Ahora considera “legisladores estupendos” a quienes quieren hacer creer que la alianza estratégica de nuestro país con Venezuela es una asociación mafiosa. Y se negaron a hacer públicos los dichos realizados en la declaración del denunciante diplomático lopezregiano Eduardo Sadous; con lo cual hubiera quedado al descubierto la patraña pro-imperialista urdida por Carrió y demás secuaces. Por otra parte, ¿la recién citada es parte de los “estupendos legisladores? En caso de ser afirmativa la respuesta Solanas debería dar alguna explicación al pueblo venezolano; ya que la estupenda diputada ha motejado de fascista al comandante Hugo Rafael Chávez Frías en cuanto micrófono se la ha cruzado y no son pocos precisamente. No es posible ser amigo de los pueblos que combaten contra el imperialismo y llevarse de maravillas con los corifeos políticos y mediáticos de la reacción.
 
Otra de las máximas que hipotéticamente estuvieren contenidas en el manual de acción política popular, al que hiciéramos referencia al comienzo de esta nota, alude a la necesidad de golpear siempre al enemigo: esto es la oligarquía, los monopolios y el imperialismo. Puesto en el plano electoral semejante axioma puede leerse como en que lugar perjudico con más eficacia a los enemigos del pueblo. Como candidato a presidente Solanas no puede figurar. Pero puede quitarle algún margen de sufragios a la candidatura (pingüina o pingüino) del F.P.V. y contribuir para impedir el triunfo de la citada coalición progresista. Por el contrario, en caso de competir por la jefatura de gobierno porteño cuenta con serias posibilidades de arrebatarle el sitial a la derecha PRO. Como es habitual, Solanas parece encaminarse a escoger la primer opción; como casi siempre funcional a la derecha. Lo dicho, Pino que se entierra solo no sirve ni para hacer asado. (Agencia Paco Urondo)